No ha­brá otro in­ten­to sin la cer­te­za de éxi­to

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

pa­re­cía que po­dría ar­mar fá­cil­men­te una ma­yo­ría. He­cho que, ade­más, es­po­leó sus re­sul­ta­dos en los co­mi­cios del 26-M, am­plian­do aún más su po­der te­rri­to­rial.

Tras el fra­ca­so de la in­ves­ti­du­ra de ju­lio, la hi­pó­te­sis de la re­pe­ti­ción elec­to­ral co­bra fuer­za. El ti­po de Go­bierno es el nu­do gor­diano pa­ra la iz­quier­da. Uni­das Po­de­mos (UP) ne­ce­si­ta la coa­li­ción pa­ra es­ta­bi­li­zar su or­ga­ni­za­ción, cohe­sio­nar­se in­ter­na­men­te y mos­trar­se co­mo par­ti­do de ges­tión. Es im­pro­ba­ble su apo­yo so­lo a un pac­to de pro­gra­ma. El PSOE, te­me que coali­gar­se con UP no le La vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno en fun­cio­nes, Car­men Cal­vo, re­mar­có ayer que Pe­dro Sán­chez no tie­ne “el en­car­go” de Fe­li­pe VI pa­ra vol­ver a pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to tras la in­ves­ti­du­ra fa­lli­da del mes pa­sa­do. Los di­ri­gen­tes del PSOE con­sul­ta­dos re­cha­zan un hi­po­té­ti­co es­ce­na­rio en el que el pre­si­den­te en fun­cio­nes es­tu­vie­se dis­pues­to a vol­ver a pre­sen­tar­se sin la cer­te­za de que, es­ta vez sí, ten­dría éxi­to. Los ar­gu­men­tos que dan son dos: el prin­ci­pal, el des­gas­te que su­pon­dría pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes, in­clui­da la fi­gu­ra del je­fe del Es­ta­do, otra vo­ta­ción in­fruc­tuo­sa. La otra ra­zón es el de­te­rio­ro de la ima­gen de Sán­chez, que no con­tem­pla arries­gar­se a su­mar su ter­ce­ra in­ves­ti­du­ra fra­ca­sa­da. La con­se­cuen­cia se­rían las cuar­tas elec­cio­nes ge­ne­ra­les en cua­tro años.

ase­gu­re la ma­yo­ría y le des­gas­te, im­po­si­bi­li­tán­do­le go­ber­nar y lle­ván­do­lo a una le­gis­la­tu­ra cor­ta. Es im­pro­ba­ble que se abra a otra co­sa que no sea un Go­bierno mo­no­co­lor. Y, ade­más, pa­re­ce que nin­guno de los dos tie­ne mie­do a las elec­cio­nes: qui­zá UP pien­sa que to­có sue­lo y se­gui­rá sien­do im­pres­cin­di­ble el 11 de no­viem­bre; qui­zá el PSOE pien­sa que aún no ha lle­ga­do a su te­cho elec­to­ral.

La ron­da de con­tac­tos con la so­cie­dad ci­vil so­lo ha si­do útil a efec­tos de es­tra­te­gia. De­ja pa­sar el tiem­po, acer­can­do la fe­cha fatídica del 23-S, y ar­ma un pro­yec­to que pre­sen­ta­rá al res­to de so­cios co­mo pro­gra­ma de Go­bierno, qui­zá in­clu­so es­pe­ran­do que Po­de­mos se di­vi­da in­ter­na­men­te. Si los mo­ra­dos lo acep­tan, la in­ves­ti­du­ra es­tá he­cha. Si es rechazado, se­rá la ba­se pa­ra cul­par a los de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.