Otro po­si­ti­vo en Ma­gru­dis ava­la la ex­ten­sión de la con­ta­mi­na­ción de lis­te­ria

La em­pre­sa en que se ori­gi­nó el bro­te ase­gu­ra que no se ex­pli­ca lo que ha ocu­rri­do. La exis­ten­cia de nue­vos ca­sos si­gue en des­cen­so

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - EVA SAIZ,

El ca­rro de hor­nea­do de la em­pre­sa Ma­gru­dis, res­pon­sa­ble del ma­yor bro­te de lis­te­rio­sis re­gis­tra­do en Es­pa­ña —con más de 200 afec­ta­dos—, tam­bién ha da­do po­si­ti­vo por pre­sen­cia de la bac­te­ria, se­gún ha po­di­do sa­ber EL PAÍS. Es un ele­men­to más de la fá­bri­ca se­vi­lla­na que se su­ma a la pre­sen­cia de la bac­te­ria en dos de sus me­cha­do­ras (los ins­tru­men­tos em­plea­dos pa­ra re­lle­nar la car­ne cru­da an­tes de co­cer­la), y que con­fir­ma que la con­ta­mi­na­ción de sus na­ves es ex­ten­sa y no se en­cuen­tra en un fo­co con­cre­to. Es­tos re­sul­ta­dos son pre­li­mi­na­res y han si­do ob­te­ni­dos por el la­bo­ra­to­rio del Ayun­ta­mien­to de Se­vi­lla, que si­gue ana­li­zan­do de­ce­nas de mues­tras to­ma­das en la fá­bri­ca pa­ra de­ter­mi­nar el ori­gen del bro­te y cuán­do se pro­du­jo su trans­mi­sión. La bac­te­ria lle­ga al or­ga­nis­mo en ali­men­tos con­ta­mi­na­dos y la in­fec­ción sue­le cur­sar con sín­to­mas le­ves, pe­ro pue­de re­sul­tar mor­tal en en­fer­mos, em­ba­ra­za­das o an­cia­nos.

El ca­rro es un ele­men­to de la fá­bri­ca que se uti­li­za en dis­tin­tas fa­ses de la ca­de­na de pro­duc­ción, an­tes y des­pués del hor­nea­do. Las mues­tras que han da­do po­si­ti­vo se to­ma­ron tras el pro­ce­so de hor­nea­do. “Es­to co­rro­bo­ra que la lis­te­ria se en­con­tra­ba en to­da la fá­bri­ca”, opi­na Jo­sé Juan Ro­drí­guez, pro­fe­sor ti­tu­lar de Nu­tri­ción y Bro­ma­to­lo­gía por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na y miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria. Cuan­do se co­no­ció la pre­sen­cia de lis­te­ria en las me­cha­do­ras, el mé­di­co Jo­sé Mi­guel Cis­ne­ros, por­ta­voz del equi­po de se­gui­mien­to del bro­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía, re­co­no­ció que era una con­fir­ma­ción de que la fá­bri­ca “es­ta­ba al­ta­men­te con­ta­mi­na­da”.

La Con­se­je­ría de Sa­lud siem­pre ma­ne­jó la hi­pó­te­sis de que el fo­co de­bía es­tar en cual­quier fa­se pos­te­rior al hor­nea­do, por­que la lis­te­ria no so­bre­vi­ve por en­ci­ma de 75 gra­dos y el sis­te­ma de ve­ri­fi­ca­ción de Ma­gru­dis es­ti­pu­la que su car­ne sa­le a 83,9 gra­dos. Pe­ro el he­cho de que tam­bién se en­con­tra­ra en las me­cha­do­ras —que se uti­li­zan en una fa­se pre­via a la coc­ción— re­sul­ta más alar­man­te. “Si es­ta­ba en las me­cha­do­ras y aho­ra se con­fir­ma que es­tá en el ca­rro, es­to es in­di­ca­ti­vo de que pue­de es­tar por las me­sas de ma­ni­pu­la­do y que mu­chos otros pro­duc­tos po­drían es­tar con­ta­mi­na­dos”, ase­gu­ra Ro­drí­guez. Ade­más de la car­ne me­cha­da, dos pro­duc­tos de Ma­gru­dis es­tán infectados por la bac­te­ria: el lo­mo al je­rez y el lo­mo al pi­men­tón. Otro in­di­ca­dor que pa­ra el pro­fe­sor evi­den­cia que “se tra­ta de un pro­ble­ma am­bien­tal de la fá­bri­ca”.

