La te­le­vi­sión la­va la Ca­sa Blan­ca

El vi­li­pen­dia­do ex por­ta­voz de Trump, Sean Spi­cer, par­ti­ci­pa­rá en ‘Mi­ra quién bai­la’, mien­tras que otros exa­se­so­res van a ‘Gran Her­mano’

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - ANTONIA LABORDE,

A Do­nald Trump siem­pre le han gus­ta­do los fo­cos. Y el pre­si­den­te y ex­pre­sen­ta­dor del pro­gra­ma de te­le­rrea­li­dad The Ap­pren­ti­ce no es el úni­co con ham­bre de es­pec­tácu­lo en el Go­bierno de la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial. Ca­da vez son más los ex ase­so­res o miem­bros de su Ga­bi­ne­te que, tras aban­do­nar sus pues­tos en la Ca­sa Blan­ca con ma­yor o me­nor glo­ria, de­ci­den bus­car una se­gun­da vi­da en te­le­vi­sión. So­lo es­ta se­ma­na se su­po que el pri­mer se­cre­ta­rio de pren­sa de Trump, Sean Spi­cer, con­cur­sa­rá en la pró­xi­ma tem­po­ra­da de Dan­cing With the Stars, de la ca­de­na ABC (la ver­sión es­ta­dou­ni­den­se de Mi­ra quién bai­la) . A su vez, Sa­rah San­ders, quien asu­mió la se­cre­ta­ría de pren­sa tras la re­nun­cia de Spi­cer y de­jó el car­go el pa­sa­do ju­nio, in­for­mó es­te jue­ves que se uni­rá al equi­po de co­men­ta­ris­tas de Fox News, la ca­de­na de te­le­vi­sión fa­vo­ri­ta del pre­si­den­te.

La in­cor­po­ra­ción de Spi­cer al con­cur­so de bai­le no fue bien re­ci­bi­da por la opo­si­ción. Los de­trac­to­res de­fien­den que no se tra­ta de lo bien o mal que le cai­gan los re­pu­bli­ca­nos: pa­ra ellos el pro­ble­ma es­tá en el uso del en­tre­te­ni­mien­to pa­ra blan­quear a un per­so­na­je po­lí­ti­co que se ha he­cho fa­mo­so, bá­si­ca­men­te, por en­tre­gar in­for­ma­ción fal­sa a los ciu­da­da­nos du­ran­te los ca­si seis me­ses que ejer­ció co­mo por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca. Spi­cer se es­tre­nó en el car­go afir­man­do que la asis­ten­cia a la to­ma de po­se­sión de Trump ha­bía si­do “la más mul­ti­tu­di­na­ria de la his­to­ria, pun­to”: las fo­to­gra­fías aé­reas da­ban cuen­ta de que eso no era así, que la mu­che­dum­bre que ha­bía ido al Ca­pi­to­lio aque­lla tar­de era más bien en­clen­que. Pe­ro Spi­cer no de­jó que las prue­bas y la reali­dad echa­sen atrás su de­cla­ra­ción. So­lo una vez que es­tu­vo fue­ra de la ad­mi­nis­tra­ción re­co­no­ció que se arre­pen­tía de ha­ber ata­ca­do a la pren­sa por cues­tio­nar sus pa­la­bras. Pa­ra sal­dar el asun­to —o agra­var­lo, se­gún se mi­re—, Spi­cer apa­re­ció en la edi­ción de los Emmy de 2017 y afir­mó que iba a ser “la au­dien­cia más gran­de que ja­más ha­yan vis­to los Emmy, pun­to”.

Tom Ber­ge­ron, el ve­te­rano pre­sen­ta­dor de Dan­cing With the Stars no se re­fi­rió en par­ti­cu­lar a la in­cor­po­ra­ción de Spi­cer, pe­ro sí apor­tó in­di­rec­ta­men­te al re­vue­lo ge­ne­ra­do en Twit­ter tras el anun­cio: la pró­xi­ma tem­po­ra­da del pro­gra­ma de­be­ría “ser un res­pi­ro agra­da­ble del ago­ta­dor cli­ma po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se y li­bre de la inevi­ta­bles re­ser­vas di­vi­si­vas de ‘cual­quier’ afi­lia­ción par­ti­da­ria”. Pe­ro las re­des so­cia­les no ol­vi­dan. Y juz­ga­ron que se le die­ra una opor­tu­ni­dad a es­te neo­yor­quino de 47 años que, cuan­do fue fun­cio­na­rio de Go­bierno, di­jo que Adolf Hitler ha­bía si­do me­nos ma­lo que Ba­char el Asad por­que “no ha­bía usa­do ar­mas quí­mi­cas con­tra sus pro­pios ciu­da­da­nos”. Se­gún Trump, lo man­te­nía en el car­go por­que lo­gra­ba que las con­fe­ren­cias de pren­sa mar­ca­ran altos ín­di­ces de au­dien­cia.

