“Fi­del Cas­tro edi­ta­ba mis tex­tos en ‘Gran­ma”

Pablo So­co­rro re­dac­tó la ver­sión ofi­cial del jui­cio que en 1989 con­de­nó a muer­te a cua­tro ofi­cia­les cu­ba­nos Al­go más que nar­co­trá­fi­co

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

Pablo So­co­rro tie­ne una opi­nión fun­da­da en su co­no­ci­mien­to de la re­vo­lu­ción cu­ba­na. “Mi te­sis es que allí ha­bía al­go más que nar­co­trá­fi­co. Él [Fi­del Cas­tro] no iba a fu­si­lar a su ge­ne­ral más va­lio­so y a su mano de­re­cha en la In­te­li­gen­cia si no ha­bía al­go que ame­na­za­ba su es­ta­tus en el po­der”. Se re­fie­re al pro­ce­sa­mien­to del ge­ne­ral Jo­sé Obran­tes en la Cau­sa Nº 2. Fue des­ti­tui­do co­mo mi­nis­tro del In­te­rior por abu­so en el car­go, ne­gli­gen­cia en el ser­vi­cio, uso in­de­bi­do de re­cur­sos, cohe­cho, apro­pia­ción in­de­bi­da y te­nen­cia ile­gal de ar­mas. Con­de­na­do a 20 años de cár­cel, mu­rió en pri­sión en 1991.

Una do­ce­na de li­bros con ver­sio­nes di­fe­ren­tes a la ofi­cial han si­do pu­bli­ca­dos des­de 1989, pe­ro po­cos vi­vie­ron tan in­ten­sa­men­te el ca­so co­mo So­co­rro, que men­cio­na la po­si­bi­li­dad de que los con­de­na­dos ca­ye­ran en des­gra­cia “al em­pe­zar a ha­blar mier­da so­bre Cas­tro y a cues­tio­nar la for­ma en que lle­va­ba el país mien­tras se des­mo­ro­na­ba la URSS. Se sin­tió ame­na­za­do. No creo que esa gen­te [Ochoa y los pro­ce­sa­dos] lle­ga­se a ha­cer na­da pe­ro al­go es­ta­ban pre­pa­ran­do. Con so­lo cues­tio­nar su au­to­ri­dad fue su­fi­cien­te. Les cos­tó la vi­da”. la pe­lia­gu­da mi­sión, con­tro­la­da per­so­nal­men­te por el Co­man­dan­te, Fi­del Cas­tro. Es­cri­bía en una má­qui­na del des­pa­cho de Al­da­na, pe­ro so­lo el di­rec­tor de la AIN po­día leer sus cuar­ti­llas, que el se­cre­ta­rio per­so­nal del Je­fe, Jo­sé Ma­nuel Mi­yar Cho­mi re­co­gía ca­da 10 o 15 mi­nu­tos. “En cier­ta for­ma, Cas­tro ac­tuó co­mo mi editor y cen­sor”, re­cuer­da. “Yo tam­bién me au­to­cen­su­ra­ba. Era co­mo una do­ble cen­su­ra. Cuan­do es­cri­bía no lo ha­cía pen­san­do en los usua­rios de la agen­cia, sino en él”.

El se­cre­ta­rio re­gre­sa­ba al ra­to “con las cuar­ti­llas y las mu­chas co­le­ti­llas agre­ga­das por Fi­del, a ve­ces pá­rra­fos en­te­ros. Afor­tu­na­da­men­te, no ta­chó nin­guno de los es­cri­tos por mí”. Ca­da cuar­ti­lla de­vuel­ta te­nía en el mar­gen in­fe­rior las ini­cia­les FCR, ini­cia­les de Fi­del Cas­tro Ruz, y su vis­to bueno. Con el nihil obs­tat, eran en­tre­ga­das a un ca­pi­tán pa­ra su tras­la­do a la se­de de la AIN, don­de eran co­pia­das en cin­tas de te­le­ti­po.

Cuan­do la cró­ni­ca es­ta­ba lis­ta, se trans­mi­tía pri­me­ro a Gran­ma y una ho­ra des­pués, a Ra­dio Re­loj. A con­ti­nua­ción, se pre­pa­ra­ban re­sú­me­nes pa­ra el res­to de me­dios. Es­cri­bir el tex­to no de­bía lle­var más de una ho­ra, pues el cie­rre del pe­rió­di­co apre­mia­ba. El ede­cán re­co­gía las cuar­ti­llas y se las lle­va­ba. “De­bía­mos es­pe­rar en la ofi­ci­na la apro­ba­ción de­fi­ni­ti­va de Cas­tro o al­gu­na orien­ta­ción su­ya pa­ra el día si­guien­te”. So­co­rro vol­vía a ca­sa ha­cia las dos de la ma­dru­ga­da con los ner­vios de pun­ta.

Aho­ra es­cri­be, sin pri­sas, un li­bro so­bre una ex­pe­rien­cia que mar­có su vi­da y no pu­do com­par­tir con na­die, pues se le prohi­bió. Sos­pe­chan­do que su com­por­ta­mien­to era vi­gi­la­do, so­lo su es­po­sa su­po par­te de la ver­dad. Se la con­tó cuan­do tu­vo la se­gu­ri­dad de que na­die les es­cu­cha­ba, sen­ta­dos en unos arre­ci­fes del ba­rrio de Mi­ra­mar. La re­fle­xión so­bre el fu­tu­ro de sus dos hi­jas, que lo que­ría en Cu­ba, y el de­sen­ga­ño po­lí­ti­co ace­le­ra­ron su hui­da apro­ve­chan­do un via­je de tra­ba­jo a Co­lo­ra­do Spring.

/ REUTERS

El ge­ne­ral cu­bano Arnaldo Ochoa sa­lu­da a sol­da­dos que vuel­ven de la gue­rra de An­go­la.

/AP

Ochoa, an­te el tri­bu­nal mi­li­tar que le juz­gó en ju­nio de 1989.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.