Es­ta­bi­li­dad en RTVE

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El pro­lon­ga­do blo­queo po­lí­ti­co ha con­ge­la­do al­gu­nas de las re­for­mas ur­gen­tes em­pren­di­das en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra. La de la ra­dio y la te­le­vi­sión pú­bli­ca es una de ellas. Los gru­pos par­la­men­ta­rios mo­di­fi­ca­ron ha­ce más de un año una ley pa­ra ele­gir un nue­vo con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de RTVE, que de­vol­vie­ra la cre­di­bi­li­dad y el plu­ra­lis­mo a un me­dio pú­bli­co cu­yo fun­cio­na­mien­to ha es­ta­do las­tra­do por la per­ma­nen­te uti­li­za­ción par­ti­dis­ta que hi­zo el PP du­ran­te sus años de Go­bierno. Pe­ro la in­ca­pa­ci­dad de las dis­tin­tas for­ma­cio­nes de lle­gar a un acuer­do abo­có al nom­bra­mien­to de una ad­mi­nis­tra­do­ra pro­vi­sio­nal úni­ca, ta­rea en­co­men­da­da a la pe­rio­dis­ta Ro­sa Ma­ría Ma­teo. Es­te

car­go in­te­ri­no, pen­sa­do pa­ra dos o tres me­ses, ha su­pe­ra­do ya el año, y en el ho­ri­zon­te no se pre­vé una de­sig­na­ción de los ór­ga­nos de go­bierno de la cor­po­ra­ción.

Du­ran­te es­te tiem­po de pro­vi­sio­na­li­dad, Ma­teo es­tá desem­pe­ñan­do un tra­ba­jo sol­ven­te y con cri­te­rio. RTVE ha me­jo­ra­do en as­pec­tos sus­tan­cia­les. Se han ami­no­ra­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va las de­nun­cias —in­ter­nas y ex­ter­nas— de ma­ni­pu­la­ción in­for­ma­ti­va y am­plia­do las vo­ces que par­ti­ci­pan en los pro­gra­mas de ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca, se han eli­mi­na­do de la pa­rri­lla es­pa­cios in­com­pa­ti­bles con una te­le­vi­sión pú­bli­ca y se ha avan­za­do en la in­cor­po­ra­ción de más mu­je­res en pues­tos di­rec­ti­vos. Son pro­gre­sos no­ta­bles que cho­can con una si­tua­ción de pre­ca­rie­dad ins­ti­tu­cio­nal. El con­cur­so pú­bli­co con­vo­ca­do pa­ra ele­gir un nue­vo con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción es­tá va­ra­do en el Con­gre­so, y so­bre su desa­rro­llo pe­san una trein­te­na de re­cur­sos. Las pro­ba­bi­li­da­des de que es­ta fór­mu­la de elec­ción, iné­di­ta en la cor­po­ra­ción es­ta­tal, lle­gue a su tér­mino se an­to­jan in­cier­tas.

Pe­ro hay as­pec­tos en los que RTVE no ha avan­za­do. Con un pre­su­pues­to con­ge­la­do des­de ha­ce va­rios ejer­ci­cios, su si­tua­ción fi­nan­cie­ra al­can­za sín­to­mas preo­cu­pan­tes. Ca­re­ce de re­cur­sos pa­ra abor­dar pro­duc­cio­nes de ele­va­do cos­te, un fac­tor que im­pac­ta ne­ga­ti­va­men­te en la au­dien­cia, y ne­ce­si­ta una sub­ven­ción adi­cio­nal pa­ra ad­qui­rir los de­re­chos de emi­sión de los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio 2020, sín­to­ma de la as­fi­xia eco­nó­mi­ca. Re­mon­tar es­ta si­tua­ción re­quie­re do­tar a la cor­po­ra­ción de una fi­nan­cia­ción es­ta­ble y su­fi­cien­te pa­ra desem­pe­ñar su la­bor de ser­vi­cio pú­bli­co. La ley ins­ta a la te­le­vi­sión es­ta­tal a con­ci­liar la ren­ta­bi­li­dad so­cial con la ne­ce­si­dad de ac­ce­der a la ma­yor au­dien­cia po­si­ble man­te­nien­do los fi­nes edu­ca­ti­vos, so­cia­les e in­te­gra­do­res pro­pios de un ser­vi­cio au­dio­vi­sual de to­dos. Tam­bién re­co­no­ce su la­bor co­mo ins­tru­men­to de co­mu­ni­ca­ción, in­for­ma­ción y for­ma­ción de la opi­nión de los ciu­da­da­nos, y su con­tri­bu­ción a que la li­ber­tad y la igual­dad sean reales y efec­ti­vas. RTVE tiene en­co­men­da­da la pres­ta­ción de un ser­vi­cio re­le­van­te pa­ra la so­cie­dad, pe­ro pa­ra aco­me­ter es­ta mi­sión con ga­ran­tías es pre­ci­so el res­pal­do de los par­ti­dos, de­ma­sia­do acos­tum­bra­dos a uti­li­zar­la en su pro­ve­cho cuan­do es­tán en el Go­bierno y a usar­la co­mo ar­ma arro­ja­di­za des­de la opo­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.