El Go­bierno pre­vé em­pe­zar a qui­tar las con­cer­ti­nas an­tes de fi­nal de año

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - LUCÍA ABELLÁN,

Miem­bros de Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo tras­la­da­ron ayer a Me­li­lla a 35 de las 68 per­so­nas, en­tre ellos al me­nos 15 me­no­res, que al­can­za­ron en pa­te­ra las is­las Cha­fa­ri­nas, si­tua­das fren­te a la cos­ta ma­rro­quí. Las con­cer­ti­nas que co­ro­nan las va­llas de Ceu­ta y Me­li­lla pa­ra di­sua­dir la en­tra­da de mi­gran­tes en Es­pa­ña em­pe­za­rán a re­ti­rar­se an­tes de que aca­be es­te año. El Go­bierno

La re­ti­ra­da de esa ter­ce­ra va­lla fron­te­ri­za pre­sen­te en los tra­mos más sen­si­bles del pe­rí­me­tro de Ceu­ta y Me­li­lla es ob­je­to de con­tro­ver­sia des­de su crea­ción, en 2005. Cons­cien­te de las di­fi­cul­ta­des que en­tra­ña cual­quier mo­di­fi­ca­ción en el tra­za­do, el Mi­nis­te­rio del In­te­rior en­mar­ca la me­di­da en un plan de mo­der­ni­za­ción más am­plio, que ya se es­tá apli­can­do en las dos ciu­da­des au­tó­no­mas. El Con­se­jo de Mi­nis­tros apro­bó el pro­yec­to en enero, pe­ro la des­apa­ri­ción de ese me­ca­nis­mo so­lo se adop­ta­rá en apun­ta a ese ho­ri­zon­te co­mo fe­cha de­fi­ni­ti­va pa­ra pres­cin­dir de un ma­te­rial le­si­vo pa­ra quie­nes sal­tan la va­lla y cu­ya efi­ca­cia es­tá muy cues­tio­na­da. La re­ti­ra­da de las alam­bra­das con cu­chi­llas fue una pro­me­sa del mi­nis­tro

el úl­ti­mo tra­mo del año, se­gún ex­pli­can fuen­tes del mi­nis­te­rio. Se tra­ta de “ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de la fron­te­ra a tra­vés de me­dios me­nos cruen­tos”.

Los in­for­mes con los que cuen­ta Mar­las­ka con­clu­yen que esa lla­ma­da sir­ga, pro­vis­ta de ob­je­tos pun­zan­tes, no es ya un ele­men­to es­pe­cial­men­te di­sua­so­rio en los sal­tos a la va­lla. En cam­bio, cau­sa le­sio­nes gra­ves a al­gu­nos de quie­nes la cru­zan, se­gún han de­nun­cia­do or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Pro­dein, que de­fien­de los de­re­chos de los me­no­res. del In­te­rior, Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, na­da más lle­gar al car­go. La com­ple­ji­dad del pro­yec­to (téc­ni­ca, pe­ro so­bre to­do po­lí­ti­ca, al tra­tar­se de un asun­to de­li­ca­do pa­ra Ma­rrue­cos) ha re­tra­sa­do el plan más de lo pre­vis­to.

El mi­nis­tro de In­te­rior con­vir­tió esa me­di­da en ban­de­ra de su ges­tión, pe­ro has­ta aho­ra no la ha aco­me­ti­do.

Ma­rrue­cos, que en los úl­ti­mos me­ses ha re­for­za­do su la­bor de con­trol de las sa­li­das ha­cia Es­pa­ña, no ve con bue­nos ojos que el Go­bierno es­pa­ñol pres­cin­da de ele­men­tos res­tric­ti­vos en la fron­te­ra mien­tras pi­de a las au­to­ri­da­des ma­rro­quíes que es­tre­chen la vi­gi­lan­cia. Sin que­rer alu­dir di­rec­ta­men­te a las con­cer­ti­nas, In­te­rior ase­gu­ró al apro­bar el pro­yec­to que to­das las ac­tua­cio­nes

de re­for­mas en la fron­te­ra se ha­rían “en co­la­bo­ra­ción con las au­to­ri­da­des de Ma­rrue­cos”. El país ve­cino sí man­ten­drá las con­cer­ti­nas en la par­te de la va­lla que es de su po­tes­tad.