El exa­men mu­ni­ci­pal del plan de au­to­con­trol de Ma­gru­dis ha ha­lla­do unos aná­li­sis he­chos por una em­pre­sa de mues­tras el 26 de ju­nio en la me­sa de en­va­sa­do, la de ela­bo­ra­ción y la zo­na de ba­ño de man­te­ca. Los re­sul­ta­dos, re­mi­ti­dos el 1 de ju­lio, die­ron ne­ga­ti­vo pa­ra lis­te­ria. Es­te da­to pue­de con­tri­buir a fi­jar el mo­men­to de apa­ri­ción de la bac­te­ria, pe­ro no es de­ter­mi­nan­te. “A ve­ces la lis­te­ria no se en­cuen­tra en zo­nas de con­tac­to di­rec­to con el ali­men­to, pue­de es­tar en su­mi­de­ros, en es­qui­nas”, di­ce Ro­drí­guez.

El 31 de ju­lio, 15 días des­pués de la fe­cha en la que el Go­bierno an­da­luz ha fi­ja­do el ini­cio del bro­te, Ma­gru­dis in­for­mó a la Jun­ta de que ha­bía he­cho obras pa­ra la am­plia­ción de su se­de, en el po­lí­gono El Pino, a las afue­ras de Se­vi­lla. Pa­ra esa re­for­ma ne­ce­si­ta­ba, sin em­bar­go, una au­to­ri­za­ción pre­via de la Ad­mi­nis­tra­ción au­tó­no­ma. En su es­cri­to a la Jun­ta, la fir­ma afir­ma­ba que cum­plía con el sis­te­ma de au­to­con­trol y que dis­po­nía de la do­cu­men­ta­ción que lo acre­di­ta­ba. Po­día, por tan­to, ga­ran­ti­zar “el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de au­to­con­trol y su cum­pli­mien­to du­ran­te el tiem­po que se desa­rro­lle el ejer­ci­cio de la ac­ti­vi­dad”.

Ma­gru­dis di­fun­dió ayer, 10 días des­pués de la aler­ta sa­ni­ta­ria, un co­mu­ni­ca­do en el que ase­gu­ra que días an­tes del en­va­sa­do del pro­duc­to, el aná­li­sis de un la­bo­ra­to­rio ex­terno con­fir­mó “la au­sen­cia de lis­te­ria”. Tam­bién afir­ma que cum­ple con sus obli­ga­cio­nes sa­ni­ta­rias y que han da­do par­te al se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil. Los pro­pie­ta­rios, se­gún el es­cri­to “no se ex­pli­can lo su­ce­di­do y es­tán en es­ta­do de shock”.

Mien­tras se tra­ta de lo­ca­li­zar su ori­gen, el bro­te de lis­te­ria su­mó ayer tres nue­vos afec­ta­dos en An­da­lu­cía, ele­van­do los con­ta­gios con­fir­ma­dos a 192. Se man­tie­ne la ten­den­cia des­cen­den­te del sá­ba­do, don­de so­lo se re­gis­tra­ron cua­tro nue­vos infectados. Aun­que la ma­yo­ría de los ca­sos se en­cuen­tran en es­ta re­gión, hay más en­fer­mos en otras co­mu­ni­da­des. La mi­nis­tra de Sa­ni­dad en fun­cio­nes, Ma­ría Lui­sa Car­ce­do, ha con­vo­ca­do pa­ra hoy a los con­se­je­ros de Sa­lud pa­ra in­ter­cam­biar in­for­ma­ción so­bre una cri­sis que ha cos­ta­do la vi­da al me­nos a una per­so­na. Se in­ves­ti­ga una se­gun­da muer­te, la de un en­fer­mo ter­mi­nal con pre­sen­cia de la bac­te­ria.

/ ALE­JAN­DRO RUESGA

El con­se­je­ro de Sa­lud an­da­luz (iz­quier­da) y el al­cal­de de Se­vi­lla vi­si­tan el vier­nes a los afec­ta­dos por el bro­te de lis­te­rio­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.