Una doc­to­ra, juz­ga­da por ase­si­na­to por la eu­ta­na­sia de una mu­jer con alz­héi­mer

La Fis­ca­lía ho­lan­de­sa lle­va por pri­me­ra vez a jui­cio a una mé­di­ca, aun­que re­co­no­ce “la fal­ta de cla­ri­dad de la ley”. La en­fer­ma ex­pre­só su de­seo cuan­do es­ta­ba lú­ci­da

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - ISA­BEL FE­RRER, Ac­tos mé­di­cos an­te la muer­te

La Fis­ca­lía ho­lan­de­sa pi­dió ayer a los jue­ces de La Ha­ya una sen­ten­cia “por ase­si­na­to, pe­ro sin que ha­ya con­de­na aña­di­da da­da la fal­ta de cla­ri­dad de la ley”, con­tra una ge­ria­tra por prac­ti­car en 2016 la eu­ta­na­sia a una mu­jer de 74 años, aque­ja­da de alz­héi­mer. Es el pri­mer jui­cio de su cla­se en el país —el pri­me­ro del mun­do en apro­bar es­ta prác­ti­ca—, des­de la en­tra­da en vi­gor de la ley que re­gu­la la eu­ta­na­sia, en 2002, y se es­pe­ra que la sen­ten­cia cla­ri­fi­que los lí­mi­tes de la res­pon­sa­bi­li­dad mé­di­ca an­te ca­sos de de­men­cia. La pa­cien­te fa­lle­ci­da pi­dió en 2012 por es­cri­to ayu­da pa­ra mo­rir si pa­de­cía de­men­cia, pe­ro más ade­lan­te afir­mó “quie­ro la eu­ta­na­sia, pe­ro ahora no”. Aun­que los fis­ca­les han sub­ra­ya­do las bue­nas in­ten­cio­nes de la es­pe­cia­lis­ta, sos­tie­nen que “an­te la du­da, de­bió ha­ber ha­bla­do de for­ma más ex­plí­ci­ta con la en­fer­ma an­tes de pro­ce­der”. En ca­sos de ma­la pra­xis, la nor­ma fi­ja penas de has­ta 12 años de cár­cel.

“La pa­cien­te de­cía que que­ría la eu­ta­na­sia y que no la desea­ba. Am­bas co­sas a la vez, al­go fre­cuen­te en ca­sos de de­men­cia”, di­jo du­ran­te la vis­ta, que du­ra­rá dos días, Cat­ha­ri­na A., su ge­ria­tra, ju­bi­la­da y de 68 años. “Te­nía alz­héi­mer, y [con esa en­fer­me­dad] se pier­de la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va y se al­te­ra la me­mo­ria. Ha­blé con ella en tres oca­sio­nes de su de­seo de mo­rir”, aña­dió.

Los fis­ca­les sub­ra­ya­ron que se­guir ade­lan­te con la eu­ta­na­sia en esas con­di­cio­nes, “es com­pren­si­ble, pe­ro no una ex­cu­sa; de­bió ha­ber­se fre­na­do pa­ra no pi­sar un te­rreno pe­li­gro­so”. “Su im­pre­ci­sión ema­nó de la inexac­ti­tud de la ley. Lo mis­mo le ocu­rrió a la Clí­ni­ca pa­ra Mo­rir [ser­vi­cio am­bu­la­to­rio es­pe­cia­li­za­do en eu­ta­na­sia] y a dos com­pa­ñe­ros con­sul­ta­dos por la ge­ria­tra. Tam­po­co vie­ron cla­ro que de­bie­ra ha­blar­se de nue­vo con la en­fer­ma”, con­clu­yen. Sin em­bar­go, “im­po­ner una con­de­na a es­ta mé­di­ca, que ac­tuó con ho­nor y en con­cien­cia, da­ría una se­ñal erró­nea: uno de los pi­la­res de la ley de eu­ta­na­sia es que los fa­cul­ta­ti­vos se sien­tan li­bres de re­mi­tir su prác­ti­ca a las ins­tan­cias per­ti­nen­tes”.

