El ta­ma­ño co­mo guía pa­ra fon­dos de in­ver­sión

Los me­ga­fon­dos que re­pli­can ín­di­ces co­bran me­nos co­mi­sio­nes y los ges­tio­na­dos de for­ma ac­ti­va son ade­cua­dos en mer­ca­dos po­co lí­qui­dos

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS DINERO - POR LUIS APARICIO

Es apli­ca­ble el re­frán “bu­rro gran­de an­de o no an­de” al mun­do de los fon­dos de in­ver­sión, don­de con­vi­ven al­gu­nos gi­gan­tes­cos pa­tri­mo­nios jun­to a pe­que­ños y ex­clu­si­vos? Si es com­pli­ca­do ele­gir en­tre los mi­les de op­cio­nes que se ofre­cen, el ta­ma­ño es otra va­ria­ble a te­ner en cuen­ta. Un da­to que es­ta­rá so­me­ti­do a con­se­guir una ma­yor ren­ta­bi­li­dad, a pa­gar me­nos co­mi­sio­nes y a per­mi­tir com­prar y ven­der con fa­ci­li­dad (li­qui­dez).

La di­men­sión del fon­do es una cla­ve más pa­ra se­lec­cio­nar es­te pro­duc­to. Fé­lix Ló­pez, di­rec­tor de Atl Ca­pi­tal Ges­tión, apun­ta que la me­jor ren­ta­bi­li­dad re­la­ti­va se sue­le ob­te­ner al prin­ci­pio, cuan­do aún no es muy gran­de. “Ade­más del em­pe­ño en ha­cer­lo bien pa­ra ha­cer­se un hue­co en el mer­ca­do, en es­te pe­rio­do ofre­cen una ma­yor fle­xi­bi­li­dad y el abanico de opor­tu­ni­da­des pa­ra in­ver­tir es mu­cho más amplio”.

Da­do el per­fil con­ser­va­dor del in­ver­sor es­pa­ñol, los lla­ma­dos me­ga­fon­dos no son es­pe­cial­men­te ren­ta­bles por­que ape­nas asu­men riesgos. El más gran­de de to­dos es el Qua­lity In­ver­sión Con­ser­va­do­ra de BB­VA, con ca­si 11.000 mi­llo­nes

de eu­ros de pa­tri­mo­nio; se­gui­do por otro del ban­co lla­ma­do Qua­lity In­ver­sión Mo­de­ra­da, que su­pera los 6.000 mi­llo­nes. El Ban­kia Soy Así Cau­to o el San­tan­der Mo­de­ra­do re­ba­san los 3.000 mi­llo­nes. Sabadell Pru­den­te, Cai­xabank Aho­rro tam­bién es­tán en­tre los gran­des. Ape­nas hay pér­di­das en­tre ellos, pe­ro, en tiem­pos de ti­pos ba­jos, las ga­nan­cias se ex­pre­san con de­ci­ma­les.

En la lis­ta de los gran­des fon­dos es­pa­ño­les tam­bién se cue­lan ges­to­ras in­de­pen­dien­tes co­mo Bes­tin­ver (gru­po Ac­cio­na) con su Bes­tin­fond, cer­cano a los 2.000 mi­llo­nes de eu­ros de pa­tri­mo­nio, y otras ges­to­ras de nue­vo cu­ño que co­men­za­ron co­mo pe­que­ñas bou­ti­ques de fon­dos y hoy se han con­ver­ti­do en gran­des.

Fré­dé­ric Du­puy, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de Fi­nan­best, abre una nue­va puer­ta a la se­lec­ción de es­tos pro­duc­tos por ta­ma­ño, de­pen­dien­do de si ha­cen una ges­tión ac­ti­va o una pa­si­va, li­mi­ta­da a re­pli­car ín­di­ces. “Los de ges­tión pa­si­va los co­mer­cia­li­zan gran­des ges­to­ras in­ter­na­cio­na­les co­mo Blac­kRock, Van­guard o Amun­di y, ade­más de te­ner unas co­mi­sio­nes más ba­jas, es­tá de­mos­tra­do que sue­len ofre­cer una ren­ta­bi­li­dad su­pe­rior a los ges­tio­na­dos de for­ma ac­ti­va”. Du­puy cree que los fon­dos bou­ti­que tie­nen más sen­ti­do pa­ra la in­ver­sión ac­ti­va y, en ge­ne­ral, son más ca­ros y no se jus­ti­fi­can por una ren­ta­bi­li­dad ma­yor: “Pa­gar más por ellos no tie­ne sen­ti­do, úni­ca­men­te pa­ra mer­ca­dos me­nos lí­qui­dos co­mo el pri­va­te equity o Bol­sas pe­que­ñas co­mo Tai­lan­dia, por ejem­plo”.

