La eu­ro­zo­na y sus de­bi­li­da­des in­he­ren­tes

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

Me­nos de una dé­ca­da des­pués de la peor cri­sis fi­nan­cie­ra que ha­ya gol­pea­do Eu­ro­pa des­de el ini­cio del eu­ro, re­apa­re­ce el es­pec­tro de la re­ce­sión. Las ex­por­ta­cio­nes se des­plo­man, los ín­di­ces de con­fian­za de los con­su­mi­do­res se de­te­rio­ran y las em­pre­sas eu­ro­peas re­vi­san a la ba­ja sus pers­pec­ti­vas de ac­ti­vi­dad.

El em­peo­ra­mien­to ha to­ma­do por sor­pre­sa a la pro­pia Co­mi­sión Eu­ro­pea, que ha­ce me­nos de un año an­ti­ci­pa­ba un cre­ci­mien­to

cer­cano al 2%, una pers­pec­ti­va que acer­ca­ba al pleno em­pleo a una ma­yo­ría de paí­ses miem­bros. Sin em­bar­go, hoy por hoy lo más pro­ba­ble es que ese cre­ci­mien­to se que­de en la mi­tad, y que la lo­co­mo­to­ra ale­ma­na bor­dee la re­ce­sión.

Se sue­le acha­car es­te sú­bi­to de­te­rio­ro a cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas a Eu­ro­pa, co­mo la gue­rra co­mer­cial, la des­ace­le­ra­ción de Chi­na o la re­caí­da de paí­ses emer­gen­tes co­mo Ar­gen­ti­na o Tur­quía. Tam­bién se alu­de a la cri­sis del sec­tor del au­to­mó­vil, el Bre­xit o in­cer­ti­dum­bres geo­po­lí­ti­cas, es de­cir, siem­pre fac­to­res exó­ge­nos.

Sin em­bar­go, si bien to­das es­tas cir­cuns­tan­cias más o me­nos aje­nas a Eu­ro­pa in­flu­yen, no de­be­rían ocul­tar las de­bi­li­da­des in­he­ren­tes a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca eu­ro­pea. Y es que la zo­na eu­ro, tal y co­mo se ha cons­trui­do, tien­de inexo­ra­ble­men­te a cons­tre­ñir el cre­ci­mien­to. En los úl­ti­mos 10 años, la de­man­da in­ter­na de la zo­na eu­ro cre­ció un es­ca­so 0,4% anual, me­nos de la mi­tad que en Di­na­mar­ca, Reino Uni­do y Sue­cia, que no com­par­ten el eu­ro, y tres ve­ces me­nos que en EE UU.

El ses­go re­ce­si­vo se de­be a las ca­ren­cias en la ar­qui­tec­tu­ra del eu­ro, que li­mi­tan el mar­gen de ma­nio­bra eco­nó­mi­co, y que in­ci­tan a los paí­ses miem­bros a com­pri­mir su de­man­da. Has­ta ha­ce un año, es­ta si­tua­ción no re­per­cu­tía so­bre el cre­ci­mien­to, por­que las ex­por­ta­cio­nes com­pen­sa­ban la dé­bil de­man­da in­ter­na, pro­vo­can­do la apa­ri­ción de un su­pe­rá­vit co­lo­sal en los in­ter­cam­bios en­tre

la eu­ro­zo­na y el res­to del mun­do. Un su­pe­rá­vit que no ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do a la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, y que se ve ame­na­za­do por la gue­rra co­mer­cial.

Es­to ex­pli­ca que la des­ace­le­ra­ción eu­ro­pea sea tam­bién más acu­sa­da en la in­dus­tria, y so­bre to­do en Ale­ma­nia, el país que más se ha be­ne­fi­cia­do de la ex­pan­sión del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. De no reac­cio­nar, el ries­go de re­ce­sión po­dría con­ver­tir­se en reali­dad. De mo­men­to, el des­plo­me de la in­dus­tria no se ha tras­la­da­do a los ser­vi­cios, sos­te­ni­dos por el ti­rón del em­pleo. Sin em­bar­go, el mer­ca­do la­bo­ral em­pie­za a re­sen­tir­se de las peo­res ex­pec­ta­ti­vas, in­clu­so en Es­pa­ña, que es don­de mues­tra más di­na­mis­mo.

El BCE ha si­do el pri­me­ro en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.