Es­ca­la­da de de­nun­cias

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - AN­DRÉS MOURENZA,

Ra­bia Naz Va­tan ado­ra­ba a su pa­dre: “Lo era to­do pa­ra mí y yo to­do pa­ra ella”, ex­pli­ca Sa­ban Va­tan. Por eso, el 12 de abril de 2018, cuan­do su her­mano ma­yor, Muham­met, lo te­le­fo­neó di­cien­do que la ha­bían ha­lla­do mo­ri­bun­da en el ex­te­rior de su vi­vien­da —un edi­fi­cio de pi­sos en Ey­ne­sil, lo­ca­li­dad de 14.000 ha­bi­tan­tes en la cos­ta del mar Ne­gro—, ace­le­ró su co­che to­do lo que da­ba de sí pa­ra lle­gar po­co an­tes de que se la lle­va­sen en una am­bu­lan­cia. La úl­ti­ma ima­gen de ella fue en la ca­mi­lla del hos­pi­tal. Él gri­ta­ba: “¿Qué te ha pa­sa­do?”. La ni­ña, in­cons­cien­te, apre­tó li­ge­ra­men­te su mano jus­to an­tes de que los en­fer­me­ros le or­de­na­sen re­ti­rar­se. Mu­rió mi­nu­tos des­pués. Te­nía 11 años.

La au­top­sia es­ta­ble­ció que el fa­lle­ci­mien­to se dio por trau­ma fí­si­co se­ve­ro, y la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial con­clu­yó que ha­bía caí­do des­de la azo­tea. Cau­sa pro­ba­ble: sui­ci­dio. En de­fen­sa de es­ta te­sis, los agen­tes es­gri­mie­ron co­mo prue­ba la mo­chi­la de la ni­ña. En ella se ha­lló un li­bro del es­cri­tor Ali­san Ka­pa­kli­ka­ya con un clip mar­can­do la pá­gi­na 53, en la que se na­rra el sui­ci­dio de un per­so­na­je. En el su­ma­rio, es­te he­cho apa­re­ce en ma­yús­cu­las y sub­ra­ya­do en ne­gri­ta, y el fis­cal ins­truc­tor dio por bue­na la ex­pli­ca­ción. Ca­so ce­rra­do.

Sin em­bar­go, Va­tan co­mien­za a sos­pe­char. El li­bro no era una in­vi­ta­ción al sui­ci­dio, más bien lo con­tra­rio. Y su hi­ja nun­ca usa­ba clips pa­ra mar­car los li­bros. La mo­chi­la, ade­más, ha­bía si­do ha­lla­da en un rin­cón de la azo­tea seis ho­ras des­pués y tras un ras­treo pre­vio en el que los agen­tes no en­con­tra­ron na­da.

Al­go no en­ca­ja. Va­tan pi­de su pa­re­cer a la Uni­ver­si­dad de Ha­cet­te­pe que, so­bre la ba­se de la au­top­sia, ase­gu­ra que la cau­sa más pro­ba­ble de la muer­te es un ac­ci­den­te de trá­fi­co. Tam­bién con­ven­ce a los ins­pec­to­res de ha­cer una prue­ba: lan­zan un sa­co de tie­rra del mis­mo pe­so que la ni­ña des­de la azo­tea y de­mues­tran así que es im­po­si­ble que ca­ye­se sin rom­per par­te del ale­ro de un ta­ller que so­bre­sa­le unos tres me­tros de los ba­jos del edi­fi­cio. Por si fue­ra po­co, el cuer­po de Ra­bia Naz se ha­lló en po­si­ción per­pen­di­cu­lar a la di­rec­ción en que su­pues­ta­men­te sal­tó tras to­mar ca­rre­ri­lla.

Al mis­mo tiem­po, Va­tan co­mien­za a ti­rar de otra pis­ta. Al­gu­nos ve­ci­nos le con­fie­san que el día de au­tos vie­ron una fur­go­ne­ta Fiat Do­blo ne­gra pa­sar a to­da ve­lo­ci­dad. En un ne­go­cio de la­va­do cer­cano, le di­cen que esa tar­de aten­die­ron un so­lo vehícu­lo: una Fiat Do­blo. En una lo­ca­li­dad tan pe­que­ña no le cues­ta dar con quién tie­ne un vehícu­lo de esas ca­rac­te­rís­ti­cas: Ibrahim So­mun­cuo­glu, el so­brino del al­cal­de des­de El pa­dre de la ni­ña acu­sa pú­bli­ca­men­te al al­cal­de de en­cu­brir el ca­so y es­te, a su vez, le re­pro­cha uti­li­zar la muer­te de su hi­ja por “mo­ti­vos po­lí­ti­cos”. Al­gu­nos se em­pie­za a har­tar de la in­sis­ten­cia de Va­tan, en­tre ellos su her­mano ma­yor, fun­da­dor de la or­ga­ni­za­ción lo­cal del AKP, que lle­ga a de­nun­ciar­lo tras una du­ra dis­cu­sión. Va­tan, por su par­te, se ha que­re­lla­do con­tra mi­nis­tros y dipu­tados del AKP. 2004, Cos­kun So­mun­cuo­glu, miem­bro del is­la­mis­ta AKP, que go­bier­na Tur­quía. Los So­mun­cuo­glu son una fa­mi­lia po­de­ro­sa, pe­ro los Va­tan no eran opo­si­to­res. Sin em­bar­go, hay de­ma­sia­das in­con­gruen­cias y Sa­ban Va­tan las es­tá ven­ti­lan­do de­ma­sia­do en al­to. Cree que su hi­ja fue atro­pe­lla­da por el so­brino del al­cal­de en una ca­rre­te­ra con po­ca vi­si­bi­li­dad y que el cuer­po fue tras­la­da­do. La Fis­ca­lía no tar­da en ce­rrar la puer­ta a esa op­ción. En mar­zo, or­de­na de­te­ner a Sa­ban Va­tan e in­gre­sar­lo en una ins­ti­tu­ción psi­quiá­tri­ca. Su abo­ga­da lo pa­ra. Se­ma­nas des­pués, un juez ra­ti­fi­ca la de­ci­sión. “Me han in­ten­ta­do ca­llar de to­das las for­mas po­si­bles. Me han ame­na­za­do, me in­sul­tan y boi­co­tean mi em­pre­sa”, de­nun­cia: “Pe­ro yo no me voy a ca­llar”, ase­gu­ró.

