Aro­ma a elec­cio­nes en el Con­gre­so

Po­cos so­cia­lis­tas con­fían en que Po­de­mos acep­te el pac­to pro­gra­má­ti­co. So­lo los de Igle­sias creen que ha­brá ne­go­cia­ción ‘in ex­tre­mis’. El PP se ani­ma con la idea de una subida

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - CAR­LOS E. CUÉ,

El Con­gre­so se cons­ti­tu­yó ha­ce so­lo tres me­ses, y ape­nas se ha reuni­do, pe­ro ya hue­le a re­no­va­ción in­mi­nen­te. El am­bien­te en la Cá­ma­ra en la pri­me­ra se­sión des­de el fias­co de la in­ves­ti­du­ra en ju­lio era ayer muy cla­ro: la ma­yo­ría de los con­sul­ta­dos de to­dos los par­ti­dos asu­men que la re­pe­ti­ción elec­to­ral se acer­ca. Los 350 es­ca­ños vol­ve­rían así a po­ner­se en jue­go. Y sus in­qui­li­nos ac­tua­les no tie­nen nin­gu­na cer­te­za de qué pue­de pa­sar con ellos. Na­die tie­ne da­tos fia­bles, por­que to­do de­pen­de­rá al fi­nal de dos per­so­nas, Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias, que no han vuel­to a ha­blar des­de que se rom­pie­ron las ne­go­cia­cio­nes. Pe­ro los po­lí­ti­cos son es­pe­cia­lis­tas en ol­fa­tear los cam­bios pa­ra ade­lan­tar­se a las si­tua­cio­nes. Y en to­dos los par­ti­dos, con ma­yor o me­nor in­ten­si­dad, cun­de la sen­sa­ción de que el acuer­do se­rá im­po- si­ble an­tes del 23 de sep­tiem­bre y ha­brá re­pe­ti­ción elec­to­ral.

El que más cla­ro lo tie­ne es el PP. En su ban­ca­da hay una sen­sa­ción ex­tra­ña. Los po­pu­la­res vie­nen de co­se­char el peor re­sul­ta­do de su his­to­ria: 66 dipu­tados. Se en­fren­tan a la peor pe­sa­di­lla de la de­re­cha es­pa­ño­la: han pa­sa­do de es­tar uni­fi­ca­dos en un so­lo gru­po, al­go úni­co en Eu­ro­pa, a di­vi­dir­se en tres. Se ha­llan al bor­de de un ERE en­tre los tra­ba­ja­do­res del par­ti­do por una caí­da de in­gre­sos sin pre­ce­den­tes. Y, sin em­bar­go, vi­ven un mo­men­to dul­ce. No so­lo han lo­gra­do, gra­cias a los pac­tos con Cs y Vox, go­ber­nar en los lu­ga­res cla­ve que ne­ce­si­ta­ban pa­ra aguan­tar el ti­rón —so­bre to­do Ma­drid—, ade­más ven có­mo la in­ca­pa­ci­dad de la iz­quier­da de po­ner­se de acuer­do les abre una ines­pe­ra­da se­gun­da opor­tu­ni­dad.

“Es­ta­mos to­dos des­co­lo­ca­dos. Nos van a ha­cer un fa­vor: va­mos a me­jo­rar los 66 dipu­tados. Es un au­tén­ti­co re­ga­lo”, se­ña­la una dipu­tada po­pu­lar, que coin­ci­de en la sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da de

El 10-N es el es­ce­na­rio que na­die quie­re, pe­ro pa­re­ce ca­da vez más fac­ti­ble

que ha­brá elec­cio­nes. Los po­pu­la­res creen que es di­fí­cil que lle­gue a su­mar la de­re­cha, pe­ro no im­po­si­ble. “Si pa­sa­ra eso se­ría ge­nial, pe­ro, aun­que no su­ce­da, no­so­tros so­lo po­de­mos ga­nar. La de­re­cha se re­agru­pa­rá ne­ce­sa­ria­men­te y Pa­blo Ca­sa­do se con­so­li­da­rá”, re­su­me otro dipu­tado po­pu­lar.