Pa­ra evi­tar bre­chas de se­gu­ri­dad, las pri­me­ras ac­tua­cio­nes del plan es­pa­ñol in­ci­den en me­jo­rar la vi­gi­lan­cia en la zo­na, con cá­ma­ras más mo­der­nas y la pues­ta en mar­cha de un sis­te­ma de re­co­no­ci­mien­to fa­cial en los pa­sos fron­te­ri­zos de Ceu­ta y Me­li­lla. So­lo cuan­do es­té en mar­cha esa fa­se se abor­da­rá la re­ti­ra­da de la ter­ce­ra va­lla. El re­sul­ta­do se­rá una ma­lla de tres tra­mos, con tres me­tros de al­tu­ra ca­da uno, cons­trui­dos con ma­te­ria­les y for­mas di­fe­ren­tes que com­pli­quen el tre­pa­do. Esa red se co­ro­na­rá con una es­truc­tu­ra de un me­tro, de ma­te­rial no le­si­vo. Así, la va­lla ten­drá en to­tal 10 me­tros de al­tu­ra en las zo­nas don­de se pro­du­cen más en­tra­das, fren­te a los seis ac­tua­les.

Año y me­dio de es­pe­ra

La so­lu­ción ele­gi­da era una de las tres pro­pues­tas que fi­gu­ra­ban en el in­for­me que en­car­gó Mar­las­ka a Is­de­fe, em­pre­sa pú­bli­ca de con­sul­to­ría e in­ge­nie­ría per­te­ne­cien­te al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, pa­ra bus­car al­ter­na­ti­vas a las con­cer­ti­nas. Ha­bía es­tu­dios pre­vios, de 2017, pe­ro el Go­bierno an­te­rior no ha­bía to­ma­do nin­gu­na de­ci­sión.

El plan com­ple­to de re­mo­de­la­ción de las fron­te­ras ten­drá un cos­te de 32,7 mi­llo­nes de eu­ros. El Go­bierno con­fía en que has­ta un 75% de las in­ver­sio­nes en esa in­fra­es­truc­tu­ra, que es fron­te­ra ex­te­rior de la Unión Eu­ro­pea, pue­dan ser su­fra­ga­das con fon­dos co­mu­ni­ta­rios.

Las con­cer­ti­nas han si­do ob­je­to de vai­ve­nes po­lí­ti­cos des­de que se ins­ta­la­ron, en una po­lé­mi­ca de­ci­sión del Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro adop­ta­da en 2005. Dos años des­pués, el mis­mo Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta las re­ti­ró par­cial­men­te, pe­ro se res­tau­ra­ron con la lle­ga­da de Ma­riano Ra­joy.

Tras la mo­ción de cen­su­ra de ju­nio de 2018, que su­pu­so la sa­li­da del PP de La Mon­cloa y lle­ga­da de Pe­dro Sánchez, el ti­tu­lar de In­te­rior se mar­có co­mo prio­ri­dad eli­mi­nar­las. “Se van a de­ter­mi­nar las zo­nas más vul­ne­ra­bles, es de­cir, aque­llas en las que se han pro­du­ci­do más in­ten­tos de sal­tos o que oro­grá­fi­ca­men­te en­tra­ñen un ma­yor ries­go”, ex­pli­có Mar­las­ka, al pre­sen­tar el pro­yec­to en enero de es­te año, cuan­do aña­dió: “Una vez iden­ti­fi­ca­dos, se­rán esos los lu­ga­res en los que se re­ti­ren las con­cer­ti­nas y se co­lo­quen nue­vas va­llas, más se­gu­ras y ele­men­tos me­nos cruen­tos”.

Si el ca­len­da­rio se man­tie­ne, la pro­me­sa co­men­za­rá a cum­plir­se un año y me­dio des­pués de anun­ciar­la.

RES­CA­TE DE UNA PA­TE­RA EN LAS CHA­FA­RI­NAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.