El asun­to sal­ta a la opi­nión pú­bli­ca. “¿Qué le ocu­rrió a Ra­bia Naz?” se con­vier­te en le­ma del Día de la Mu­jer y la opo­si­ción exi­ge res­pues­tas. Cem Kuçuk, co­men­ta­ris­ta cer­cano al Go­bierno, re­co­no­ce en te­le­vi­sión que hu­bo un “en­cu­bri­mien­to” y que eso ha sen­ta­do mal a al­gu­nos di­ri­gen­tes del AKP. En abril, la Jus­ti­cia or­de­na que el ca­so cam­bie de juz­ga­do y se apar­te a los agen­tes im­pli­ca­dos. El Par­la­men­to tam­bién ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro Va­tan no es op­ti­mis­ta: cree que el Go­bierno tra­ta de ga­nar tiem­po pa­ra “en­friar el ca­so”. La Fiesss, di­ce que a ella le sue­len con­fun­dir con Ja­vier Ma­ro­to. Es­ta­mos los tres en la sie­rra del Cou­rel, ya que el cuer­po pi­de No­vo­ney­ra. Yo ten­go la suer­te de te­ner un ami­go, Uxío No­vo­ney­ra hi­jo, que a ve­ces es hi­jo mío, otras ha­ce de pa­dre (las más) y en oca­sio­nes de her­mano, y me ha in­vi­ta­do al Cou­rel a un fes­ti­val.

Si Juan Cueto di­jo que Mon­do­ñe­do no exis­te, sino que fue una fa­bu­la­ción de Ál­va­ro Cun­quei­ro, bien po­dría de­cir­se que el Cou­rel, la sie­rra de la que sa­len to­das las nie­ves, fue la par­ti­cu­lar in­ven­ción de Uxío No­vo­ney­ra, uno de los gran­des pa­triar­cas de la lin­gua ga­le­ga. Así de so­lem­ne se lo ex­pli­co a La Fiess y Eli­sar­do Bas­tia­ga, cu­yo abue­lo com­pu­so du­ran­te mu­chí­si­mos años ver­sos que lue­go se su­po co­pia­dos a Ma­nuel Mur­guía, en lo que fue un es­cán­da­lo de épo­ca; la ‘era Bas­tia­ga’ de ha­ce ochen­ta años: quién la pi­lla­ra. Allí, en el Cou­rel, se ce­le­bra es­te fin de se­ma­na el Fes­ti­val dos Ei­dos, no por ca­sua­li­dad or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción No­vo­ney­ra. No­so­tros fui­mos al ho­me­na­je a Car­los Oro­za, Antón Pa­ti­ño y Antón La­ma­za­res. De La­ma­za­res y Pa­ti­ño ha­bla­re­mos otro mo­men­to y más des­pa­cio, di­je a mis ami­gos.

De Oro­za hay que re­cor­dar que era un ge­nio de tan­ta gran­de­za que le­vi­tó una vez, por­que pe­sa­ba po­co, y vi­vía de no te­ner ham­bre. Tie­rra de cas­ta­ños, Bas­tia­ga ha­ce tal be­llí­si­ma fo­to de uno que esa no­che co­mi­mos so­pa di­rec­ta­men­te de la pan­ta­lla, con el olor del fru­to en­vol­vien­do los ver­sos y las lla­mas de la ho­gue­ra. “Es­te ve­rano me­re­ce otro”, di­ce La Fiesss, sin sa­ber que el ve­rano es la es­ta­ción vio­len­ta, aque­lla en don­de cla­ma Apo­lli­nai­re pie­dad pa­ra no­so­tros que com­ba­ti­mos en las fron­te­ras.

Una fa­mi­lia pe­lea con­tra el sis­te­ma pa­ra es­cla­re­cer qué pa­so con su hi­ja de 11 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.