Otros ex­fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca de Trump que han pro­ba­do

La opo­si­ción la­men­ta el la­va­do de ima­gen de gen­te fa­mo­sa por men­tir

Trump nom­bró ase­so­ra a una con­cur­san­te del ‘reality’ de 2004

suer­te en la te­le­vi­sión son el ex di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción, Ant­hony Sca­ra­muc­ci, y la exa­se­so­ra Oma­ro­sa Ma­ni­gault New­man. A am­bos les une el mis­mo des­tino. El man­da­ta­rio los des­pi­dió de sus car­gos: a Sca­ra­muc­ci ape­nas 11 días des­pués de asu­mir­lo, en ju­lio de 2017, cuan­do lla­mó a un pe­rio­dis­ta de la re­vis­ta The New Yor­ker y cri­ti­có a to­da la Ad­mi­nis­tra­ción, con fra­ses co­mo “no pre­ten­do chu­par­me mi pro­pia po­lla, no soy Ste­ve Ban­non”. Y una vez fue­ra del Ga­bi­ne­te, am­bos han par­ti­ci­pa­do en Gran Her­mano VIP. Oma­ro­sa es­ta­ba acos­tum­bra­da: en­tró en el mun­do de Trump por con­cur­sar en la pri­me­ra tem­po­ra­da de The

Ap­pren­ti­ce y, años des­pués, te­nía un car­go de ase­so­ra en la Ca­sa Blan­ca. En un epi­so­dio de la tem­po­ra­da de 2018, ha­bló de su pa­so por el Go­bierno. “Es­ta­ba es­pan­ta­da por los tuits que re­ci­bía ca­da día”, di­jo en­tre lá­gri­mas en el so­fá de la ca­sa. Acu­só de ha­ber si­do “ata­ca­da” por otros fun­cio­na­rios y que la cú­pu­la fa­mi­liar de Trump le im­pe­día con­ti­nua­men­te que tu­vie­se con­tac­to con él.

Sca­ra­muc­ci, un de­fe­nes­tra­do fi­nan­cie­ro de Wall Street, fue tan po­lé­mi­co den­tro de la Ad­mi­nis­tra­ción co­mo fue­ra. Par­te de los tra­pos que sa­lie­ron a re­lu­cir mien­tras ejer­cía co­mo di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción fue­ron sus dar­dos con­tra el otro­ra je­fe de Ga­bi­ne­te de Trump, Rein­ce Prie­bus, a quien acu­só de ser “un pu­to pa­ra­noi­co es­qui­zo­fré­ni­co”. En su fu­gaz par­ti­ci­pa­ción lle­gó a ame­na­zar con des­pe­dir a su equi­po en­te­ro y a pre­sio­nar a un pe­rio­dis­ta de The New York Ti­mes pa­ra que le di­je­ra qué miem­bros del Go­bierno le es­ta­ban fil­tran­do in­for­ma­ción. Ese per­so­na­je se ha con­ver­ti­do en una de las tan­tas pe­sa­di­llas de Trump, ase­gu­ran­do que el neo­yor­quino no es ap­to pa­ra ocu­par el car­go de pre­si­den­te de EE UU.

La par­ti­ci­pa­ción de Sca­ra­muc­ci en la tem­po­ra­da de 2018 de Gran Her­mano VIP fue bre­ve y su re­ti­ra­da, una sor­pre­sa. Sim­ple­men­te un día no apa­re­ció más en la ca­sa. Se bro­meó que no se sa­bía si ha­bía du­ra­do más en el pro­gra­ma de te­le­rrea­li­dad o en la Ca­sa Blan­ca. Eso sí, de­jó un ví­deo pa­ra el res­to de los com­pe­ti­do­res: “Al igual que de­jé mi hue­lla en Was­hing­ton, voy a de­jar mi hue­lla en Gran Her­mano. A par­tir de es­te mo­men­to es­toy fue­ra de la ca­sa. Eso sig­ni­fi­ca que to­dos es­tán un pa­so más cer­ca del pre­mio”, co­mu­ni­có sin dar mu­chas más ex­pli­ca­cio­nes. En los EE UU de Trump, la te­le­vi­sión es­tá lle­na de po­lí­ti­cos y la po­lí­ti­ca de per­so­na­jes te­le­vi­si­vos. Y to­dos es­pe­ran que les re­nue­ven por una tem­po­ra­da más.

/ LOU ROCCO (GETTY)

Sean Spi­cer, en la pre­sen­ta­ción de la nue­va tem­po­ra­da del pro­gra­ma Dan­cing With the Stars.

/ GETTY

Sean Spi­cer, co­mo se­cre­ta­rio de pren­sa de la Ca­sa Blan­ca en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.