El in­fierno pa­ra es­ca­par de una lis­ta de mo­ro­sos

Un tri­bu­nal con­de­na por da­ño mo­ral a Fran­ce Te­le­com, que de­be­rá in­dem­ni­zar con 7.000 eu­ros a una an­ti­gua clien­ta

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - ELI­SA LOIS,

En­tró en el lis­ta­do por una fac­tu­ra pen­dien­te de 84,70 eu­ros

Una fac­tu­ra de 84,70 eu­ros de una com­pa­ñía te­le­fó­ni­ca se con­vir­tió pa­ra Noe­lia C., una au­xi­liar ad­mi­nis­tra­ti­va de Vigo, en una ex­pe­rien­cia in­fer­nal du­ran­te cua­tro años y me­dio, el tiem­po que per­ma­ne­ció atra­pa­da en el fi­che­ro de mo­ro­sos As­nef-Equi­fax. La mu­jer aca­bó pa­gan­do la in­fla­da deu­da por in­cum­plir por so­lo cua­tro días un com­pro­mi­so de per­ma­nen­cia con la ope­ra­do­ra a la que ter­mi­nó de­nun­cian­do. Ahora Fran­ce Te­le­com (Oran­ge) ha te­ni­do que in­dem­ni­zar a la mu­jer con 7.000 eu­ros por in­tro­mi­sión ile­gí­mi­ti­ma en su ho­nor y en­car­gar­se del pa­go de las cos­tas del jui­cio des­pués de que dos tri­bu­na­les le ha­yan dado la ra­zón.

La Au­dien­cia Pro­vin­cial de Pon­te­ve­dra re­pro­cha en una sen­ten­cia dic­ta­da en ma­yo de es­te año el pro­ce­der de la com­pa­ñía te­le­fó­ni­ca e in­ci­de en el da­ño mo­ral cau­sa­do al clien­te. “Ese cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias ge­ne­ra­ron la na­tu­ral y se­ria preo­cu­pa­ción, zo­zo­bra y ver­güen­za de Noe­lia, y la ló­gi­ca per­di­da de sol­ven­cia an­te las en­ti­da­des de cré­di­to que efec­tua­ron las opor­tu­nas con­sul­tas, pa­ra aca­bar di­fi­cul­tan­do ile­gí­ti­ma­men­te que se le abrie­ran lí­neas de cré­di­to”, se­ña­la el au­to.

“La vi­da me ha cam­bia­do”, afir­ma Noe­lia, re­ti­cen­te a con­tar su ca­so en pú­bli­co y pre­fie­re no apor­tar su ape­lli­do. “Lo ha­go por­que sé que hay mi­les de per­so­nas pa­san­do por la mis­ma si­tua­ción y quie­ro ani­mar­las a que de­nun­cien”, co­men­ta. “Es­tu­ve con es­ta pe­sa­di­lla des­de 2012, no de­ja­ban de aco­sar­me con lla­ma­das pa­ra re­cla­mar­me una deu­da in­fla­da. So­lo de­bía cua­tro días de per­ma­nen­cia por ir­me a otra com­pa­ñía, has­ta que em­pe­cé a tener pro­ble­mas que me des­qui­cia­ron com­ple­ta­men­te”.

Noe­lia vio co­mo ban­cos y ase­gu­ra­do­ras le ce­rra­ron las puertas du­ran­te cua­tro años. Por ejem­plo, al in­ten­tar ase­gu­rar el co­che, o al pe­dir un prés­ta­mo, a Noe­lia siem­pre le con­tes­ta­ban lo mis­mo. “Me de­cían que no da­ba el per­fil, sin dar­me más ex­pli­ca­cio­nes. Na­die me ex­pli­ca­ba que es­ta­ba en un re­gis­tro de mo­ro­sos”, re­la­ta. Al fi­nal se en­te­ró que la ha­bían in­cluí­do en la lis­ta ne­gra te­clean­do su nom­bre por In­ter­net. “Lle­gué a un pun­to de de­ses­pe­ra­ción, me sen­tía tan ago­bia­da e im­po­ten­te por en­con­trar­me en es­te tran­ce por la usu­ra de una em­pre­sa, que nun­ca ima­gi­né que mi ca­so tu­vie­ra so­lu­ción”, re­cuer­da.

