Con los za­pa­tos en­ci­ma de la me­sa

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La ima­gen es pa­té­ti­ca, des­a­bri­da, in­có­mo­da. Es­tá Bo­ris John­son sen­ta­do el pa­sa­do jue­ves en el pa­la­cio del Elí­seo fren­te a Em­ma­nuel Ma­cron. El an­fi­trión, cor­tés, mi­ra son­rien­te y fi­ja­men­te al sue­lo, co­mo por azar, pa­ra apa­ren­tar que no ve la za­fia po­se de su des­ma­ña­do hués­ped. La ima­gen de Bo­ris es zoo­ló­gi­ca. Aprie­ta (no de­po­si­ta) el pie de­re­cho en­ci­ma de una me­si­lla ba­ja. La em­pu­ja con el za­pa­to, po­si­ción sue­la-a-me­dia-as­ta, jus­to ahí don­de se en­gan­chan los chi­cles y las de­po­si­cio­nes de los pe­rros vic­to­ria­nos.

La brus­ca bru­ta­li­dad del desafío se re­afir­ma con la gor­de­zue­la mano de­re­cha, ta­xa­ti­va so­bre su ro­di­lla ídem, mien­tras la iz­quier­da re­po­sa, lán­gui­da, en la en­tre­pier­na, ahí don­de aca­ba la cor­ba­ta, pal­mo y me­dio por de­ba­jo del cin­tu­rón.

Por la cur­va de la es­pal­da, de­cli­nan­te ha­cia atrás del mu­lli­do res­pal­do del so­fá, se di­ría que la com­po­si­ción es ca­sual. Pe­ro el se­mi­gi­ro de la ca­be­za —sin cue­llo vi­si­ble— ha­cia el fo­tó­gra­fo, la se­mi­son­ri­sa iró­ni­ca y la de­li­be­ra­da abs­trac­ción de que ho­lla el des­pa­cho de un je­fe de Es­ta­do com­po­nen la des­ali­ña­da vo­lun­tad de trans­mi­tir que él sa­be con­tra­ve­nir las nor­mas, mues­tra có­mo ha­cer­lo y go­za al per­pe­trar­lo.

Por su re­fi­na­da edu­ca­ción en las más ex­clu­si­vas au­las de la aris­to­cra­cia po­sim­pe­rial, el ru­bio des­cen­dien­te de un in­mi­gran­te tur­co al Reino Uni­do co­no­ce al de­di­llo las re­glas mí­ni­mas de ur­ba­ni­dad: nun­ca po­ner los co­dos en­ci­ma de la me­sa; er­guir la es­pal­da sin que ro­ce el res­pal­do; evi­tar to­mar la pa­la­bra con la bo­ca lle­na; ja­más hur­gar­se la na­riz; no po­ner los pies en el pla­to... Si las za­ran­dea es por­que lle­va un men­sa­je de es­tro­pi­cio y quie­re trans­mi­tir­lo tam­bién me­dian­te esa ima­gen.

Es la es­cue­la del otro afi­cio­na­do a me­ter los pies don­de no le lla­man, Jo­se­ma­ri Az­nar. En una fa­mo­sa fo­to jun­to a Geor­ge W. Bush, en Ca­na­dá (25/6/2002), apa­re­ce fu­mán­do­se un pu­ro, con los dos pies (a fal­ta de uno) so­bre la me­si­lla ba­ja. El men­sa­je se lo trans­mi­ti­ría en el ran­cho de Te­xas, el 22/2/2003: “Es­ta­mos cam­bian­do la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la de los úl­ti­mos 200 años”.

Aque­llo aca­bó fa­tal, en la fo­to de las Azo­res (16/3/2003), con Bush apre­tan­do la vul­ne­ra­ble in­ter­sec­ción de cue­llo y hom­bro al Su­mi­so Án­sar. Ni si­quie­ra las ge­ne­ro­sas al­zas ocul­tas de sus za­pa­tos le per­mi­tie­ron man­te­ner­se a cier­ta al­tu­ra. Fa­lle­ció po­lí­ti­ca­men­te el 11-M tras los bom­bar­deos de Irak.

Hay una ley que no ad­mi­te con­tra­ven­ción: se em­pie­za po­nien­do el pie en­ci­ma de la me­sa y se aca­ba me­tien­do la pa­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.