“La po­si­bi­li­dad de caer en re­ce­sión es ín­fi­ma”, se­ña­la un ana­lis­ta

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - J. S. GON­ZÁ­LEZ,

La cri­sis que es­ta­lló en 2008 ca­yó so­bre la eco­no­mía es­pa­ño­la co­mo un obús. De­jó un pro­fun­do crá­ter del que cos­tó sa­lir. El país to­có sue­lo a fi­na­les de 2013, tras cin­co años de amar­ga re­ce­sión. Des­de en­ton­ces, la ac­ti­vi­dad co­men­zó a re­cu­pe­rar­se has­ta que al­can­zó la má­xi­ma ve­lo­ci­dad a fi­na­les de 2015, im­pul­sa­da por el com­bus­ti­ble in­yec­ta­do por Ra­joy en for­ma de re­for­ma fis­cal y por los lla­ma­dos “vien­tos de co­la”. Con es­te tér­mino fue­ron bau­ti­za­dos los efec­tos ge­ne­ra­dos por la ac­tua­ción del BCE pa­ra apa­ci­guar la cri­sis lle­van­do los ti­pos al mí­ni­mo, la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo y la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía mun­dial. Aquel año, Es­pa­ña lle­gó a avan­zar a ta­sas tri­mes­tra­les del 1,2%. Hay paí­ses que no cre­cen eso en un año.

Des­de ese má­xi­mo, la eco­no­mía ha per­di­do di­na­mis­mo has­ta acer­car­se a su ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro. “Las pers­pec­ti­vas a prin­ci­pio de año eran muy ma­las, pe­ro el pri­mer se­mes­tre ha si­do me­jor de lo es­pe­ra­do en Es­pa­ña”, ex­pli­ca Ja­vier Díaz Gi­mé­nez, pro­fe­sor de Eco­no­mía del IESE Bu­si­ness School. La des­ace­le­ra­ción en Es­pa­ña ha si­do pau­sa­da has­ta aho­ra, co­mo una plu­ma sos­te­ni­da por el vien­to aje­na a las cre­cien­tes sa­cu­di­das ex­ter­nas. Pe­ro cuan­do una plu­ma se mo­ja cae más rá­pi­do. Y so­bre el ho­ri­zon­te se acu­mu­lan nu­ba­rro­nes.

Los úl­ti­mos in­di­ca­do­res han aler­ta­do a in­ver­so­res. El país pier­de fue­lle y aho­ra se en­fren­ta a los nue­vos vien­tos en con­tra. La eco­no­mía mun­dial se en­fría a pasos de gi­gan­te y las in­cer­ti­dum­bres co­mien­zan a ma­te­ria­li­zar­se por cau­sas que los ana­lis­tas ci­tan de ca­rre­ri­lla: la gue­rra aran­ce­la­ria en­tre EE UU y Chi­na, el ries­go ca­da vez más in­mi­nen­te de un Bre­xit sin acuer­do, la ten­sión po­lí­ti­ca en Ita­lia y Hong Kong y el de­te­rio­ro del sec­tor in­dus­trial, que es­tá arras­tran­do a Ale­ma­nia al bor­de de la re­ce­sión.

Es­pa­ña no es aje­na a la si­tua­ción ex­te­rior. El cre­ci­mien­to del se­gun­do tri­mes­tre re­ve­ló una pér­di­da de di­na­mis­mo. El PIB au­men­tó en­tre mar­zo y ju­nio un 0,5%, dos dé­ci­mas me­nos que el tri­mes­tre an­te­rior. Si se ob­ser­van las ta­sas in­ter­anua­les, la ac­ti­vi­dad avan­zó al me­nor rit­mo des­de 2014, al ini­cio de la re­cu­pe­ra­ción.

La Au­to­ri­dad Fis­cal an­ti­ci­pa que in­clu­so se per­de­rá una dé­ci­ma más de cre­ci­mien­to en el pró­xi­mo tri­mes­tre. “La ver­da­de­ra des­ace­le­ra­ción va a co­men­zar en es­ta se­gun­da mi­tad del año y va a es­tar con­di­cio­na­da por fac­to­res in­ter­na­cio­na­les”, aña­de Díaz Gi­mé­nez, que po­ne el fo­co so­bre Ale­ma­nia. “Es la pri­me­ra eco­no­mía eu­ro­pea y si su­fre arras­tra­rá al res­to de paí­ses”, apos­ti­lla.

Otro de los da­tos que sir­ven de ter­mó­me­tro pa­ra ca­li­brar la sa­lud de la eco­no­mía es la crea­ción de em­pleo. Los da­tos di­fun­di­dos por el Ministerio de Tra­ba­jo el pa­sa­do ju­lio de­ja­ron un sa­bor agridulce. Aun­que el mer­ca­do la­bo­ral si­gue re­cu­pe­rán­do­se —des­cien­de el pa­ro y au­men­ta la afi­lia­ción— lo ha­ce de for­ma más dé­bil. De he­cho, el pa­ro se re­du­jo el pa­sa­do ju­lio al me­nor rit­mo de los úl­ti­mos 11 años. Y la afi­lia­ción no cre­cía tan po­co des­de 2012. La En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va, re­fe­ren­cia pa­ra los ana­lis­tas y uno de los in­di­ca­do­res que sir­ven pa­ra cons­truir el PIB, tam­bién an­ti­ci­pa el fre­na­zo. En el se­gun­do tri­mes­tre la ocu­pa­ción avan­zó a un

/ CRISTÓBAL CAS­TRO

Fá­bri­ca de mo­tos eléc­tri­cas en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.