Vien­tos ne­gros en Eu­ro­pa

La Unión no pue­de ol­vi­dar que su pro­yec­to sur­ge so­bre las rui­nas de un con­ti­nen­te de­vas­ta­do tras la II Gue­rra Mun­dial

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - JO­SÉ AN­DRÉS ROJO CAR­TA DES­DE EU­RO­PA - EL PAÍS

La nue­va Eu­ro­pa ha em­pe­za­do ya a mo­ver­se des­pués de las úl­ti­mas elec­cio­nes. Ur­su­la von der Le­yen lle­gó a la pre­si­den­cia de la Co­mi­sión de ma­ne­ra po­co or­to­do­xa; los can­di­da­tos pro­pues­tos no ob­tu­vie­ron los apo­yos su­fi­cien­tes, así que se pu­sie­ron en mar­cha ne­go­cia­cio­nes a va­rias ban­das y su nom­bre ter­mi­nó por im­po­ner­se. Pa­ra mu­chos, fue un signo de la fle­xi­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes y de la ha­bi­li­dad de po­lí­ti­cos ex­pe­ri­men­ta­dos pa­ra en­con­trar sa­li­das a los ato­lla­de­ros; pa­ra otros, fue una ma­la se­ñal: no se si­guie­ron las re­glas de jue­go y eso es siem­pre una mues­tra inequí­vo­ca de de­bi­li­dad.

Ha cam­bia­do el pa­no­ra­ma. Por pri­me­ra vez no exis­te una ma­yo­ría cla­ra con la su­ma de las dos fuer­zas que han go­ber­na­do el se­lec­to club de Eu­ro­pa des­de su fun­da­ción, los de­mo­cris­tia­nos y los so­cial­de­mó­cra­tas. El Par­la­men­to se ha frag­men­ta­do, co­mo ocu­rre en los Es­ta­dos miem­bros: en­tran nue­vas fuer­zas, otras sen­si­bi­li­da­des, se re­fuer­zan par­ti­dos que cues­tio­nan el pro­pio pro­yec­to eu­ro­peo. Pa­ra mu­chos, es­to era inevi­ta­ble y sig­ni­fi­ca que la Unión es ca­da vez más plu­ral. Pa­ra otros, es una ma­la no­ti­cia. La frag­men­ta­ción com­pli­ca ha­bi­tual­men­te los acuer­dos; la una­ni­mi­dad que se ne­ce­si­ta pa­ra dar pa­sos más am­bi­cio­sos em­pie­za a ser una qui­me­ra, pe­ro, so­bre to­do, es que la ex­tre­ma de­re­cha ha en­tra­do en las ins­ti­tu­cio­nes con vi­gor: con la al­ha­ra­ca pre­vi­si­ble y una agen­da pe­li­gro­sa­men­te xe­nó­fo­ba y ul­tra­na­cio­na­lis­ta.

Den­tro de po­co, Bru­se­las ten­drá que en­fren­tar­se a la po­si­bi­li­dad de un Bre­xit sin acuer­do. Los po­de­ro­sos en­gra­na­jes de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas van a ser so­me­ti­dos a una prue­ba pa­ra la que no es­tá es­cri­to el guion, por mu­chos pla­nes de con­tin­gen­cia que se pue­dan po­ner en mar­cha. Y es aho­ra cuan­do se ve­rá has­ta qué punto las cos­tu­ras que man­tie­nen uni­do el pro­yec­to re­sis­ten el em­ba­te. Y, so­bre to­do, có­mo.

La Unión va a se­guir ade­lan­te sin el Reino Uni­do, se va­ya co­mo se va­ya (si es que se va fi­nal­men­te). La cues­tión que im­por­ta es con cuán­ta for­ta­le­za y cohe­sión afron­ta­rá el fu­tu­ro. Los da­tos eco­nó­mi­cos no acom­pa­ñan, el cre­ci­mien­to es frá­gil, y las ame­na­zas, ca­da vez ma­yo­res: la gue­rra co­mer­cial y fi­nan­cie­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, los cam­bios pro­fun­dos de un mun­do don­de rei­nan los co­lo­sos tec­no­ló­gi­cos, las su­ti­les e irre­ver­si­bles trans­for­ma­cio­nes del mer­ca­do de tra­ba­jo. Tam­po­co re­ma a fa­vor la si­tua­ción po­lí­ti­ca: Trump es­tá rom­pien­do los es­tre­chos víncu­los de Es­ta­dos Uni­dos con Eu­ro­pa, el mo­tor ale­mán an­da un po­co ave­ria­do, la Ru­sia de Pu­tin siem­bra ci­za­ña ca­da vez que pue­de.

