Sie­te per­so­nas mue­ren en Ma­llor­ca al cho­char un he­li­cóp­te­ro y una avio­ne­ta

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - D. COR­DE­RO / J. A. BAUZÁ,

Sie­te per­so­nas mu­rie­ron ayer en Ma­llor­ca al cho­car un he­li­cóp­te­ro y un avión ul­tra­li­ge­ro cuan­do so­bre­vo­la­ban una zo­na de fin­cas en In­ca, en el cen­tro de la is­la. Mu­rie­ron los dos

La co­li­sión se pro­du­jo so­bre una zo­na que se di­vi­de en par­ce­las de di­men­sio­nes con­si­de­ra­bles re­cor­ta­das por an­ti­guos ca­mi­nos y már­ge­nes y edi­fi­ca­cio­nes muy es­par­ci­das, lo que re­du­jo el ries­go de da­ños ma­yo­res del ac­ci­den­te. Ve­ci­nos de la zo­na que pu­die­ron ver el cho­que des­cri­bie­ron có­mo se apro­xi­ma­ron ca­si fron­tal­men­te y las hé­li­ces del he­li­cóp­te­ro to­ca­ron un ala del avión, tras lo cual am­bos se pre­ci­pi­ta­ron al sue­lo. Las dos ae­ro­na­ves si­nies­tra­das es­ta­ban a una dis­tan­cia de más de me­dio ki­ló­me­tro.

Los ve­ci­nos ex­pli­ca­ban ayer que es un lu­gar en el que es ha­bi­tual oír y ver el pa­so de avio­ne­tas y he­li­cóp­te­ros, de­bi­do a la pro­xi­mi­dad ocu­pan­tes de la avio­ne­ta y las cin­co per­so­nas que via­ja­ban en la otra ae­ro­na­ve: el pi­lo­to, de na­cio­na­li­dad ita­lia­na, y un ma­tri­mo­nio ale­mán con sus dos hi­jos. El im­pac­to de­jó nu­me­ro­sas pie­zas de fu­se­la­je re­par­ti­das en una su­per­fi­cie Sa­le de Bi­nis­sa­lem Dos ocu­pan­tes Sa­le de Son Bo­net

Cin­co ocu­pan­tes de me­dio ki­ló­me­tro cua­dra­do, mien­tras que los cuer­pos cen­tra­les de am­bas ae­ro­na­ves ca­ye­ron en dos fin­cas, sin que su caí­da cau­sa­ses más da­ños per­so­na­les. La Guar­dia Ci­vil in­ves­ti­ga las cau­sas del si­nies­tro.

del ae­ró­dro­mo de Bi­nis­sa­lem. De allí ha­bía sa­li­do pre­ci­sa­men­te el ul­tra­li­ge­ro si­nies­tra­do, de la com­pa­ñía Ae­ro­prakt, pi­lo­ta­do por un re­si­den­te de Va­len­cia. Se­gún fuen­tes del Go­bierno ba­lear des­pe­gó con la in­ten­ción de dar una vuel­ta por la zo­na. Un ami­go de la fa­mi­lia re­la­tó a la agen­cia Efe que el pi­lo­to des­pe­gó con otro ami­go, de­jan­do en tie­rra a su es­po­sa, que se­gún la ver­sión de la mis­ma per­so­na, pre­sen­ció el si­nies­tro des­de el mis­mo lu­gar del des­pe­gue. “Su mu­jer ha si­do tes­ti­go des­de el ae­ró­dro­mo de Bi­nis­sa­lem, vio la hu­ma­re­da y có­mo caía”, ex­pli­có es­ta per­so­na.

El he­li­cóp­te­ro, un mo­de­lo Bell 216 de la com­pa­ñía Ro­tor­Flug, ha­bía des­pe­ga­do del ae­ró­dro­mo de Son Bo­net, des­de don­de el pi­lo­to, de na­cio­na­li­dad ita­lia­na, vo­ló has­ta una ca­sa pró­xi­ma al ho­tel La Re­ser­va Ro­ta­na, en Ma­na­cor, do­ne te­nía que re­co­ger a la fa­mi­lia ale­ma­na. Se­gún ex­pli­ca­ron des­de el pro­pio es­ta­ble­ci­mien­to, dos fa­mi­lias ale­ma­nas, de cua­tro miem­bros ca­da una, de­bían tras­la­dar­se a An­dratx, a 81 ki­ló­me­tros del ho­tel ha­cia el sur, pa­ra lo que so­li­ci­ta­ron el ser­vi­cio de dos he­li­cóp­te­ros.

Sin em­bar­go, uno de ellos so­lo te­nía tres pla­zas, por lo que una de las fa­mi­lias de­ci­dió com­ple­tar el tra­yec­to en co­che. Tra­ba­ja­do­res del ho­tel ex­pli­ca­ron que las víc­ti­mas del ac­ci­den­te eran co­no­ci­dos por ha­ber es­ta­do alo­ja­dos en di­ver­sas oca­sio­nes en esa ca­sa. “Los ni­ños se­guían vi­nien­do a ju­gar aquí. Es un desas­tre y es­ta­mos to­dos muy con­mo­cio­na­dos por es­ta tra­ge­dia”, ex­pli­có uno de los em­plea­dos.

Pri­me­ra asis­ten­cia

La pri­me­ra per­so­na que acu­dió al lu­gar del ac­ci­den­te del he­li­cóp­te­ro fue un ve­cino de la zo­na, que co­gió una man­gue­ra y em­pe­zó a ro­ciar de agua las lla­mas. Po­co des­pués y tras múl­ti­ples lla­ma­das des­de la zo­na lle­ga­ron am­bu­lan­cias del Hos­pi­tal Co­mar­cal de In­ca, si­tua­do a unos 400 me­tros del lu­gar, y la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal. Des­pués acu­die­ron los Bom­be­ros y la Guar­dia Ci­vil, que ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­cla­re­cer las cir­cuns­tan­cias de a co­li­sión.

El pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes, Pe­dro Sánchez, tras­la­dó ayer a tra­vés de un men­sa­je de Twit­ter su “so­li­da­ri­dad y ca­ri­ño” a las fa­mi­lias de las víc­ti­mas. El man­da­ta­rio ase­gu­ró se­guir “con preo­cu­pa­ción” las in­for­ma­cio­nes que lle­ga­ban des­de In­ca.

Tam­bién la pre­si­den­ta ba­lear, la so­cia­lis­ta Fran­ci­na Ar­men­gol, re­cu­rrió a di­cha red so­cial pa­ra mos­trar su pe­sar por el ac­ci­den­te. So­bre las cin­co de la tar­de, la je­fa del Eje­cu­ti­vo se des­pla­zó has­ta el lu­gar de los he­chos jun­to a la con­se­je­ra de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Isa­bel Cas­tro, y el di­rec­tor ge­ne­ral de In­te­rior ba­lear, Jau­me Bar­ce­ló. “Se­gui­mos con preo­cu­pa­ción y con­mo­ción el ac­ci­den­te aé­reo que ha su­ce­di­do en In­ca. Nues­tros pen­sa­mien­tos es­tán con las víc­ti­mas”, fue­ron sus pa­la­bras en su cuen­ta de Twit­ter.

/ EFE

Res­tos de la avio­ne­ta si­nies­tra­da en In­ca (Ma­llor­ca) tras cho­car ayer con un he­li­cóp­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.