Amor gay que rom­pe mol­des

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - ALMUDENA BA­RRA­GÁN,

Son las 20.30, la ho­ra de las te­le­no­ve­las en Mé­xi­co. Las pan­ta­llas sin­to­ni­zan el Ca­nal de las Es­tre­llas y mi­llo­nes se con­gre­gan fren­te al te­le­vi­sor. En él, dos chi­cos de 17 y 18 años se mi­ran a los ojos, muy de cer­ca: “Des­pués de to­do lo que he­mos vi­vi­do, con­fir­mo que tú eres mi es­pe­ran­za. Fren­te a un ár­bol hi­ci­mos una pro­me­sa: amar­nos has­ta el in­fi­ni­to, tú me dis­te es­te ani­llo her­mo­so y yo te pro­me­tí que cuan­do es­tu­vie­ra lis­to te iba a dar uno. Yo, Aris­tó­te­les, soy tu­yo, Cuauh­té­moc. Pa­se lo que pa­se, nues­tro amor se­gui­rá cre­cien­do. Mi Te­mo, ¿quie­res ca­sar­te con­mi­go?”.

Aca­ba de su­ce­der al­go nun­ca vis­to en pri­me ti­me en el país nor­te­ame­ri­cano y las re­des so­cia­les en­lo­que­cen. Aris y Te­mo (Aris­te­mo) aca­ban de de­cir­le a mi­llo­nes de per­so­nas que se aman y que se quie­ren ca­sar en el se­gun­do país más mor­tí­fe­ro pa­ra los tran­se­xua­les, gais y les­bia­nas de Amé­ri­ca La­ti­na. Su te­le­no­ve­la, Jun­tos, el co­ra­zón nun­ca se equi­vo­ca, es una de las se­ries más vis­tas es­te año en Mé­xi­co y el spin-off de la his­to­ria de amor que em­pe­za­ron el año pa­sa­do en otra pro­duc­ción, Mi ma­ri­do tie­ne más fa­mi­lia, tam­bién de Te­le­vi­sa.

Has­ta en­ton­ces nun­ca una te­le­no­ve­la ha­bía gi­ra­do en torno a una his­to­ria de amor ho­mo­se­xual. Los per­so­na­jes gais so­lían es­tar re­tra­ta­dos a ba­se de es­te­reo­ti­pos y con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas, es por ello que pe­se a la ino­cen­cia y a ve­ces mo­ji­ga­te­ría de la re­la­ción de es­tos dos ado­les­cen­tes, la his­to­ria de Aris­te­mo su­po­ne una re­vo­lu­ción en la te­le­vi­sión me­xi­ca­na y un gol por la di­ver­si­dad en ho­ra­rio es­te­lar.

En es­ta nue­va en­tre­ga, los chi­cos tie­nen una re­la­ción más adul­ta: van a la uni­ver­si­dad, vi­ven jun­tos, pla­nean ca­sar­se a fu­tu­ro e in­clu­so adop­tar, se be­san con me­nos pu­dor que al prin­ci­pio e in­clu­so se pue­de in­tuir la pri­me­ra vez que tie­nen se­xo. “Ari y Te­mo son la fan­ta­sía del amor”, ex­pli­ca San­tia­go Pi­ne­da, co­crea­dor de la se­rie jun­to a Pa­blo Fe­rrer. “Cuan­do Ari le pro­po­ne ma­tri­mo­nio a Te­mo lo hi­ci­mos por­que su his­to­ria nos lle­vó a ha­blar de de­ter­mi­na­dos te­mas de ma­ne­ra na­tu­ral, no por­que qui­sié­ra­mos im­po­ner una ban­de­ra”, agre­ga Fe­rrer.

San­tia­go Pi­ne­da quien es­tá de acuer­do con que la in­ten­ción de la se­rie nun­ca ha si­do el pro­se­li­tis­mo, con­si­de­ra que la his­to­ria de Aris­te­mo se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te pa­ra mu­chos jó­ve­nes y ello im­pli­ca una res­pon­sa­bi­li­dad. “Hay que ser vi­si­bles pa­ra for­mar par­te de la his­to­ria, más, cuan­do es­tá cre­cien­do una

“Hay que ser vi­si­ble pa­ra for­mar par­te de la his­to­ria”, di­ce uno de los guio­nis­tas

Va­rios Es­ta­dos de Mé­xi­co no per­mi­ten las bo­das ho­mo­se­xua­les

Emi­lio Oso­rio (iz­quier­da) y Joa­quín Bon­do­ni, co­mo Aris y Te­mo en Jun­tos, el co­ra­zón nun­ca se equi­vo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.