Sán­chez Fer­lo­sio, pen­sar has­ta la raíz

El au­tor de ‘El Ja­ra­ma’ cons­tru­yó, con pa­cien­cia y eru­di­ción abru­ma­do­ra, la me­jor re­fle­xión in­te­lec­tual so­bre la psi­co­pa­to­lo­gía po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - JE­SÚS MO­TA

Po­cos pen­sa­do­res han lle­ga­do tan le­jos co­mo Ra­fael Sán­chez Fer­lo­sio en el aná­li­sis y de­nun­cia de la psi­co­pa­tía po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea. El re­co­no­ci­mien­to uná­ni­me de las ex­ce­len­cias de El Ja­ra­ma o Al­fan­huí es­tá me­nos ex­ten­di­do a su obra en­sa­yís­ti­ca y se co­rre el ries­go cier­to de des­apro­ve­char su maes­tría en el pen­sar a con­tra­co­rrien­te, su eru­di­ción abru­ma­do­ra y el exa­men me­tó­di­co de los mo­dos de do­mi­na­ción, mu­chos de ellos ocul­tos tras los plie­gues del len­gua­je o de los dis­cur­sos com­pla­cien­tes de la cle­ri­ga­lla po­lí­ti­ca, sea lai­ca o sa­cer­do­tal­men­te or­de­na­da. Na­die po­drá de­cir que Ra­fael pre­fe­ría equi­vo­car­se con la ma­yo­ría an­tes que acer­tar en so­li­ta­rio, co­mo de­cía Key­nes que ac­tua­ban los eco­no­mis­tas pa­ra no ga­nar­se la ani­mad­ver­sión de sus co­le­gas. Ar­ma­do de una in­sa­cia­ble cu­rio­si­dad, de una eru­di­ción abru­ma­do­ra, de una pa­cien­cia re­fle­xi­va pro­ver­bial y de una cu­rio­si­dad inago­ta­ble, Fer­lo­sio des­me­nu­zó la reali­dad has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias. Esa reali­dad, po­lí­ti­ca y an­tro­po­ló­gi­ca ca­si, es­ta­ba con­te­ni­da unas ve­ces en el len­gua­je mis­mo (ejem­plo: cuan­do la fle­cha es­tá en el ar­co tiene que par­tir, don­de exa­mi­na la ten­den­cia de los me­dios a pre­va­le­cer so­bre los fi­nes); otras, en el aná­li­sis eru­di­to del pa­sa­do, co­mo sus co­men­ta­rios so­bre el con­de de Nie­bla y su fra­se ca­pi­tal “No los agüe­ros, los he­chos si­ga­mos”, y con mu­cha fre­cuen­cia en las no­ti­cias de los pe­rió­di­cos que es­cu­dri­ña­ba in­fa­ti­ga­ble ca­da jor­na­da; en to­do ca­so, le per­mi­tie­ron cons­truir, con el ins­tru­men­to de un es­ti­lo es­for­za­do y ca­si poé­ti­co, un pen­sa­mien­to a con­tra­co­rrien­te po­co co­mún en­tre los in­te­lec­tua­les de los úl­ti­mos 50 años.

Co­mo maes­tro del pen­sar has­ta la raíz, es po­si­ble re­la­cio­nar a Fer­lo­sio con la ta­rea crí­ti­ca de Fran­cis Ba­con y su de­nun­cia de los ído­los, fe­ti­ches o ba­rre­ras que, se­gún el pen­sa­dor bri­tá­ni­co, im­pi­den lle­gar al co­no­ci­mien­to. El tí­tu­lo fer­lo­siano por ex­ce­len­cia, Mien­tras no cam­bien los dio­ses, na­da ha cam­bia­do, re­ve­la su con­vic­ción de que las for­mas de do­mi­na­ción ideo­ló­gi­cas se en­quis­ta­ban en es­truc­tu­ras de pen­sa­mien­to teo­ló­gi­co, y vi­ce­ver­sa. Véa­se, por ejem­plo, su opi­nión so­bre los im­pe­ra­ti­vos que se im­po­nen en nom­bre de la his­to­ria: “His­to­ria uni­ver­sal’ no es más que el nom­bre, pre­sun­ta­men­te lai­co, con que la mo­der­ni­dad pre­ten­de ca­mu­flar su re­li­gio­so aca­ta­mien­to de la Su­ma Om­ni­po­ten­cia y Pre­po­ten­cia del vie­jo e ira­cun­do se­ñor del Si­naí, re­na­ci­do con nue­vo vi­gor y co­mo el Ave Fé­nix, en la uni­ver­sa­li­za­ción ac­tual del prin­ci­pio de do­mi­na­ción”. En su opi­nión, el pri­mer en­cuen­tro con el fe­ti­che de la His­to­ria Uni­ver­sal tiene lu­gar cuan­do el Im­pe­rio es­pa­ñol se en­cuen­tra con la ta­rea de jus­ti­fi­car su pa­pel en la his­to­ria. Y ese ger­men de to­ta­li­za­ción his­tó­ri­ca ex­pli­ca su aver­sión por “esas Yn­dias equi­vo­ca­das y mal­di­tas”.

