Los Mos­sos in­ves­ti­gan la muer­te de un ma­tri­mo­nio de an­cia­nos

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - A. L. CONGOSTRIN­A,

Los Mos­sos d’Es­qua­dra in­ves­ti­gan la muer­te de un ma­tri­mo­nio de 83 años en el dis­tri­to de Sants de Bar­ce­lo­na. Los ca­dá­ve­res fue­ron des­cu­bier­tos ayer en el in­te­rior de su do­mi­ci­lio. Los agen­tes no des­car­tan nin­gu­na hi­pó­te­sis, y se­rá la au­top­sia la que de­ter­mi­ne las cau­sas de la muer­te. Sin em­bar­go, las prin­ci­pa­les lí­neas de in­ves­ti­ga­ción de los agen­tes de la Po­li­cía de la Ge­ne­ra­li­tat se cen­tran en que se tra­te de un sui­ci­dio pac­ta­do o de un nuevo ca­so de vio­len­cia de gé­ne­ro y pos­te­rior sui­ci­dio del su­pues­to agre­sor. Los ve­ci­nos del ma­tri­mo­nio ase­gu­ra­ban ayer que la mu­jer lle­va­ba me­ses en­fer­ma de de­pre­sión y el ma­ri­do era el que la cui­da­ba.

Los ve­ci­nos del nú­me­ro 34 de la ca­lle Mos­sèn Ama­deu Oller de Bar­ce­lo­na lle­va­ban días no­tan­do un in­ten­so olor pro­ce­den­te del 6º 2ª. Lle­va­ban mu­chos días sin en­con­trar­se en la es­ca­le­ra con el ma­tri­mo­nio. Aler­ta­ron a la Guar­dia Ur­ba­na de la ca­pi­tal ca­ta­la­na, y el sá­ba­do a las 23.55, el hi­jo de los an­cia­nos, acom­pa­ña­do por una pa­re­ja de la po­li­cía mu­ni­ci­pal, ac­ce­dió al in­mue­ble y en­con­tró los ca­dá­ve­res de sus pa­dres. Al des­cu­brir los cuer­pos, los Mos­sos d’Es­qua­dra se hi­cie­ron car­go de la in­ves­ti­ga­ción.

He­ri­das de ar­ma blan­ca

El pi­so, has­ta que no en­tró el hi­jo de las víc­ti­mas con los agen­tes, es­ta­ba ce­rra­do con lla­ve. La puer­ta no es­ta­ba for­za­da y la mu­jer se en­con­tra­ba sen­ta­da en una bu­ta­ca mien­tras que su ma­ri­do es­ta­ba es­ti­ra­do en el sue­lo. Ha­bía dos char­cos de san­gre y era evi­den­te que los cuer­pos lle­va­ban días en des­com­po­si­ción. El mé­di­co fo­ren­se com­pro­bó que el fa­lle­ci­do te­nía va­rios cor­tes en la par­te de­lan­te­ra del tron­co y la mu­jer dos cor­tes en el tó­rax. Pa­ra am­bos se uti­li­zó un ar­ma blan­ca. El juez de­cre­tó el se­cre­to de su­ma­rio y los agen­tes de los Mos­sos d’Es­qua­dra man­tie­nen abier­tas to­das las hi­pó­te­sis.

Los ve­ci­nos del ma­tri­mo­nio de an­cia­nos se mos­tra­ron ayer cons­ter­na­dos por el su­ce­so. Una ve­ci­na, en de­cla­ra­cio­nes a la agen­cia Efe, ase­gu­ró: “Ha­ce mu­cho tiem­po que no los veía por aquí. La úl­ti­ma vez que ha­blé con el ma­ri­do me di­jo que la mu­jer, que su­fría una de­pre­sión, no aca­ba­ba de re­po­ner­se y que él se sen­tía im­po­ten­te por no po­der ayu­dar­la”. En la mis­ma lí­nea, otra co­men­tó: “La se­ño­ra Pie­dad, es­ta­ba en­fer­ma, con de­pre­sión y él tam­bién, que la cui­da­ba”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.