El hom­bre fuer­te de Ar­ge­lia pi­de que ha­ya elec­cio­nes “en unas se­ma­nas”

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - AFP,

El ge­ne­ral Gaid Sa­lah, hom­bre fuer­te de Ar­ge­lia, rom­pió ayer su si­len­cio pa­ra pe­dir que se ace­le­ren los pre­pa­ra­ti­vos de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de las que sal­drá el su­ce­sor de Ab­de­la­ziz Bu­te­fli­ka, que di­mi­tió el 2 de abril for­za­do por un mo­vi­mien­to po­pu­lar con­tra­rio a su re­elec­ción y, por ex­ten­sión, al an­ti­guo ré­gi­men que re­pre­sen­ta. Sa­lah des­car­tó “cualquier fa­se de tran­si­ción”, co­mo pi­de el Hi­rak, nom­bre que re­ci­be el mo­vi­mien­to de pro­tes­ta.

El ge­ne­ral Sa­lah, je­fe del Es­ta­do Ma­yor del Ejér­ci­to ar­ge­lino, acon­se­jó ace­le­rar el pro­ce­so elec­to­ral “en las pró­xi­mas se­ma­nas”. Tras la anu­la­ción, por fal­ta de can­di­da­tos, de las pre­si­den­cia­les pre­vis­tas el 4 de ju­lio, el pre­si­den­te in­te­ri­no, Ab­del­ka­der Ben­sa­lá, cu­yo man­da­to ex­pi­ró po­co des­pués, es­ta­ble­ció la de­no­mi­na­da “ins­tan­cia na­cio­nal de diá­lo­go”, en­car­ga­da de desa­rro­llar con­sul­tas so­bre las mo­da­li­da­des del nue­vo es­cru­ti­nio, y ga­ran­ti­zar que sea li­bre y equi­ta­ti­vo.

Pe­ro es­ta ins­tan­cia, du­ra­men­te cri­ti­ca­da des­de su crea­ción, no ha lo­gra­do con­ven­cer de su le­gi­ti­mi­dad al Hi­rak, que con­si­de­ra que las elec­cio­nes no tie­nen otro ob­je­ti­vo que el man­te­ni­mien­to del “sis­te­ma” en el po­der, al que acu­san de re­pe­ti­dos frau­des ba­jo la pre­si­den­cia de Bu­te­fli­ka (1999-2002). El Hi­rak na­ció el 22 de fe­bre­ro y re­cla­ma, con las ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras que se ce­le­bran ca­da vier­nes des­de en­ton­ces, el des­man­te­la­mien­to y la sa­li­da del po­der de los an­ti­guos fie­les del pre­si­den­te Bu­te­fli­ka.

“La ló­gi­ca im­po­ne que la pre­pa­ra­ción de es­tas elec­cio­nes [pre­si­den­cia­les] co­mien­ce en las pró­xi­mas se­ma­nas”, de­cla­ró ayer Sa­lah, se­gún el tex­to de una alo­cu­ción pu­bli­ca­da en la pá­gi­na web del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa.

Por eso, in­sis­tió el ge­ne­ral, “es im­pe­ra­ti­vo ace­le­rar el pro­ce­so de es­ta­ble­ci­mien­to de la ins­tan­cia na­cio­nal in­de­pen­dien­te”, en­car­ga­da de la or­ga­ni­za­ción y la su­per­vi­sión de los co­mi­cios, aña­dió.

“La or­ga­ni­za­ción de unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les trans­pa­ren­tes en el pla­zo más bre­ve po­si­ble” per­mi­ti­rá “evi­tar to­das las fa­ses de tran­si­ción, cu­yas con­se­cuen­cias son pe­li­gro­sas”, sub­ra­yó el mi­li­tar, en re­fe­ren­cia a otra de las prin­ci­pa­les de­man­das del Hi­rak. Sa­lah tam­bién de­nun­ció “las vo­ces hi­pó­cri­tas y ma­lin­ten­cio­na­das” de cuan­tos pre­ten­den “obs­ta­cu­li­zar el tra­ba­jo de la ins­tan­cia na­cio­nal”. So­lo al­gu­nos par­ti­dos pró­xi­mos al po­der o que

per­te­ne­cen a la opo­si­ción ins­ti­tu­cio­nal han acep­ta­do por el mo­men­to re­unir­se con la ins­tan­cia de diá­lo­go, que no ha lo­gra­do con­ven­cer al res­to de la opo­si­ción, los prin­ci­pa­les ac­to­res de la so­cie­dad ci­vil o las fi­gu­ras del Hi­rak.

Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras del ve­rano y las va­ca­cio­nes es­co­la­res han mer­ma­do la par­ti­ci­pa­ción en las gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes de los vier­nes, por lo que sep­tiem­bre cons­ti­tui­rá una prue­ba pa­ra ca­li­brar el es­ta­do real de la mo­vi­li­za­ción.

La sa­li­da a la cri­sis si­gue es­tan­do en pun­to muer­to pe­se a la lar­ga lis­ta de an­ti­guos mi­nis­tros y ex al­tos car­gos de­te­ni­dos des­de que Bu­te­fli­ka de­jó el po­der. En­tre ellos fi­gu­ran su her­mano Said; el ge­ne­ral en la re­ser­va Moha­med Me­die­ne, alias Tu­fik, je­fe de los ser­vi­cios secretos du­ran­te un cuar­to de si­glo, y su sus­ti­tu­to, el ge­ne­ral At­mán Tar­tag, alias Ba­chir. Tam­bién con­ti­núan en pri­sión los cua­tro her­ma­nos Ku­ni­nef, em­pre­sa­rios li­ga­dos a Said Bu­te­fli­ka; el cons­truc­tor Ali Had­dad, ami­go del ex­pre­si­den­te, y el em­pre­sa­rio Is­sad Re­brab, bien vis­to des­de cier­tos sec­to­res de la opo­si­ción.

El ge­ne­ral Ah­med Gaid Sa­lah, de 79 años, es el blan­co in­dis­cu­ti­do de las prin­ci­pa­les crí­ti­cas de la so­cie­dad ci­vil. Le acu­san de trai­cio­nar la vo­lun­tad de­mo­crá­ti­ca del pue­blo y de uti­li­zar la justicia mi­li­tar co­mo un ar­ma pa­ra ajus­tar cuen­tas per­so­na­les con­tra cla­nes ri­va­les de po­der.

El ge­ne­ral ar­ge­lino Ah­med Gaid Sa­lah.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.