La ley ho­lan­de­sa so­lo per­mi­te la eu­ta­na­sia a pe­ti­ción del pa­cien­te. Debe es­tar lú­ci­do, so­li­ci­tar­la de for­ma reite­ra­da, su­frir un do­lor in­so­por­ta­ble y tener una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble. Una de­cla­ra­ción es­cri­ta pue­de sus­ti­tuir la oral si el afec­ta­do ya no pue­de ex­pre­sar­se, y el mé­di­co debe ase­gu­rar­se de que cum­ple to­dos los re­qui­si­tos. Tam­bién es­tá obli­ga­do a con­sul­tar con otro co­le­ga. “La ma­yo­ría de la gen­te que la pi­de tiene cán­cer u otra en­fer­me­dad fí­si­ca en fa­se ter­mi­nal. Los pa­cien­tes con una do­len­cia men­tal se­ve­ra pue­den pe­dir­la, y el mé­di­co debe com­pro­bar que no se tra­ta del efec­to de una de­pre­sión. Con la de­men­cia, en su fa­se ini­cial, el en­fer­mo pue­de so­li­ci­tar­la y ex­pli­car que su do­lor es in­su­pe­ra­ble. Cuan­do ya es­tá avan­za­da, un es­cri­to per­so­nal pue­de sus­ti­tuir la pe­ti­ción di­rec­ta, pe­ro es im­por­tan­te que el pro­ta­go­nis­ta ha­ble de for­ma re­gu­lar de ello con el mé­di­co”, in­di­ca Rijk­so­ver­heid, la web del Go­bierno ho­lan­dés pa­ra dar a co­no­cer las le­yes.

El tes­ta­men­to vi­tal de la pa­cien­te otor­ga­ba al es­po­so el po­der de de­ci­sión so­bre sus cui­da­dos, y en su au­sen­cia, a su hi­ja, que defiende a la mé­di­ca: “Li­be­ró a mi ma­dre de la cár­cel psí­qui­ca que la en­ce­rra­ba”. Pa­ra la Fis­ca­lía, “es­te ca­so afec­ta a to­da la so­cie­dad ho­lan­de­sa,

Es el ac­to de pro­vo­car in­ten­cio­na­da­men­te la muer­te de una per­so­na que pa­de­ce una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble pa­ra evi­tar su su­fri­mien­to me­dian­te la ad­mi­nis­tra­ción de fár­ma­cos por per­so­nal sa­ni­ta­rio.

En es­te ca­so, es el pro­pio pa­cien­te el que se ad­mi­nis­tra los fár­ma­cos. Es­tos han si­do pre­pa­ra­dos por una ter­ce­ra per­so­na, ha­bi­tual­men­te tam­bién per­so­nal sa­ni­ta­rio.

Es la ad­mi­nis­tra­ción de fár­ma­cos que mi­ti­gan el su­fri­mien­to de una per­so­na cu­ya muer­te es in­mi­nen­te.

for­ma reite­ra­da, con lu­ci­dez y se­gu­ri­dad por­que pa­de­ce un su­fri­mien­to in­so­por­ta­ble. El fa­cul­ta­ti­vo debe con­sul­tar con otro co­le­ga an­tes de pro­ce­der. En es­tos mo­men­tos, hay le­yes que con­tem­plan la eu­ta­na­sia o el sui­ci­dio asis­ti­do tam­bién en Bél­gi­ca; Ca­na­dá; Sui­za (que ad­mi­te a ex­tran­je­ros); Co­lom­bia; Ca­li­for­nia, Ore­gón, Mon­ta­na, Ver­mont y Was­hing­ton (Es­ta­dos Uni­dos) y Vic­to­ria (Aus­tra­lia). En Es­pa­ña, la tra­mi­ta­ción en el Con­gre­so de una ley que re­gu­le la eu­ta­na­sia que­dó in­te­rrum­pi­da por la con­vo­ca­to­ria de las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. que no ha­bla con una so­la voz”. En­tre otros ejem­plos, ci­tó la no­ta pu­bli­ca­da en 2017 por 220 mé­di­cos en con­tra de apli­car la eu­ta­na­sia a pa­cien­tes de de­men­cia. “La es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ró que bas­ta­ba la de­cla­ra­ción es­cri­ta fir­ma­da an­tes de la en­fer­me­dad. Pe­ro no to­do el mun­do lo cree así. ¿Debe un mé­di­co com­pro­bar de nue­vo si al­guien quie­re mo­rir, in­clu­so si ya no pue­de ex­pre­sar­se?”, cues­tio­nan los fis­ca­les. Pa­ra ellos, la pre­gun­ta cla­ve es do­ble: “¿Pue­de al­guien en pleno uso de sus fa­cul­ta­des de­ci­dir so­bre su pro­pio yo fu­tu­ro, que po­dría tener de­men­cia? ¿Debe un de­men­te ser pro­te­gi­do con­tra una de­ci­sión tomada an­tes en su vi­da?”.