De he­cho, el tri­bu­nal con­si­de­ra lla­ma­ti­vo que una fac­tu­ra tan pí­rri­ca fue­ra el des­en­ca­de­nan­te del ca­so. “Tam­po­co de­be­mos ob­viar que la deu­da re­cla­ma­da era de tan so­lo 84,70 eu­ros, ci­fra no sig­ni­fi­ca­ti­va, es­pe­cial­men­te pa­ra un acree­dor co­mo la de­man­da­da [Fran­ce Te­le­com]”.

La mu­jer tra­ba­ja­ba pa­ra una com­pa­ñía pes­que­ra en el puer­to de Vigo. Un día un com­pa­ñe­ro co­men­tó que tu­vo un pro­ble­ma pa­re­ci­do y le pu­so en con­tac­to con un des­pa­cho de abo­ga­dos ga­lle­gos, Ho­no­ri­za, es­pe­cia­li­za­dos en es­tas de­man­das. “No que­ría me­ter­me en gas­tos si no ga­na­ba el jui­cio, y mie­do a ser víc­ti­ma de un ti­mo, pe­ro em­pe­cé a con­fiar cuan­do los abo­ga­dos me di­je­ron que so­lo co­bra­ban si la de­man­da te­nía éxi­to, y así fue”, re­la­ta Noe­lia.

“Des­pués de es­tar más de cua­tro años psi­co­ló­gi­ca­men­te to­ca­da, ahora que sé que lo que quie­ren es­tas em­pre­sas es po­ner­te en esa si­tua­ción lí­mi­te pa­ra que pa­gues, ja­más ima­gi­né que unos jue­ces me die­ran la ra­zón por­que era co­mo pe­lear con­tra un gi­gan­te”, co­men­ta la afec­ta­da.

Un año des­pués, en di­ciem­bre de 2018, un juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia de Vigo es­ti­mó su de­man­da fren­te a Fran­ce Te­le­com por uti­li­zar sus da­tos de for­ma in­de­bi­da. Y con­de­nó a la com­pa­ñía a in­dem­ni­zar a Noe­lia con los in­tere­ses le­ga­les acu­mu­la­dos des­de la re­cla­ma­ción ju­di­cial, unos 7.000 eu­ros. Pe­ro su fi­lial Oran­ge Es­pag­ne re­cu­rrió. Ale­gó que ha­bía si­do una em­pre­sa de re­co­bro la res­pon­sa­ble de ins­cri­bir­la en el fi­che­ro de mo­ro­sos y pi­dió re­ba­jar la cuan­tía de la mul­ta.

El ma­yo pa­sa­do, el tri­bu­nal re­cha­zó las pre­ten­sio­nes de la mul­ti­na­cio­nal y es­ti­mó las prue­bas de la de­man­dan­te, co­mo la cer­ti­fi­ca­ción en la que cons­ta que fue Fran­ce Te­le­com la que usó el fi­che­ro y las gra­ba­cio­nes de las con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas. El fa­llo se ha ele­va­do a fir­me por­que el pla­zo ha pa­sa­do y la com­pa­ñía no ha vuel­to a re­cu­rrir.

Pa­ra los ma­gis­tra­dos “re­sul­ta im­pen­sa­ble que la ano­ta­ción se efec­tua­ra a ins­tan­cia de un ter­cer acree­dor, por lo de­más in­de­mos­tra­do”. Tam­po­co ha­lla­ron prue­bas de que el re­que­ri­mien­to de pa­go de la fac­tu­ra (co­mo re­qui­si­to pre­vio a la ins­crip­ción en el re­gis­tro de mo­ro­sos) se hi­zo lle­gar a la des­ti­na­ta­ria.

“Pen­sé que nun­ca me da­rían la ra­zón. Era co­mo pe­lear con­tra un gi­gan­te”

/ ÓS­CAR CO­RRAL

Noe­lia C, la mu­jer que fue ins­cri­ta en un re­gis­tro de mo­ro­sos por una deu­da de 84,7 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.