La mo­vi­li­za­ción po­pu­lar reac­ti­va la ca­rre­ra de Ma­cri a la re­elec­ción

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - ENRIC GON­ZÁ­LEZ,

El pre­si­den­te ar­gen­tino, Mau­ri­cio Ma­cri, cree que, a pe­sar de la enor­me ven­ta­ja del pe­ro­nis­ta Al­ber­to Fer­nán­dez, aún pue­de ga­nar la re­elec­ción en los co­mi­cios de oc­tu­bre. Tam­bién lo creen los mi­les de ar­gen­ti­nos que el sá­ba­do sa­lie­ron ma­si­va­men­te a la ca­lle pa­ra gri­tar “sí se pue­de”. En un mo­men­to crí­ti­co, con una de­le­ga­ción del FMI en Bue­nos Ai­res y con la cam­pa­ña elec­to­ral a punto de re­abrir­se, Ma­cri se dis­po­ne a dar ba­ta­lla has­ta el úl­ti­mo día.

En ge­ne­ral, son las fuer­zas po­lí­ti­cas las que mo­vi­li­zan a la gen­te. Pe­ro es­ta vez no ocu­rrió así. Fue al re­vés. Con Ma­cri y los di­ri­gen­tes de su coa­li­ción aún pos­tra­dos por la te­rri­ble de­rro­ta su­fri­da en las pri­ma­rias del 11 de agos­to, una par­te de la ciu­da­da­nía sin­tió la ne­ce­si­dad de ha­cer al­go pa­ra evi­tar el re­torno al po­der de la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, aun­que es­ta vez ejer­za co­mo som­bra vi­ce­pre­si­den­cial del can­di­da­to Al­ber­to Fer­nán­dez.

Quien pren­dió la ho­gue­ra fue el po­pu­lar ac­tor Luis Bran­do­ni, afi­lia­do al ra­di­ca­lis­mo y fir­me par­ti­da­rio de Ma­cri. Bran­do­ni es uno de los pro­ta­go­nis­tas de La odi­sea de los gi­les, la pe­lí­cu­la que arra­sa es­tos días en los ci­nes ar­gen­ti­nos con una his­to­ria so­bre el co­lap­so y el co­rra­li­to de 2001. Des­de Ma­drid, el ac­tor col­gó en las re­des un ví­deo en el que lla­ma­ba a la mo­vi­li­za­ción. “Es­ta­mos preo­cu­pa­dos pe­ro no de­rro­ta­dos; al con­tra­rio, hay mu­cho por ha­cer”, de­cía, “el sá­ba­do 24 sal­ga­mos a las ca­lles y pla­zas de to­do el país”. El men­sa­je cir­cu­ló rá­pi­da y ma­si­va­men­te.

Lle­gó la tar­de del sá­ba­do y al­re­de­dor del Obe­lis­co de Bue­nos Ai­res se con­gre­ga­ron va­rios mi­les de per­so­nas. Eran gen­te de edad en su ma­yo­ría, ni tan po­cos co­mo pa­ra ha­blar de fra­ca­so ni tan­tos co­mo pa­ra ha­blar de éxi­to. Des­de allí te­nían pre­vis­to mar­char ha­cia la cer­ca­na Pla­za de Ma­yo. Y en­ton­ces em­pe­zó a desa­rro­llar­se un fe­nó­meno que pa­re­cía

pro­pio de un guion ci­ne­ma­to­grá­fi­co: más y más gen­te con­flu­yó a úl­ti­ma ho­ra ha­cia la pla­za, has­ta lle­nar­la. Al mis­mo tiem­po se rea­li­za­ban ma­ni­fes­ta­cio­nes en otras ciu­da­des del país.

El pre­si­den­te Ma­cri es­ta­ba en su quin­ta de Los Abro­jos. El di­rec­tor Juan Jo­sé Cam­pa­ne­lla (en Ma­drid con Bran­do­ni por­que am­bos tra­ba­jan en la obra tea­tral Par­que Le­za­ma) pu­bli­có un men­sa­je en el que acon­se­ja­ba a Ma­cri que acu­die­ra a la Ca­sa Ro­sa­da, y és­te le hi­zo ca­so. Or­de­nó que las re­jas de la Pla­za de Ma­yo que im­pi­den apro­xi­mar­se al pa­la­cio pre­si­den­cial fue­ran re­ti­ra­das y se tras­la­dó en au­to­mó­vil a la Ca­sa Ro­sa­da, en com­pa­ñía de su es­po­sa. Des­de el bal­cón, Ma­cri sa­lu­dó a la mul­ti­tud y se emo­cio­nó. No ha­bía al­ta­vo­ces y tu­vo que gra­bar con un mó­vil un men­sa­je eu­fó­ri­co que se di­fun­dió de in­me­dia­to. “Tres años y me­dio son po­co pa­ra cam­biar to­do lo que hay que cam­biar, si­ga­mos jun­tos, po­de­mos ser me­jo­res”, di­jo, con lá­gri­mas en los ojos.