Siem­pre su­gi­rió Fer­lo­sio una ten­sión irre­suel­ta en­tre la exis­ten­cia sin­gu­lar y un bien co­mún, en­ten­di­do co­mo una coar­ta­da pa­ra li­mi­tar la in­di­vi­dua­li­dad. En­tién­da­se que su ra­di­cal in­di­vi­dua­lis­mo na­da tiene que ver con el li­be­ra­lis­mo de quin­ca­lla que la de­re­cha, en Es­pa­ña o en la po­ten­cia im­pe­rial, uti­li­za hoy

co­mo coar­ta­da ideo­ló­gi­ca, ni tam­po­co con el re­sen­ti­mien­to pop­pe­riano ha­cia los me­ca­nis­mos de re­gu­la­ción so­cial; pro­ce­de del res­pe­to por la ca­pa­ci­dad crí­ti­ca y del re­cha­zo de to­dos los fe­ti­ches in­te­lec­tua­les so­cio­his­tó­ri­cos que im­po­nen con­di­cio­nes cas­tra­do­ras a la exis­ten­cia in­te­lec­tual. La li­ber­tad en bo­ca de las Es­pe­ran­zas Agui­rre, Mar­ga­rets That­cher o Al­berts Ri­ve­ra ha­bi­dos o por ha­ber es un frau­de. La li­ber­tad, co­mo bien sa­bían los in­ven­to­res de la de­mo­cra­cia, se ma­ni­fies­ta en el derecho a par­ti­ci­par en los ne­go­cios pú­bli­cos, mien­tras que en la pra­xis de la lla­ma­da de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va es­tá con­fi­na­da en un re­duc­to es­tre­cho, en cu­yo es­pa­cio se le re­co­no­ce al in­di­vi­duo el derecho a dis­fru­tar de su in­de­pen­den­cia pri­va­da. El mi­li­ta­ris­mo ram­pan­te mo­ti­vó pá­gi­nas de aná­li­sis don­de apa­re­cía con fre­cuen­cia la in­dig­na­ción. “Si­nies­tra e irra­cio­nal es cier­ta­men­te la ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca —pre­ci­só— pe­ro po­dría pa­sar por sen­sa­tez fren­te a la de­li­ran­te ra­cio­na­li­dad mi­li­ta­ris­ta”.

Pen­sar a con­tra­co­rrien­te con­du­ce a la in­co­mo­di­dad de de­cir en voz al­ta lo que se es­con­de por co­mo­di­dad o re­sen­ti­mien­to. Re­sul­ta cohe­ren­te pues, que al­gu­nos de sus ído­los o ra­cio­na­li­da­des en­quis­ta­das, que con más sa­ña com­ba­tió, fue­ron el re­li­gio­so y el de la iden­ti­dad. Lec­tor en­vi­cia­do del su­ple­men­to Al­fa y Ome­ga, eran muy di­ver­ti­dos sus co­men­ta­rios so­bre la dis­pa­ra­ta­da ló­gi­ca de los edi­to­ria­les ca­tó­li­cos a ma­cha­mar­ti­llo, so­bre la tai­ma­da con­duc­ta pú­bli­ca de Juan Pa­blo II y so­bre la fe co­mo per­ver­sión de la ra­zón. Las tram­pas de la iden­ti­dad na­cio­nal (esa “jer­ga de bo­rra­chos”, sea es­pa­ño­la o in­de­pen­den­tis­ta) es­tán des­mon­ta­das sin mi­se­ri­cor­dia en el Dis­cur­so de Ge­ro­na, que de­be­ría ser lec­tu­ra obli­ga­da pa­ra to­dos los es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria e in­clu­so adop­tar­se co­mo un tex­to bá­si­co en las fa­cul­ta­des hu­ma­nís­ti­cas. “La iden­ti­dad es jus­ta­men­te al­go que hay que tra­tar de no tener, co­mo un tu­mor ma­ligno”. La Es­pa­ña zar­zue­le­ra es­tá cons­trui­da so­bre el fe­ti­chis­mo de la iden­ti­dad, la fa­la­cia de la au­ten­ti­ci­dad, la exal­ta­ción re­tó­ri­ca y la “au­to­con­va­li­da­ción apo­lo­gé­ti­ca por iden­ti­fi­ca­ción con una his­to­ria y unos an­te­pa­sa­dos”. La mo­ral del pe­do, se­gún su pro­pia ex­pre­sión, que se com­pla­ce en la fe­ti­dez pro­pia mien­tras que ha­ce as­pa­vien­tos an­te la aje­na.