En la iz­quier­da, la si­tua­ción se vi­ve con ma­yor dra­ma­tis­mo. El dis­cur­so ofi­cial del PSOE in­sis­te en que no quie­re elec­cio­nes y en que ha­rá una ofer­ta a Po­de­mos de un pac­to pro­gra­má­ti­co (sin coa­li­ción y sin mi­nis­tros) que pue­de sal­var la in­ves­ti­du­ra en el úl­ti­mo mi­nu­to. Por de­ba­jo de los men­sa­jes ofi­cia­les, la sen­sa­ción en­tre los par­la­men­ta­rios es cla­ra: creen que lo más pro­ba­ble es la re­pe­ti­ción elec­to­ral. Y cul­pan a Po­de­mos, pe­ro se pre­pa­ran pa­ra ha­cer cam­pa­ña otra vez. “En ju­lio se rom­pie­ron mu­chas co­sas en­tre el PSOE y Po­de­mos, y no pa­re­ce fá­cil re­cons­truir­las aho­ra”, re­su­me una dipu­tada.

Mien­tras, en Uni­das Po­de­mos cun­de la de­ses­pe­ra­ción. Ve aún fac­ti­ble un pac­to so­bre la ba­se de la ne­go­cia­ción de ju­lio, pe­ro el PSOE ase­gu­ra que es im­po­si­ble: la coa­li­ción ya no es­tá so­bre la me­sa. Igle­sias pa­re­ce con­ven­ci­do de que el PSOE vol­ve­rá a abrir una ne­go­cia­ción de úl­ti­ma ho­ra. Se­gún los su­yo, cree que Sán­chez va de fa­rol cuan­do di­ce que es im­po­si­ble. Pe­ro al­gu­nos de sus dipu­tados em­pie­zan a pen­sar que ha­brá elec­cio­nes.

Tan­to en Po­de­mos co­mo en el PSOE hay mie­do a que una re­pe­ti­ción elec­to­ral abra pa­so a la de­re­cha, pe­ro la di­rec­ción so­cia­lis­ta tras­la­da que es im­po­si­ble que la de­re­cha go­bier­ne, in­clu­so aun­que pac­te en al­gu­nas pro­vin­cias, por­que ne­ce­si­ta lle­gar a 176 es­ca­ños, ya que no pue­de pac­tar con na­die más allá del PP, Cs y Vox. Al­gu­nos so­cia­lis­tas te­men que tras la re­pe­ti­ción re­sul­te aún más di­fí­cil go­ber­nar des­pués de una cam­pa­ña a ca­ra de pe­rro en­tre el PSOE y Po­de­mos. Pe­ro los que creen que las elec­cio­nes son la úni­ca sa­li­da tra­tan de con­ven­cer­les con el ar­gu­men­to de que pa­sa­rá co­mo en 2016: ha­brá tan­ta pre­sión que Sán­chez lo­gra­rá la in­ves­ti­du­ra de una u otra ma­ne­ra, in­clu­so con un po­si­ble gi­ro de Cs. El par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra pa­re­ce ajeno a to­do eso. Se jue­ga mu­cho: po­dría per­der par­te de los 57 es­ca­ños ac­tua­les. Tras la cri­sis in­ter­na, han ce­rra­do fi­las y pre­ten­den aguan­tar pa­se lo que pa­se. Ca­da gru­po vi­ve así en su mun­do, pre­pa­rán­do­se pa­ra un es­ce­na­rio que en teo­ría na­die quie­re, pe­ro que mu­chos dan ya co­mo inevi­ta­ble.

/ MA­RIS­CAL (EFE)

La por­ta­voz so­cia­lis­ta, Adria­na Las­tra (se­gun­da por la iz­quier­da), ha­bla con su ho­mó­lo­ga de Cs, Inés Arri­ma­das, y los dipu­tados de es­te gru­po Fer­nan­do de Pá­ra­mo y Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas, ayer en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.