Díaz Ayu­so mar­ca co­mo prio­ri­dad la es­cue­la con­cer­ta­da

La nue­va pre­si­den­ta de Ma­drid crea una di­rec­ción ge­ne­ral es­pe­cí­fi­ca pa­ra es­tas pla­zas

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - J. J. MA­TEO / B. FE­RRE­RO,

Isa­bel Díaz Ayu­so ha re­di­se­ña­do la es­truc­tu­ra del Go­bierno de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid pa­ra re­for­zar la apues­ta del PP por la edu­ca­ción con­cer­ta­da, que ten­drá una di­rec­ción ge­ne­ral es­pe­cí­fi­ca, se­gún pu­bli­có ayer el bo­le­tín ofi­cial. Ade­más, la nue­va pre­si­den­ta ha nom­bra­do en la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción a al­tos car­gos vin­cu­la­dos con Es­pe­ran­za Aguirre —que im­pul­só la con­cer­ta­da y el bi­lin­güis­mo— y se ha com­pro­me­ti­do a ex­ten­der al ba­chi­lle­ra­to la fi­nan­cia­ción de pla­zas pri­va­das con fon­dos pú­bli­cos. “Ge­ne­ra alarma”, ad­vir­tie­ron des­de los sin­di­ca­tos y la opo­si­ción, pe­se al com­pro­mi­so de Díaz Ayu­so con la edu­ca­ción pú­bli­ca. En cam­pa­ña elec­to­ral el lí­der del PP, Pa­blo Ca­sa­do, se com­pro­me­tió a ex­ten­der el ba­chi­lle­ra­to con­cer­ta­do a to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

En po­lí­ti­ca, las apues­tas es­tra­té­gi­cas se mi­den con di­ne­ro. En 2018, la edu­ca­ción con­cer­ta­da su­peró por pri­me­ra vez la ba­rre­ra de los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros en los Pre­su­pues­tos re­gio­na­les. La ci­fra au­men­tó por en­ci­ma de los 1.200 en las cuen­tas de 2019. Y es pre­vi­si­ble que en las de 2020, pri­me­ras que ela­bo­ra­rá el Go­bierno de coa­li­ción del PP y Cs, si­ga su­bien­do. Díaz Ayu­so ha he­cho su­yo el pro­yec­to de ex­ten­der la con­cer­ta­da al ba­chi­lle­ra­to —impulsado por Án­gel Ga­rri­do du­ran­te su año co­mo pre­si­den­te, pe­se a que no es una eta­pa edu­ca­ti­va obli­ga­to­ria—. Y el es­treno de la gra­tui­dad en la edu­ca­ción pú­bli­ca in­fan­til (de 0 a 3 años) abre la puer­ta a es­tu­diar con­cier­tos en esa eta­pa si la de­man­da de pla­zas su­pera am­plia­men­te a la ofer­ta, aun­que fuen­tes de la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción es­pe­ci­fi­ca­ron que no hay na­da pre­vis­to en ese sen­ti­do.

“Ha­cían fal­ta en la con­se­je­ría nue­vas di­rec­cio­nes por­que ha­bía am­plia car­ga bu­ro­crá­ti­ca”, di­jo ayer Díaz Ayu­so. “Yo lo que quie­ro es dar­le prio­ri­dad a la edu­ca­ción pú­bli­ca, pe­ro por su­pues­to tam­bién a la con­cer­ta­da, por­que así lo re­quie­ren las fa­mi­lias, y ele­gí a la per­so­na que creo que es la me­jor pa­ra ese car­go”, aña­dió.

“La an­ti­gua Di­rec­ción Ge­ne­ral de Be­cas y Ayu­das al Es­tu­dio ya te­nía las com­pe­ten­cias de edu­ca­ción con­cer­ta­da y aho­ra apa­re­ce en la no­men­cla­tu­ra de la di­rec­ción ge­ne­ral”, apun­tó un por­ta­voz de la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción. “El pro­gra­ma de Go­bierno y tam­bién el del PP ha­blan de aten­der a la de­man­da tan­to en la es­cue­la pú­bli­ca co­mo con­cer­ta­da”, aña­dió. “Cree­mos en la li­ber­tad de los pa­dres pa­ra ele­gir la edu­ca­ción de sus hi­jos”.

En­ri­que Os­so­rio, vi­ce­con­se­je­ro con Aguirre y con­se­je­ro con Ig­na­cio Gon­zá­lez, es­ta­rá al fren­te de Edu­ca­ción. Jun­to a él des­em­pa­ña­rán al­tos car­gos re­la­cio­na­dos con la edu­ca­ción pri­va­da co­la­bo­ra­do­res del mi­nis­tro Jo­sé Ig­na­cio Wert y es­pe­cia­lis­tas de la eta­pa de Lu­cía Fi­gar al fren­te de es­ta car­te­ra. En sus ma­nos es­ta­rá man­te­ner o cam­biar la po­lí­ti­ca de­ci­di­da por Ra­fael Van Grie­ken, el an­te­rior con­se­je­ro de Edu­ca­ción, que de­ci­dió no con­cer­tar nue­vos cen­tros, aun­que sí abrió nue­vas au­las sub­ven­cio­na­das a me­di­da que los ni­ños de esos co­le­gios cre­cían.

La su­ma de esas me­di­das y nom­bra­mien­tos pro­vo­có ayer alarma en­tre los sin­di­ca­tos y la opo­si­ción, que en esas de­ci­sio­nes ven al­go más que la pro­lon­ga­ción de las po­lí­ti­cas tra­di­cio­na­les del PP. In­tu­yen, di­cen, un gui­ño a Vox, cla­ve pa­ra sos­te­ner el Go­bierno de coa­li­ción de PP y Cs, pri­me­ro de la his­to­ria de la Co­mu­ni­dad.

“No nos sor­pren­de que se ha­ya crea­do es­ta di­rec­ción ge­ne­ral”, la­men­tó Juan Jo­sé Mo­reno, dipu­tado del PSOE. “An­tes se lla­ma­ba de otra ma­ne­ra, pe­ro en el mun­di­llo to­dos de­cía­mos que era la di­rec­ción ge­ne­ral de la edu­ca­ción pri­va­da”, des­cri­bió. “Aho­ra se han qui­ta­do la ca­re­ta, lo han pues­to en el nom­bre del car­go y se van a con­ver­tir en in­ter­lo­cu­tor de la con­cer­ta­da y de la pri­va­da”.

“Es muy preo­cu­pan­te lo que es­tán ha­cien­do y ha ge­ne­ra­do alarma en la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va”, re­su­mió Isa­bel Gal­vin, res­pon­sa­ble de edu­ca­ción de CC OO en Ma­drid. “Así le­gi­ti­mas la de­sigual­dad de opor­tu­ni­da­des”, opi­nó. “Los que van a la pri­va­da y a la con­cer­ta­da ten­drán be­cas, ayu­das, che­ques, y los que van a la pú­bli­ca ten­drán me­nos y pa­ga­rán ta­sas, y to­do eso ba­jo el le­ma de la li­ber­tad”, zan­jó.

/ LUIS SE­VI­LLANO

Un au­la de un co­le­gio con­cer­ta­do, en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.