Los da­tos, ¿ca­pi­tal o tra­ba­jo?

El País (País Vasco) - - IDEAS EN PORTADA - POR A. O.

Los da­tos se com­pa­ran a me­nu­do a un nue­vo pe­tró­leo, aun­que es­ta es una for­ma an­ti­gua de ver­los. En to­do ca­so, sus emi­so­res —los usua­rios de los ser­vi­cios— de­be­rían po­der be­ne­fi­ciar­se de ellos en tér­mi­nos de in­gre­sos pa­ra es­ta tran­si­ción. Los pro­pios usua­rios ge­ne­ran va­lor pa­ra las em­pre­sas di­gi­ta­les a cam­bio de ser­vi­cios a me­nu­do for­mal­men­te gra­tui­tos (y có­mo­dos), que, ade­más, sue­len es­ca­par a los im­pues­tos tra­di­cio­na­les. Pe­ro ya se sa­be, si al­go es gra­tui­to, quie­re de­cir que tú no eres el usua­rio, sino el pro­duc­to.

Mu­chas em­pre­sas es­tán vien­do có­mo mo­ne­ti­zar, se­gún se di­ce aho­ra, los da­tos pa­ra los usua­rios, y pa­ra ellas mis­mas. Es al­go de lo que ha­bla a me­nu­do el pre­si­den­te de Te­le­fó­ni­ca, Jo­sé Ma­ría Álvarez-Pa­lle­te. Es­pe­cial­men­te cuan­do son otros (Goo­gle, Fa­ce­book, et­cé­te­ra) los que se be­ne­fi­cian de la co­nec­ti­vi­dad que apor­tan es­ta y otras com­pa­ñías de te­le­fo­nía. Y an­te la ex­plo­sión de da­tos —los ac­tua­les big da­ta se van a que­dar pe­que­ños— que va a su­po­ner el 5G no só­lo pa­ra da­tos de las per­so­nas, sino pa­ra da­tos de las co­sas ca­da vez más co­nec­ta­das, de for­ma ex­po­nen­cial, en­tre sí. Un gru­po de ex­per­tos en la UE es­tá bus­can­do mo­de­los.

Cla­ro que una co­sa son los da­tos per­so­na­les y otra los da­tos agre­ga­dos. La acu­mu­la­ción de los primeros pro­du­ce los se­gun­dos, aun­que es­tos se­rían mu­cho más di­fí­ci­les de mo­ne­ti­zar pa­ra los usua­rios in­di­vi­dua­les. Pe­ro el usua­rio o clien­te po­dría mo­ne­ti­zar los da­tos que apor­ta a lí­neas aé­reas, webs y mar­cas de com­pra de pro­duc­tos fí­si­cos y otras. Co­mo con las tar­je­tas de pun­tos. Y se po­drían usar tam­bién pa­ra po­lí­ti­cas pú­bli­cas, co­mo la lu­cha con­tra la po­bre­za in­fan­til.

De he­cho, el eco­no­mis­ta Den­nis Sno­wer pro­po­ne pa­ra sa­lir de lo que lla­ma la “es­cla­vi­tud di­gi­tal 2.0” un pa­sa­por­te de li­ber­tad di­gi­tal, el equi­va­len­te di­gi­tal de una car­te­ra que con­tu­vie­ra pie­zas ve­ri­fi­ca­das de la iden­ti­dad di­gi­tal de ca­da in­di­vi­duo, que en­ton­ces po­dría ele­gir com­par­tir­las con quien qui­sie­ra, y lle­vár­se­las, de ma­ne­ra so­be­ra­na, de un la­do pa­ra otro. Es­ta por­ta­bi­li­dad de los da­tos per­so­na­les po­dría ser re­tri­bui­da por las em­pre­sas que los re­ci­bie­ran.

Hay otra vi­sión que se es­tá abrien­do pa­so: la de con­si­de­rar los da­tos per­so­na­les no co­mo un pro­duc­to o ca­pi­tal, sino co­mo tra­ba­jo, una par­te de cu­yo va­lor de­be po­der vol­ver a su pro­pie­ta­rio. Ja­ron La­nier, Ima­nol Arrie­ta y otros au­to­res de­fien­den que los da­tos no de­be­rían re­sul­tar gra­tui­tos pa­ra quien los acu­mu­la, ni tam­po­co ver­se co­mo ca­pi­tal, sino que ha­bría que tra­tar el mer­ca­do pa­ra los da­tos co­mo un mer­ca­do la­bo­ral, tra­tar los da­tos co­mo tra­ba­jo. Con lo que el va­lor ge­ne­ra­do por ellos de­be­ría re­ver­tir, al me­nos en par­te, a sus pro­pie­ta­rios. Cla­ro que el va­lor de los da­tos in­di­vi­dua­les es re­la­ti­va­men­te ba­jo (salvo pa­ra al­gu­nas apli­ca­cio­nes), mien­tras sube una vez agre­ga­dos de for­ma ma­si­va y tra­ta­dos por me­dio de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Es­tos au­to­res con­si­de­ran que de­be­rían for­mar­se “sin­di­ca­tos de da­tos”, que ne­go­cia­rían con las gran­des, y no tan gran­des, em­pre­sas.

Mu­chas em­pre­sas es­tán vien­do aho­ra có­mo los usua­rios y ellas mis­mas pue­den mo­ne­ti­zar la in­for­ma­ción que ce­den

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.