Ca­ní­ba­les y re­ce­tas de tor­tu­ga

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - JA­CIN­TO ANTÓN

En la aven­tu­ra de re­ca­lar en For­men­te­ra con Ro­bin­son Cru­soe, de cu­ya pu­bli­ca­ción se cum­plen 300 años, el via­je mis­mo a la is­la ya tu­vo sus se­me­jan­zas con el re­la­to de De­foe, aun­que, afor­tu­na­da­men­te, sin hun­dir­me. Ro­bin­son Cru­soe se em­bar­có con­tra to­dos los rue­gos de sus pro­ge­ni­to­res pa­ra ir fi­nal­men­te a pa­rar a su is­la tras nau­fra­gar a bor­do de un bar­co ne­gre­ro del que era co­pro­pie­ta­rio (ese de­ta­lle tan po­co edi­fi­can­te no sa­le en mu­chas adap­ta­cio­nes). Por mi par­te, yo to­mé un fe­rri has­ta Ibi­za, el bu­que de Ba­lea­ria re­nom­bra­do (lo que es bien sa­bi­do da muy ma­la suer­te) Baha­ma Mama. Pa­sé la tra­ve­sía, con in­si­dio­so mar de fon­do, en cu­bier­ta in­tran­qui­lo, le­yen­do los pa­sa­jes del nau­fra­gio de Ro­bin­son en­tre cor­pu­len­tos ca­mio­ne­ros ta­tua­dos que sa­lían a fu­mar y con­tra los que, ad­ver­tí preo­cu­pa­do, no ten­dría nin­gu­na po­si­bi­li­dad si ha­bía que pe­lear por un si­tio en los bo­tes sal­va­vi­das.

Ro­bin­son ya ha­bía vi­vi­do va­rias ma­las ex­pe­rien­cias en el mar, en­tre ellas otro nau­fra­gio en las cos­tas in­gle­sas, el abor­da­je por par­te de un bar­co pirata tur­co, su cap­tu­ra y es­cla­vi­tud du­ran­te dos años en el puer­to ma­rro­quí de Sa­lé (no con­fun­dir con Por­to-sa­lé, en For­men­te­ra), la fu­ga en una cha­lu­pa y la pre­ca­ria na­ve­ga­ción en ella por la pe­li­gro­sa cos­ta afri­ca­na has­ta que lo res­ca­ta un na­vío por­tu­gués. Que des­pués de to­do eso se vol­vie­ra a em­bar­car el tío era des­de lue­go ten­tar a la suer­te.

Nau­fra­ga cer­ca de la desem­bo­ca­du­ra del Ori­no­co y, buen na­da­dor, es el úni­co que se sal­va. No tar­da en aper­ci­bir­se de que se en­cuen­tra en una is­la, de que no hay na­die y de que to­ca po­ner­se ma­nos a la obra.

La par­te que yo más re­cor­da­ba (y va­lo­ra­ba) de las aven­tu­ras de Ro­bin­son era esa en la que, tras con­ju­rar su ini­cial de­ses­pe­ra­ción, se po­nía en mo­do po­si­ti­vo y en va­rios via­jes sa­ca­ba del bar­co, que aún se man­te­nía a flo­te, un mon­tón de co­sas, in­clui­dos cla­vos, per­nos, mos­que­tes, pis­to­las, pól­vo­ra, ba­las, te­las, ron, ha­ri­na, cuer­das, ti­je­ras, te­ne­do­res, com­pa­ses y has­ta ro­pa de ca­ma y ta­ba­co. El na­vío nau­fra­ga­do se con­ver­tía en un ver­da­de­ro su­per­mer­ca­do y al­ma­cén de Le­roy Mer­lin, que le sur­tía de to­do, y nues­tro hom­bre se re­ve­la­ba lue­go co­mo un maes­tro del bri­co­la­je, ade­más de un crack de la su­per­vi­ven­cia que pa­ra sí qui­sie­ran los Navy SEAL y los boi­nas ver­des. In­clu­so se cons­truía una se­gun­da re­si­den­cia.

A For­men­te­ra yo tam­bién he arri­ba­do bien pro­vis­to: con el co­che car­ga­do has­ta los to­pes de pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad, co­mo la­tas de atún, Mis­tol, ma­da­le­nas, va­rias ca­jas de be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas y otras pro­vi­sio­nes que me per­mi­ten ase­gu­rar­me un tiem­po la su­per­vi­ven­cia y la au­to­su­fi­cien­cia fren­te a los ele­va­dos, dis­pa­ra­ta­dos pre­cios de la is­la. He por­ta­do asi­mis­mo ar­mas (mi sa­ble, una gui­ta­rra), ha­ma­ca, li­bros pa­ra va­rios años (Ro­bin­son so­lo des­cri­be Bi­blias) y un ca­ta­le­jo. Con to­do ello me he atrin­che­ra­do co­mo sue­lo en un bun­ga­ló en Es Pi­nar que ríe­te tú de la for­ta­le­za que se cons­tru­ye Ro­bin­son. Co­mo él, des­de ese em­pla­za­mien­to me­ri­dio­nal, se­gu­ro ex­plo­ro y re­co­rro cau­te­lo­sa­men­te la is­la, te­me­ro­so de las con­cu­rri­das pla­yas del nor­te, a las que acu­den des­de la ve­ci­na Ibi­za los mo­der­nos ca­ní­ba­les con sus ya­tes pa­ra sus fes­ti­nes y sus fies­tas.

Uno de los prin­ci­pa­les sus­ten­tos de Ro­bin­son en la is­la son las tor­tu­gas ma­ri­nas. Al co­cer la pri­me­ra

La car­ne de los que­lo­nios le pa­re­ció a Cru­soe la más sa­bro­sa y agra­da­ble que ha­bía pro­ba­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.