La Ca­sa Blan­ca del sur

Do­nald Trump com­pró la man­sión en Palm Beach en 1985. Hoy es un club de golf, su re­ti­ro va­ca­cio­nal en Flo­ri­da y el ne­go­cio que ci­ta co­mo ejem­plo de su éxi­to

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - AN­TO­NIA LABORDE,

Mar­jo­rie Me­rri­weat­her Post, quien un día fue la mu­jer más ri­ca de Es­ta­dos Uni­dos, es­cri­bió al­re­de­dor de la dé­ca­da de los se­sen­ta un do­cu­men­to ti­tu­la­do Pro­pues­ta ori­gi­nal pa­ra la co­lo­ca­ción de Mar-a-La­go. La he­re­de­ra del im­pe­rio de los ce­rea­les en­va­sa­dos Post Con­su­mer Brands y fun­da­do­ra de Ge­ne­ral Foods con­tem­pla­ba dos op­cio­nes pa­ra la man­sión que ha­bía eri­gi­do en una es­tra­té­gi­ca pun­ta de Palm Beach, ubi­ca­da en­tre el océano Atlán­ti­co y el la­go Worth: do­nar­la al Es­ta­do de Flo­ri­da pa­ra que la con­vir­tie­ra en un cen­tro de aca­dé­mi­cos de re­nom­bre o en­tre­gár­se­la al Go­bierno fe­de­ral pa­ra que los pre­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses la uti­li­za­ran co­mo re­si­den­cia de des­can­so. La Ca­sa Blan­ca de in­vierno, la bau­ti­zó en los es­cri­tos que con­ser­va la Bi­blio­te­ca de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan. Me­dio si­glo des­pués, Do­nald Trump ha lo­gra­do al­go si­mi­lar a lo que deseó la mul­ti­mi­llo­na­ria.

Mar-a-La­go era al­go muy es­pe­cial. Post (1887-1973) in­vir­tió en la dé­ca­da de los años vein­te una su­ma que hoy en día su­pe­raría los 90 mi­llo­nes de eu­ros. El ar­qui­tec­to Ma­rion Sims Wyeth di­se­ñó una ca­sa de 58 ha­bi­ta­cio­nes y 33 ba­ños so­bre pie­dra ita­lia­na, con 36.000 azu­le­jos es­pa­ño­les y ta­pi­ces fla­men­cos del si­glo XVI, un te­cho la­mi­na­do en oro y un sue­lo de már­mol en blan­co y ne­gro ex­traí­do de un an­ti­guo cas­ti­llo cu­bano. La ma­jes­tuo­sa cons­truc­ción fue tes­ti­gos de los bai­les y las ce­nas be­né­fi­cas más gla­mu­ro­sos de la ex­clu­si­va is­la. Post, re­co­no­ci­da por su ri­que­za y por su ge­ne­ro­si­dad, re­ci­bió allí a ni­ños des­fa­vo­re­ci­dos y en 1944 con­vir­tió la re­si­den­cia en un cen­tro de te­ra­pia ocu­pa­cio­nal pa­ra los ve­te­ra­nos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. A fi­nes de los se­sen­ta la man­sión se ca­ta­lo­gó co­mo Hi­to His­tó­ri­co Na­cio­nal.

En 1972, el en­ton­ces pre­si­den­te, Ri­chard Ni­xon, fir­mó un pro­yec­to de ley en el que acep­ta­ba el re­ga­lo de Post, en­ton­ces de 85 años. La man­sión se con­ver­ti­ría en la Ca­sa Blan­ca de in­vierno cuan­do la fi­lán­tro­pa y em­pre­sa­ria mu­rie­ra. Al año si­guien­te, Post fa­lle­ció y, con ella, par­te de la ma­qui­na­ria que man­te­nía vi­va la lu­jo­sa re­si­den­cia. A pe­sar de que ha­bía de­ja­do un fon­do de 200.000 dó­la­res anua­les pa­ra el man­te­ni­mien­to de la ca­sa, el Go­bierno vio im­po­si­ble ha­cer­se car­go y de­vol­vió la he­ren­cia a la Fun­da­ción Post. Los mis­mos mo­ti­vos que ale­gó el Ins­ti­tu­to Smith­so­nian pa­ra ha­cer lo pro­pio con la re­si­den­cia de Was­hing­ton que les ha­bía de­ja­do Post. Su com­ple­jo de ca­ba­ñas en Camp To­prid­ge, do­na­do al Es­ta­do de Nue­va York, fue ven­di­do en su ma­yor par­te a ma­nos pri­va­das.

Cuan­do Mar-a-La­go sa­lió al mer­ca­do en los años ochen­ta del pa­sa­do si­glo, apa­re­ció Do­nald Trump. En el li­bro Trump: The Art of the Deal se afir­ma que el mag­na­te ofre­ció 15 mi­llo­nes de dó­la­res por la man­sión. Pe­ro es­ta in­for­ma­ción fue des­men­ti­da por miem­bros de la jun­ta directiva

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.