El ex­per­to es­ta­ble­ce una sal­ve­dad: los fon­dos de ren­ta fi­ja, que los pre­fie­re ac­ti­vos, nor­mal­men­te más pe­que­ños que los pa­si­vos. “Si com­pra­mos fon­dos de ges­tión ac­ti­va de bo­nos, no es tan­to por lo­grar ma­yor ren­ta­bi­li­dad co­mo por­que son me­nos arries­ga­dos que los li­ga­dos a ín­di­ces”, di­ce.

Pen­dien­tes de la li­qui­dez

Uno de los re­cien­tes ca­ba­llos de ba­ta­lla de los fon­dos de in­ver­sión es la li­qui­dez, es de­cir, la fa­ci­li­dad con la que ha­cer y des­ha­cer las po­si­cio­nes. Tras los ca­sos de in­ver­so­res atra­pa­dos en fon­dos co­mo LF Wood­ford Equity In­co­me Fund, ges­tio­na­do por Neil Wood­ford, el ges­tor más fa­mo­so del Reino Uni­do, y el de la ges­to­ra fran­ce­sa Na­ti­xis, y su uni­dad de fon­dos H2O As­set Ma­na­ge­ment, han sal­ta­do las alar­mas. Pe­ro no hay con­sen­so en si el ries­go de ili­qui­dez cre­ce en un fon­do gran­de o en uno pe­que­ño.

Un te­ma que preo­cu­pa mu­cho a los su­per­vi­so­res, que pre­pa­ran nor­ma­ti­vas so­bre test de es­trés pa­ra los fon­dos eu­ro­peos a la vuel­ta del ve­rano. Aquí sub­ya­ce el te­mor fu­tu­ro a un es­ta­lli­do de la bur­bu­ja de la deu­da pú­bli­ca de­bi­do a los ti­pos ne­ga­ti­vos que ofre­ce en nu­me­ro­sas emi­sio­nes. En el mo­men­to —se su­po­ne que le­jano— que Eu­ro­pa re­vier­ta la ten­den­cia de ti­pos de in­te­rés lle­ga­rán fuer­tes pér­di­das a los bo­nos y no se ha­rán es­pe­rar sa­li­das rá­pi­das de es­tos fon­dos que pue­den po­ner en cues­tión la ca­pa­ci­dad pa­ra de­vol­ver el di­ne­ro a los par­tí­ci­pes.

Pa­ra el ex­per­to en se­lec­ción de es­tos pro­duc­tos Jo­sé Ma­ría Lu­na, “la gran ven­ta­ja de los pe­que­ños es su fle­xi­bi­li­dad pa­ra en­trar y sa­lir de los mer­ca­dos y, ade­más, bus­car opor­tu­ni­da­des don­de los me­ga­fon­dos tie­nen más di­fi­cul­ta­des pa­ra ope­rar. La des­ven­ta­ja es la me­nor li­qui­dez, y mu­chas ve­ces, al se­pa­rar­se en ex­ce­so de un ín­di­ce de re­fe­ren­cia los lle­va a per­sis­tir, en ca­so de equi­vo­ca­ción, en sus ma­los re­sul­ta­dos”, in­di­ca. Pe­ro Fé­lix Ló­pez apun­ta más a los ac­ti­vos don­de in­vier­ten. “En el pro­ce­so de se­lec­ción nos fi­ja­mos mu­cho en lo que in­vier­te res­pec­to a su li­qui­dez. Por ejem­plo, un fon­do de pe­que­ñas com­pa­ñías con un pa­tri­mo­nio de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros es gran­dí­si­mo. Si es­tás en uno que ope­ra con fu­tu­ros de ac­ti­vos muy lí­qui­dos, co­mo el bund ale­mán o el ín­di­ce S&P 500 es­ta­dou­ni­den­se, no tie­nes que preo­cu­par­te cuan­do se des­ha­gan po­si­cio­nes”.

Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta las co­mi­sio­nes. Ade­más del me­nor cos­te en los de ges­tión pa­si­va, tam­po­co exis­te una di­fe­ren­cia­ción cla­ra por el ta­ma­ño. In­flu­ye en ma­yor me­di­da el ac­ti­vo en el que in­vier­ten. Los fon­dos de Bol­sa sue­len con­tar con co­mi­sio­nes más ele­va­das que los de ren­ta fi­ja o mo­ne­ta­rios. Es más fre­cuen­te ver el co­bro de co­mi­sio­nes de acuer­do con re­sul­ta­dos en­tre los fon­dos más pe­que­ños. Isa­bel Sán­chez, ana­lis­ta de Ar­quia Pro­fim Ban­ca Pri­va­da, con­si­de­ra que “al fi­nal, la ca­li­dad de la ges­tión no va a de­pen­der tan­to del ta­ma­ño sino del pro­ce­so; un pro­ce­so que de­be es­tar

ba­sa­do en una me­to­do­lo­gía pro­ba­da, trans­pa­ren­te y con­sis­ten­te

y, por su­pues­to, en un equi­po hu­mano que cuen­te con una ex­pe­rien­cia y una ca­li­dad de­mos­tra­da”. Y apun­ta las cin­co gran­des di­fe­ren­cias en­tre los me­ga­fon­dos y los fon­dos bou­ti­que:

1. de ac­cio­nes fon­dos

Pa­ra in­ver­tir en

o de bo­nos de paí­ses emer­gen­tes es me­jor que se op­te por pro­duc­tos de ma­yo­res di­men­sio­nes, don­de la ca­pa­ci­dad y la ex­pe­rien­cia in si­tu de las gran­des ges­to­ras son un aña­di­do (mu­chas de ellas cuen­tan con ofi­ci­nas en los prin­ci­pa­les cen­tros fi­nan­cie­ros de es­tos mer­ca­dos).

2. Los fon­dos

son una op­ción muy in­tere­san­te a la ho­ra de ele­gir pro­duc­to si se bus­ca cier­ta es­pe­cia­li­za­ción en de­ter­mi­na­dos ni­chos de mer­ca­do, áreas o ti­po de ac­ti­vos. Por ejem­plo, los fon­dos que in­vier­ten en pe­que­ñas com­pa­ñías, don­de el ta­ma­ño pue­de con­ver­tir­se en un hán­di­cap a la ho­ra de po­der ad­qui­rir ac­cio­nes.

3.

Otra di­fe­ren­cia en­tre el me­ga­fon­do y un fon­do ges­tio­na­do por una bou­ti­que es el que ca­rac­te­ri­za a es­ta úl­ti­ma. Y es ha­bi­tual que sus ges­to­res in­vier­tan bue­na par­te de su pa­tri­mo­nio en sus pro­pios fon­dos de in­ver­sión. Es­tán arries­gan­do su pro­pio di­ne­ro y, en al­gu­nos ca­sos, el de fa­mi­lia­res y ami­gos que los han apo­ya­do en sus co­mien­zos co­mo bou­ti­que.

4. Los me­ga­fon­dos

sue­len con­tar con más res­tric­cio­nes a la ho­ra de des­mar­car­se del mer­ca­do pa­ra no des­ta­car so­bre los ín­di­ces, es­pe­cial­men­te en si­tua­cio­nes de mer­ca­dos ba­jis­tas.

5. ca­rác­ter in­de­pen­dien­te

Los me­ga­fon­dos sue­len tra­ba­jar aun­que ha­ya un ca­be­za vi­si­ble, lo ha­bi­tual es que exis­ta un equi­po im­por­tan­te de­trás for­ma­do por ges­to­res y ana­lis­tas, in­clu­so con el apo­yo de ma­cro­eco­no­mis­tas. Por el con­tra­rio, en los fon­dos de pe­que­ñas bou­ti­ques la ges­tión sue­le ser más per­so­na­lis­ta, aun­que la ten­den­cia ac­tual pa­sa por evi­tar la fi­gu­ra del ges­tor es­tre­lla y tra­ba­jar más en equi­po.

de for­ma co­le­gia­da;

GETTY IMA­GES

En tiem­pos de ti­pos ba­jos de in­te­rés las ga­nan­cias son mí­ni­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.