“No quie­ro ser in­ter­na­da”

La ley exi­ge que el pa­cien­te re­pi­ta, in­clu­so si ha fir­ma­do un tes­ta­men­to vi­tal, la pe­ti­ción de eu­ta­na­sia. “Pe­ro ahí ra­di­ca el pro­ble­ma: con la de­men­cia no siem­pre es po­si­ble”, ad­mi­te la Fis­ca­lía. Se­gún Jaap Sij­mons, es­pe­cia­lis­ta en derecho de la Sa­lud, de la Uni­ver­si­dad de Utrecht, “es­te ca­so apor­ta­rá cla­ri­dad, por­que la nor­ma exi­ge una pe­ti­ción lú­ci­da del pa­cien­te y con la de­men­cia has so­bre­pa­sa­do ya di­cho es­ta­dio”.

La eu­ta­na­sia juz­ga­da se prac­ti­có en el ho­gar de an­cia­nos, en pre­sen­cia del ma­ri­do y la hi­ja de am­bos. Nin­guno di­jo a la pa­cien­te lo que ocu­rría. Tam­po­co le ad­vir­tie­ron de que ha­bía un cal­man­te mez­cla­do en el ca­fé que to­mó an­tes de la in­yec­ción que pon­dría fin a su vi­da. Mien­tras se la po­nían, re­co­bró un mo­men­to la cons­cien­cia, y co­mo se agi­tó, la fa­mi­lia tu­vo que su­je­tar­la pa­ra que la ge­ria­tra pu­die­ra con­ti­nuar.

La mu­jer su­po que pa­de­cía alz­héi­mer con 70 años. En ese mo­men­to, de­jó por es­cri­to su vo­lun­tad de “uti­li­zar el derecho le­gal a la eu­ta­na­sia cuan­do ya no pue­da es­tar en ca­sa, con mi es­po­so; no quie­ro ser in­ter­na­da en un cen­tro pa­ra an­cia­nos de­men­tes”, de­cía. Lue­go ex­pli­có el mo­ti­vo de su de­ci­sión: “Mi ma­dre per­ma­ne­ció 12 años en un lu­gar así, has­ta su muer­te, al­go que me trau­ma­ti­zó, y no quie­ro pa­sar por ello”, se­gún pu­bli­ca la pren­sa lo­cal. A me­di­da que la de­men­cia avan­za­ba, le de­cía a su ma­ri­do que desea­ba mo­rir, “pe­ro ahora no”. Cuan­do él ya no pu­do cui­dar­la más, fue in­ter­na­da en una ins­ti­tu­ción, justo lo que ella di­jo que no desea­ba. Allí, los es­pe­cia­lis­tas asu­mie­ron que su de­cla­ra­ción pi­dien­do la eu­ta­na­sia bas­ta­ba pa­ra apli­car­la, por­que, en su opi­nión, la si­tua­ción de la pa­cien­te era de­ses­pe­ra­da y su su­fri­mien­to no te­nía me­jo­ra. La se­gun­da opi­nión mé­di­ca obli­ga­da por las le­yes con­fir­mó el pri­mer diag­nós­ti­co.

Tan­to el co­le­gio ho­lan­dés de mé­di­cos co­mo la Aso­cia­ción de Es­pe­cia­lis­tas en Ge­ria­tría es­pe­ran que el ca­so apor­te luz a un asun­to con ra­mi­fi­ca­cio­nes ju­rí­di­cas y éti­cas. El jui­cio ha re­sal­ta­do ade­más la ne­ce­si­dad de re­vi­sar los tes­ta­men­tos vi­ta­les. Se­gún un es­tu­dio del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Áms­ter­dam de 2018, me­nos de la mi­tad de los fir­man­tes [de un son­deo a 4.000 per­so­nas] re­pa­sa con su mé­di­co, a me­di­da que avan­za el tiem­po, la vo­lun­tad allí ex­pre­sa­da en su mo­men­to. En con­se­cuen­cia, el es­cri­to pue­de per­der su vi­gen­cia y com­pro­me­ter la prác­ti­ca de la eu­ta­na­sia.

/ ALEKS FURTULA (AP)

El tri­bu­nal que pre­si­de el jui­cio con­tra la ge­ria­tra, ayer en La Ha­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.