Su­cia ju­ga­da

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La sus­pen­sión de se­sio­nes im­pues­ta por John­son pre­ten­de fa­ci­li­tar el Bre­xit du­ro

La de­ci­sión im­pul­sa­da por el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son, de sus­pen­der el pe­rio­do de se­sio­nes del Par­la­men­to de West­mins­ter du­ran­te cin­co se­ma­nas cru­cia­les en el pro­ce­so del Bre­xit, pue­de ser en úl­ti­mo ex­tre­mo le­gal, pe­ro su­po­ne un du­ro golpe al par­la­men­ta­ris­mo de una de las de­mo­cra­cias más pres­ti­gio­sas del mun­do. Y a la vez es un pé­si­mo ejem­plo pa­ra el res­to de las de­mo­cra­cias don­de pro­li­fe­ran go­ber­nan­tes, que pa­ra al­can­zar sus fi­nes no les im­por­ta re­tor­cer el es­pí­ri­tu de las ins­ti­tu­cio­nes.

Sin mi­ra­mien­tos por el da­ño ins­ti­tu­cio­nal que pue­da cau­sar, John­son ha rea­li­za­do una du­do­sa ma­nio­bra po­lí­ti­ca, con el ex­clu­si­vo fin de te­ner las ma­nos li­bres a par­tir del pró­xi­mo 10 de sep­tiem­bre en su es­tra­te­gia de con­fron­ta­ción con la Unión Eu­ro­pea an­te la sa­li­da de Reino Uni­do del pro­yec­to co­mún. La pró­rro­ga que acep­ta­ron los Es­ta­dos de la UE ex­pi­ra el 31 de oc­tu­bre, pe­ro du­ran­te un im­por­tan­te pe­rio­do has­ta esa fe­cha el Par­la­men­to bri­tá­ni­co no po­drá con­tro­lar la ac­ción del Eje­cu­ti­vo, ni adop­tar re­so­lu­ción al­gu­na que con­si­ga evi­tar un desas­tro­so Bre­xit sin acuer­do negociado: desas­tro­so, en pri­mer lu­gar, pa­ra los pro­pios ciu­da­da­nos del Reino Uni­do, se­gún ad­vier­ten los in­for­mes de va­rios or­ga­nis­mos ofi­cia­les bri­tá­ni­cos que es­tán so­bre la me­sa del pri­mer mi­nis­tro.

John­son, que ha lle­ga­do al 10 de Dow­ning Street sin ha­ber ga­na­do nun­ca unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les co­mo prin­ci­pal can­di­da­to de su par­ti­do, mo­di­fi­ca así la ac­ción del prin­ci­pal ór­gano de re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar y ge­ne­ra un es­cán­da­lo po­lí­ti­co por la uti­li­za­ción que ha he­cho de un me­ca­nis­mo que, des­de lue­go, no es­ta­ba pen­sa­do pa­ra usur­par el de­ba­te po­lí­ti­co en la se­de que le co­rres­pon­de en un mo­men­to de­ci­si­vo pa­ra el fu­tu­ro de Reino Uni­do. Lo que ha he­cho, sim­ple­men­te, es ju­gar su­cio. Lo que di­fe­ren­cia a las de­mo­cra­cias li­be­ra­les de los de­más re­gí­me­nes es pre­ci­sa­men­te el de­ba­te, la con­fron­ta­ción dia­léc­ti­ca

y el res­pe­to tan­to a las ins­ti­tu­cio­nes co­mo al es­pí­ri­tu que es­tas en­car­nan. A lo lar­go de su di­la­ta­dí­si­ma his­to­ria —y du­ran­te los pa­sa­dos me­ses— la Cá­ma­ra que John­son aho­ra pre­fie­re si­len­ciar ha da­do nu­me­ro­sos ejem­plos de es­te pro­ce­der.

Una mues­tra más del pe­li­gro que su­po­nen los plan­tea­mien­tos po­pu­lis­tas en una de­mo­cra­cia, es que quie­nes adop­tan es­tas ar­gu­cias cor­to­pla­cis­tas no se fre­nan an­te el po­si­ble da­ño ins­ti­tu­cio­nal que se pue­da pro­vo­car. Por el ca­mino, John­son ha co­lo­ca­do a la corona en una com­ple­ja si­tua­ción. In­de­pen­dien­te­men­te de cual sea su pen­sa­mien­to so­bre el asun­to, la rei­na Isa­bel II ha te­ni­do que san­cio­nar la de­ci­sión del pri­mer mi­nis­tro, por­que no tie­ne mar­gen al­guno de ma­nio­bra. Y eso aun­que el pre­si­den­te del Par­la­men­to, que pro­ce­de de fi­las con­ser­va­do­ras, ha­ya de­nun­cia­do un “es­cán­da­lo cons­ti­tu­cio­nal”; po­lí­ti­cos de di­fe­ren­te signo ha­yan anun­cia­do una ba­ta­lla en los tri­bu­na­les en las dos se­ma­nas que que­dan pa­ra que se for­ma­li­ce la sus­pen­sión de se­sio­nes y la libra ha­ya caí­do.