En el re­cuer­do es­ta­ba el 1 de abril de 2017. El pe­ro­nis­mo ha­bía or­ga­ni­za­do tres gran­des mar­chas de pro­tes­ta con­tra el Go­bierno, pe­ro ese día el ma­cris­mo se mo­vi­li­zó en las ca­lles y ge­ne­ró un im­pul­so que lle­vó al ma­cris­mo a ga­nar unas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas que se­gún los son­deos iba a per­der. Lo del sá­ba­do fue, co­mo lo del 1 de abril de 2017, un enor­me alien­to pa­ra la mo­ral de la coa­li­ción en el po­der. Pe­ro, ya pues­tos en ca­sua­li­da­des ca­si in­ve­ro­sí­mi­les,

tam­bién su­pu­so una ex­hi­bi­ción de fuer­za an­te la de­le­ga­ción del Fon­do Mo­ne­ta­rio re­cién lle­ga­da a Bue­nos Ai­res. Mien­tras la mul­ti­tud vi­to­rea­ba a Ma­cri y de­nos­ta­ba a Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner (“Cris­ti­na pre­sa”, “No vuel­ven más”) fren­te a la Ca­sa Ro­sa­da, los téc­ni­cos del Fon­do se reunían en el con­ti­guo Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da con el nuevo res­pon­sa­ble eco­nó­mi­co del Go­bierno, Her­nán La­cun­za. Vie­ron la ma­ni­fes­ta­ción des­de las ven­ta­nas del des­pa­cho de La­cun­za.

“La gen­te del FMI se sor­pren­dió”, co­men­tó des­pués el mi­nis­tro.

La ta­rea de La­cun­za, nom­bra­do en sus­ti­tu­ción de Ni­co­lás Du­jov­ne tras el hun­di­mien­to del pe­so y las Bol­sas que si­guió a las elec­cio­nes pri­ma­rias, es com­pli­ca­da. Tie­ne que ase­gu­rar­se de que el FMI en­tre­gue en las pró­xi­mas se­ma­nas una nue­va por­ción (5.400 mi­llo­nes de dó­la­res, unos 4.820 mi­llo­nes de eu­ros) del prés­ta­mo de 57.000 mi­llo­nes con­ce­di­do en sep­tiem­bre, a pe­sar de que las re­glas ba­jo las que se efec­tuó la con­ce­sión han cam­bia­do de for­ma sus­tan­cial: el pe­so va­le un 30% me­nos res­pec­to al dó­lar y eso dis­pa­ra­rá la in­fla­ción has­ta ca­si el 5% men­sual; las “me­di­das de ali­vio” apro­ba­das tras la de­rro­ta ale­jan el ob­je­ti­vo del equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio y tan­to el can­di­da­to fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar las elec­cio­nes de oc­tu­bre, Al­ber­to Fer­nán­dez, co­mo (pre­fe­ren­te­men­te en pri­va­do) va­rios res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos de Ma­cri, se­ña­lan la ne­ce­si­dad de re­ne­go­ciar los tér­mi­nos del acuer­do con el Fon­do. El equi­po del FMI re­co­no­ce el nuevo equi­li­brio de fuer­zas crea­do tras las pri­ma­rias y man­tie­ne tam­bién con­tac­tos con el equi­po eco­nó­mi­co de Fer­nán­dez.

El re­cru­de­ci­mien­to de las hos­ti­li­da­des, aho­ra que Ma­cri ha de­ci­di­do pe­lear has­ta el fin, no ayu­da­rá a que la mal­tre­cha eco­no­mía ar­gen­ti­na re­cu­pe­re la con­fian­za ex­te­rior. El FMI, que has­ta aho­ra res­pal­da­ba de for­ma ex­plí­ci­ta cual­quier me­di­da del Go­bierno, ha de­ja­do de ha­cer­lo. Y Do­nald Trump, que fue alia­do in­con­di­cio­nal de Ma­cri, no ha di­cho na­da so­bre Ar­gen­ti­na des­de el re­sul­ta­do de las pri­ma­rias. So­lo el pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, man­tie­ne una cru­za­da per­so­nal a fa­vor del pre­si­den­te ar­gen­tino y en con­tra del re­torno al po­der del kirch­ne­ris­mo, al que iden­ti­fi­ca con el ré­gi­men ve­ne­zo­lano.

/AP

Mau­ri­cio Ma­cri y su es­po­sa, Ju­lia­na Awa­da, sa­lu­dan­do en la Ca­sa Ro­sa­da a sus sim­pa­ti­zan­tes el sá­ba­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.