Qui­zá uno de sus aná­li­sis más es­cla­re­ci­dos y es­cla­re­ce­do­res es la de­nun­cia del fa­ri­seís­mo co­mo ba­sa­men­to del com­por­ta­mien­to po­lí­ti­co. Hi­po­cre­sía, en­tién­da­se bien, orien­ta­da a la ob­ten­ción de be­ne­fi­cios reales y ven­ta­jas de do­mi­na­ción. El fa­ri­seís­mo, en la re­fle­xión de Fer­lo­sio, con­sis­te en cons­truir la bon­dad pro­pia úni­ca y ex­clu­si­va­men­te so­bre la mal­dad aje­na. La con­cien­cia vir­tuo­sa se de­cla­ra “le­gí­ti­ma acree­do­ra que el pe­ca­do con­trae por su pe­ca­do”. Pa­ra el fa­ri­seo, la vir­tud es un ca­pi­tal acu­mu­la­do, una es­pe­cie de cré­di­to fis­cal, que pue­de ha­cer efec­ti­vo fren­te a otros a vo­lun­tad. Es­ta con­duc­ta be­lla­ca (un ad­je­ti­vo que so­lía usar con pro­pie­dad), am­plia­men­te ex­ten­di­da, ex­pli­ca mu­chos de los com­por­ta­mien­tos po­lí­ti­cos y de­be­ría ser te­ni­do muy en cuen­ta por quien ten­ga la ca­ri­dad y el buen sen­ti­do de ex­pli­car un día la in­ca­pa­ci­dad de los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les pa­ra cum­plir con sus fun­cio­nes de diag­no­sis, pac­to y re­so­lu­ción de pro­ble­mas cí­vi­cos. El fa­ri­seís­mo ex­pli­ca, en­tre otras co­sas, el es­to­ma­gan­te re­cur­so a “la dig­ni­dad de las víc­ti­mas” co­mo gra­ne­ro de vo­tos de la de­re­cha es­pa­ño­la y co­mo ele­men­to cas­tra­dor de la con­vi­ven­cia.

La des­truc­ción de los ído­los y de los gru­mos del pen­sar no hu­bie­ra si­do po­si­ble sin un es­ti­lo de pe­rio­dos lar­gos, pen­sa­do pa­ra “no de­jar ca­bos suel­tos”, apo­ya­do en un co­no­ci­mien­to abru­ma­dor de ca­da asun­to des­me­nu­za­do, que aca­ba por cons­ti­tuir­se en ob­je­to mis­mo de la re­fle­xión. Re­co­rría ca­da mean­dro del río con­cep­tual, re­mon­ta­ba ca­da afluen­te ar­gu­men­tal y ex­plo­ra­ba me­tó­di­ca­men­te ca­da an­frac­tuo­si­dad idio­má­ti­ca. Des­pués, sal­ta­ba a otro cur­so flu­vial inex­plo­ra­do y ago­ta­ba de nue­vo la in­ves­ti­ga­ción cen­tí­me­tro a cen­tí­me­tro. Bien po­dría de­cir­se que su re­cha­zo a Or­te­ga y Gas­set (a los or­te­ga­jos) pro­ce­día de la ten­den­cia or­te­guia­na a re­su­mir en el oro­pel lin­güís­ti­co (he aquí un ejem­plo: poe­sía es el ál­ge­bra su­pe­rior de las me­tá­fo­ras) lo que de­be­ría ser ana­li­za­do con es­fuer­zo y de­di­ca­ción.

El ger­men de to­ta­li­za­ción his­tó­ri­ca ex­pli­ca su aver­sión por “esas Yn­dias equi­vo­ca­das y mal­di­tas”

La Es­pa­ña zar­zue­le­ra es­tá cons­trui­da so­bre el fe­ti­chis­mo de la iden­ti­dad y la exal­ta­ción re­tó­ri­ca

EN­RI­QUE FLO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.