La fo­to­gra­fía pier­de la mi­ra­da he­do­nis­ta de Leo­pol­do Pomés

El re­tra­tis­ta y pu­bli­cis­ta, crea­dor de anun­cios icó­ni­cos co­mo el de las bur­bu­jas Frei­xe­net, fa­lle­ce a los 87 años

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - JO­SÉ ÁN­GEL MON­TA­ÑÉS,

Mu­chas de las imá­ge­nes más sen­sua­les que se crea­ron en la gris Es­pa­ña del fran­quis­mo de los años se­sen­ta y se­ten­ta, co­mo la de la be­lla ama­zo­na se­mi­des­nu­da a lo­mos de un ca­ba­llo blan­co pa­ra anun­ciar el bran­di Terry o la de las fa­mo­sas bur­bu­jas do­ra­das del ca­va Frei­xe­net, tie­nen un pa­dre co­mún: el fo­tó­gra­fo y pu­bli­cis­ta bar­ce­lo­nés Leo­pol­do Pomés, que fa­lle­ció ayer a los 87 años. Re­no­va­dor de la fo­to­gra­fía, jun­to a otros gran­des co­mo Ra­mon Ma­sats, Oriol Mas­pons, Joan Co­lom, Ri­card Te­rré, Co­li­ta, Fran­cis­co On­ta­ñón, Pa­co Gó­mez, Fran­cesc Ca­ta­là-Ro­ca, Xa­vier Mi­se­rachs, Al­ber­to Schom­mer y Ga­briel Cua­lla­dó, Pomés es­tu­vo vin­cu­la­do con gru­pos de la van­guar­dia ar­tís­ti­ca co­mo Dau al Set o la agru­pa­ción al­me­rien­se AFAL. Su tra­ba­jo ele­gan­te, so­fis­ti­ca­do y, so­bre to­do, he­do­nis­ta, co­mo a él mis­mo le gus­ta­ba ca­li­fi­car­se, lle­vó al es­cri­tor y pe­rio­dis­ta Ma­nuel Váz­quez Mon­tal­bán a ase­gu­rar en 1966: “Pomés ha ero­ti­za­do a to­do un país”.

El fo­tó­gra­fo ha­bía vi­vi­do en los úl­ti­mos años mo­men­tos de gran re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal y per­so­nal: en 2015 la Fun­da­ción Ca­ta­lun­ya La Pe­dre­ra or­ga­ni­zó la ma­yor re­tros­pec­ti­va de su obra con 140 fo­to­gra­fías; en 2018 fue ga­lar­do­na­do con el Pre­mio Na­cio­nal de Fo­to­gra­fía “por su con­tri­bu­ción a la his­to­ria de la ima­gen en Es­pa­ña”. Tras el pre­mio y las nu­me­ro­sas lla­ma­das de co­le­gas y ami­gos, Pomés ase­gu­ró: “Lo me­jor del pre­mio no es el re­co­no­ci­mien­to, sino dar­me cuen­ta de que lo más im­por­tan­te en la vi­da es te­ner ami­gos”. A me­dia­dos de ju­nio pre­sen­tó su li­bro de me­mo­rias No era pe­ca­do. Ex­pe­rien­cias de una mi­ra­da (Tus­quets / Edi­cions 62), ro­dea­do de mu­chos de ellos. En él re­pa­sa­ba su vi­da pro­fe­sio­nal y per­so­nal a mo­do de me­nú, con pri­mer y se­gun­do pla­to, ca­fé y co­pa, re­fle­jan­do otra de sus pa­sio­nes, la de la gas­tro­no­mía. No en vano era el res­pon­sa­ble de va­rios res­tau­ran­tes de Bar­ce­lo­na, en­tre ellos, Il Giar­di­net­to y la em­ble­má­ti­ca tor­ti­lle­ría Flash-Flash, uno de los epi­cen­tros de la gau­che di­vi­ne.

En los úl­ti­mos me­ses, Pomés, cor­pu­len­to y siem­pre co­que­to, pa­re­cía can­sa­do, ca­mi­nan­do con ayu­da de un bastón, pe­ro sus ojos re­co­bra­ban la vi­ta­li­dad que le ha ca­rac­te­ri­za­do cuan­do co­men­za­ba a ha­blar de sus fo­to­gra­fías: “Lo más im­por­tan­te en mi vi­da ha si­do mi­rar”. Re­tra­tó a per­so­na­jes co­mo Antoni Tà­pies, Jor­ge He­rral­de, Ós­car Tus­quets, Eduar­do Men­do­za, Ju­lio Cor­tá­zar, Joan Bros­sa y Te­re­sa Gim­pe­ra, en­tre otros mu­chos, pe­ro, so­bre to­do, a es­bel­tas y sen­sua­les mu­je­res. Cuan­do se le pre­gun­ta­ba por al­gu­na de es­tas imá­ge­nes Pomés era ca­paz de re­la­tar las cir­cuns­tan­cias y, so­bre to­do, la luz que ha­bía en ca­da mo­men­to. “To­do el mun­do pien­sa que la ru­bia ama­zo­na de Terry, Mar­git Koc­sis, iba des­nu­da, pe­ro so­lo iba des­cal­za y con el pe­lo suel­to. Con fre­cuen­cia los de­ta­lles ter­mi­nan pe­san­do más que la ver­dad”, le gus­ta­ba co­men­tar.

Pomés se re­co­no­cía in­flui­do por au­to­res co­mo Hel­mut New­ton, por “su des­ca­ro y por sor­pren­der al es­pec­ta­dor”, y pe­se a que se le acha­ca­ba ser un gran se­duc­tor, él man­te­nía lo con­tra­rio: “Me he enamo­ra­do de los per­so­na­jes y de sus ges­tos, y me he de­ja­do se­du­cir por ellos”.

Con una de sus mo­de­los y mu­sa, Ka­rin Leiz, for­mó una fa­mi­lia y fun­dó, des­pués de com­pro­bar que con las fo­tos no se po­dría ga­nar la vi­da co­mo él que­ría, un es­tu­dio de pu­bli­ci­dad, Stu­dio Pomés, en el que crea­ron, mano a mano, cien­tos de anun­cios pu­bli­ci­ta­rios y al­gu­nas de las pro­duc­cio­nes más des­ta­ca­das de las úl­ti­mas dé­ca­das, co­mo la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción del Mun­dial de Fút­bol de Es­pa­ña 82. “Es­tu­vo a pun­to de arrui­nar­se to­do cuan­do, en los en­sa­yos, del ba­lón que lle­va­ba un ni­ño en el mo­men­to cum­bre no aso­ma­ba la pa­lo­ma blan­ca que te­nía que sa­lir vo­lan­do. Por suer­te, el día in­di­ca­do dio va­rias vuel­tas al es­ta­dio e hi­zo llo­rar has­ta a Pe­lé, que es­ta­ba en las gra­das”, re­cor­da­ba con su ca­rac­te­rís­ti­co hu­mor fino. Años des­pués tam­bién reali­zó la pe­lí­cu­la de la can­di­da­tu­ra de Bar­ce­lo­na pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.