En unas cir­cuns­tan­cias tan de­li­ca­das con­vie­ne acor­dar­se de có­mo em­pe­zó to­do, y por eso no que­da más re­me­dio que vol­ver a las rui­nas de la Eu­ro­pa des­trui­da tras la II Gue­rra Mun­dial. La in­men­sa de­sola­ción, las lar­gas ca­ra­va­nas de gen­te per­di­da, la de­pra­va­ción mo­ral a la que obli­ga la ne­ce­si­dad de so­bre­vi­vir en un mun­do desahu­cia­do, la hu­mi­lla­ción que pa­ra tan­tos sig­ni­fi­có la de­rro­ta. Y es que, en­tre otras co­sas, lo que ocu­rrió en­ton­ces es que una par­te de Eu­ro­pa com­ba­tió con­tra otra par­te de Eu­ro­pa. Los des­ga­rra­mien­tos y con­tra­dic­cio­nes que pro­du­jo tan­to ho­rror que­dan ilus­tra­dos en una anéc­do­ta que Cur­zio Ma­la­par­te re­co­ge al prin­ci­pio de su no­ve­la La piel (1949), que re­cons­tru­ye lo que su­ce­dió en Ná­po­les tras la lle­ga­da de los alia­dos con las tro­pas ame­ri­ca­nas al fren­te. A los sol­da­dos y ofi­cia­les ita­lia­nos que, has­ta ese mo­men­to, ha­bían es­ta­do lu­chan­do al la­do de Hitler tu­vie­ron que cam­biar­les de uni­for­me pa­ra que hi­cie­ran jus­ta­men­te lo con­tra­rio: per­se­guir a los ale­ma­nes. “Me sen­tía ma­ra­vi­llo­sa­men­te ri­dícu­lo con mi uni­for­me inglés”, ex­pli­ca aquel escritor que es­tu­vo en el Par­ti­do Na­cio­nal Fas­cis­ta, del que fue ex­pul­sa­do por Mus­so­li­ni a prin­ci­pios de los trein­ta y que ter­mi­nó su vi­da pró­xi­mo al co­mu­nis­mo. Eran uni­for­mes “de los que se ha­bía des­po­ja­do a los sol­da­dos bri­tá­ni­cos caí­dos en El Ala­mein y en To­bruk”. “En mi gue­rre­ra”, es­cri­be, “se veían tres agu­je­ros de pro­yec­ti­les de ame­tra­lla­do­ra. Mi ca­mi­se­ta, mi ca­mi­sa y mis cal­zon­ci­llos es­ta­ban man­cha­dos de san­gre. In­clu­so mis za­pa­tos ha­bían si­do qui­ta­dos al ca­dá­ver de un sol­da­do inglés”.

A otro escritor, que en­ton­ces se­guía sien­do fas­cis­ta, lo de­tu­vie­ron los par­ti­sa­nos en su ca­sa de Ra­pa­llo el 3 de ma­yo de 1945. Ez­ra Pound es­ta­ba tra­du­cien­do a un fi­ló­so­fo chino, he­re­de­ro de Con­fu­cio, y les pro­pu­so a quie­nes lo ha­bían atra­pa­do ha­cer un pro­gra­ma de ra­dio. Aquí las ce­ni­zas de Eu­ro­pa, la voz de Eu­ro­pa en ce­ni­zas era su tí­tu­lo. Lo cuen­ta Pa­tri­cio Pron en su no­ve­la No de­rra­mes tus lá­gri­mas por na­die que vi­va en es­tas ca­lles.

Con el epi­so­dio del Open Arms, don­de la Ita­lia de Sal­vi­ni ha he­cho ban­de­ra del re­cha­zo al otro, ha so­pla­do des­de el Me­di­te­rrá­neo un vien­to ne­gro. La Eu­ro­pa de aho­ra no pue­de ol­vi­dar que sur­gió de aque­llas ce­ni­zas que cu­brie­ron otra Eu­ro­pa, la que fue de­vas­ta­da tras una lar­ga gue­rra que se hi­zo pa­ra fre­nar las am­bi­cio­nes que alen­ta­ban un pro­yec­to to­ta­li­ta­rio de unos lí­de­res que creían en la su­pe­rio­ri­dad de su pue­blo fren­te a to­dos los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.