Cas­ta­ño os­cu­ro

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

No lo he con­ta­do, pe­ro la se­ma­na pa­sa­da una no­ta del pe­rió­di­co —no­tas ve­ra­nie­gas de co­lor, na­da que abrie­se la por­ta­da— me si­tuó “dis­fru­tan­do” de un con­cier­to de jazz en San­xen­xo cuan­do real­men­te es­ta­ba, in­ca­paz de va­ler­me por mí mis­mo, me­ti­do en un bar de San Vi­cen­te. Fue el pro­pio Bas­tia­ga el que me aler­tó, fe­li­ci­tán­do­me por mi sen­si­bi­li­dad cul­tu­ral en es­tos mo­men­tos tan com­pli­ca­dos de agos­to, cuan­do to­do es des­pe­di­da y vino. No le sa­qué de su error por­que ya ca­si nun­ca sa­co a na­die; tan­tas son las ve­ces que ami­gos y co­no­ci­dos me con­fun­den que he asu­mi­do no só­lo ser el tío más vul­gar del mun­do, sino que en una do­ble vi­da ha­go de to­do, has­ta sa­car dis­cos. Pe­ro co­mo quie­ra que Bas­tia­ga me pre­gun­ta y re­pre­gun­ta por el con­cier­to le aca­bo di­cien­do la ver­dad: “No era yo, pe­ro quién me die­ra”. En­ton­ces él, de for­ma creo que un tan­to abrup­ta, car­ga con­tra el ilus­tra­dor de es­tos ar­tícu­los, Mi­guel Án­gel Cam­pru­bí.

“Me es­tá di­cien­do la gen­te que me pa­rez­co a Pa­blo Igle­sias”, di­ce. Abri­mos un pe­rió­di­co y en ab­so­lu­to: Bas­tia­ga se pa­re­ce, de pa­re­cer­se a al­guien, al em­plea­do del vi­deo­club de Los Sim­pson si no le gus­ta­sen tan­to los gan­chi­tos na­ran­jas. Igle­sias no tie­ne pe­ri­lla, le di­go. Y, con per­dón, tam­po­co se pu­so pe­lo, no di­go ya es­tre­nar­lo en un fu­ne­ral fa­mi­liar. La Fiesss, pues es­ta­mos con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.