No de­ja de ser una pa­ra­do­ja que quien ha lle­ga­do a la je­fa­tu­ra del Go­bierno con el dis­cur­so de de­fen­der la esen­cia de lo bri­tá­ni­co re­cu­rra a una tri­qui­ñue­la, que va pre­ci­sa­men­te con­tra una de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas que con­for­man el ser de la de­mo­cra­cia bri­tá­ni­ca. Ha­cer ca­llar a West­mins­ter no for­ma pre­ci­sa­men­te par­te de la tra­di­ción de la que Bo­ris John­son se di­ce ar­dien­te de­fen­sor. co­mo una re­pe­ti­ción de “con­sig­nas pro­gres”. La de­cla­ra­ción so­lo po­día sa­lir ade­lan­te por una­ni­mi­dad. Fe­li­pe Al­ca­raz, el se­na­dor del par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha, se ne­gó a apo­yar­la. No es la pri­me­ra vez que ocu­rre. En una oca­sión an­te­rior Vox fre­nó una de­cla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal con­tra la ho­mo­fo­bia en el de­por­te. De­fen­die­ron su ne­ga­ti­va in­sis­tien­do en ra­zo­nes pa­re­ci­das: la con­si­de­ra­ron un “pan­fle­to ideo­ló­gi­co” y la acu­sa­ron de pre­ten­der “co­lar la ideo­lo­gía de gé­ne­ro por la puer­ta de atrás”.

Se tra­ta, sin du­da, de asun­tos sin con­se­cuen­cias di­rec­tas. Las de­cla­ra­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les no tie­nen tra­duc­ción en me­di­das con­cre­tas. Pe­ro no son he­chos in­tras­cen­den­tes, por­que esas de­cla­ra­cio­nes ope­ran pre­ci­sa­men­te co­mo el re­cur­so que sir­ve pa­ra sol­dar de nue­vo, en torno a asun­tos en los que se han cons­trui­do a lo lar­go del tiem­po con­sen­sos du­ra­de­ros, a unas fuer­zas po­lí­ti­cas ha­bi­tual­men­te en­fren­ta­das en los con­flic­tos po­lí­ti­cos co­ti­dia­nos. Apo­yar a quie­nes han pa­de­ci­do los ri­go­res de unas lla­mas que han aso­la­do cer­ca de 12.000 hec­tá­reas; pro­cu­rar evi­tar cual­quier ti­po de mar­gi­na­ción —se­xual, en el ca­so de la ho­mo­fo­bia— en un ám­bi­to, co­mo el del de­por­te, que pre­ci­sa­men­te in­vi­ta a la par­ti­ci­pa­ción de to­dos, más allá de cual­quier di­fe­ren­cia son, de­ben ser, pro­pó­si­tos uná­ni­mes. En una de­mo­cra­cia de­be ha­ber al­gu­nas cues­tio­nes que que­den por en­ci­ma de las ba­ta­llas par­ti­dis­tas. Y Vox ha en­tra­do en ac­ción jus­ta­men­te pa­ra ero­sio­nar esos con­sen­sos. Es ahí don­de la ideo­lo­gía, la de ex­tre­ma de­re­cha, se ha pues­to pre­ci­sa­men­te de ma­ni­fies­to. El cam­bio cli­má­ti­co es­tá res­pal­da­do por el pe­so abru­ma­dor de las in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas y la igual­dad for­ma par­te del es­pí­ri­tu cons­ti­tu­cio­nal. So­lo una ideo­lo­gía ul­tra­mon­ta­na e im­po­si­ti­va pue­de ne­gar es­tos prin­ci­pios.

To­das es­tas ac­ti­tu­des, de las que Vox ha he­cho su prin­ci­pal ban­de­ra ideo­ló­gi­ca, es­tán des­ti­na­das a sa­car ré­di­to pro­pa­gan­dís­ti­co de unos ges­tos, pre­ten­di­da­men­te he­te­ro­do­xos y atre­vi­dos con­tra po­si­cio­nes que ta­chan de pro­gre­sis­tas, y por eso de­bi­li­tan a las fuer­zas de­mo­crá­ti­cas en su con­jun­to. El Se­na­do ha te­ni­do ya que re­nun­ciar a dos de­cla­ra­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les sen­sa­tas y dig­nas de apo­yo uná­ni­me, ba­sa­das en prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les. El res­pon­sa­ble fue Vox. Las fuer­zas que cuen­tan con su apo­yo de­be­rían to­mar no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.