Una FP con­tem­po­rá­nea del fu­tu­ro

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - Isa­bel Ce­laá es la mi­nis­tra de Edu­ca­ción y For­ma­ción Pro­fe­sio­nal en fun­cio­nes.

Cé­sar Man­ri­que, cu­yo cen­te­na­rio ce­le­bra­mos es­te año, so­lía pre­sen­tar­se a sí mis­mo co­mo un con­tem­po­rá­neo del fu­tu­ro. Ese fu­tu­ro es nues­tro pre­sen­te. Nos en­con­tra­mos in­mer­sos en lo que he­mos da­do en lla­mar cam­bios dis­rup­ti­vos, en gran me­di­da con­se­cuen­cia de una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca alum­bra­da por el avan­ce de las cien­cias y del co­no­ci­mien­to. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, el In­ter­net de las co­sas, el 5G o el ma­chi­ne lear­ning son el re­sul­ta­do del desa­rro­llo de la fí­si­ca cuán­ti­ca de la que ve­nía­mos te­nien­do no­ti­cia des­de que Max Planck y Niels Bohr iden­ti­fi­ca­ron las le­yes que re­gían el mun­do de lo pe­que­ño co­mo di­fe­ren­tes a las de la fí­si­ca clá­si­ca de New­ton.

Las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les abren for­mas cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­tas de pen­sar y la edu­ca­ción es el ins­tru­men­to pa­ra que es­ta puer­ta a nue­vos ni­ve­les de desa­rro­llo per­so­nal y so­cial es­té al al­can­ce de to­dos. No se tra­ta so­lo de pre­pa­rar al alum­na­do pa­ra res­pon­der a los cam­bios, sino de pro­du­cir las trans­for­ma­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que nues­tros jó­ve­nes sean los fac­to­res de­ci­si­vos de ese cam­bio. Los re­sul­ta­dos del co­no­ci­mien­to, fuen­te de ri­que­za por ex­ce­len­cia, son im­pre­de­ci­bles; pe­ro su desa­rro­llo

pa­sa por dis­po­ner de un ca­pi­tal hu­mano edu­ca­do y for­ma­do pa­ra ac­ti­var­lo. Pa­ra ello, se re­quie­ren trans­for­ma­cio­nes or­ga­ni­za­ti­vas y pe­da­gó­gi­cas en to­das las eta­pas y en­se­ñan­zas, des­de la edu­ca­ción in­fan­til has­ta la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal o el ba­chi­lle­ra­to. Es­ti­ma­cio­nes de la OC­DE nos in­di­can que la ro­bo­ti­za­ción po­dría lle­gar a afec­tar al 52% del em­pleo en Es­pa­ña.

La For­ma­ción Pro­fe­sio­nal es­tá lla­ma­da a desem­pe­ñar un pa­pel cru­cial en la tran­si­ción a un mo­de­lo pro­duc­ti­vo que si­túe a Es­pa­ña en una sen­da sos­te­ni­ble de cre­ci­mien­to ca­paz de ge­ne­rar em­pleos es­ta­bles y de ca­li­dad. Ha­ce ca­si un año, pre­sen­ta­mos un am­bi­cio­so Plan Es­tra­té­gi­co de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal que es­tá im­pli­can­do de ma­ne­ra ac­ti­va y per­ma­nen­te a los agen­tes so­cia­les y em­pre­sa­ria­les en la de­tec­ción de ne­ce­si­da­des del mer­ca­do la­bo­ral, el di­se­ño de nue­vas ti­tu­la­cio­nes de FP y la ac­tua­li­za­ción de las exis­ten­tes.

Se re­quie­re agi­li­dad en el di­se­ño de la for­ma­ción y, en el úl­ti­mo año, ya he­mos lo­gra­do des­blo­quear 10 tí­tu­los y 12 cu­rrícu­los de FP pen­dien­tes des­de 2012. Pe­ro ne­ce­si­ta­mos un sis­te­ma aún mu­cho más fle­xi­ble que per­mi­ta una ac­tua­li­za­ción con­ti­nua. Un sis­te­ma que, ade­más, re­fuer­ce la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal Dual, que ha te­ni­do un im­por­tan­te desa­rro­llo en nues­tro país, pe­ro que ne­ce­si­ta un mar­co nor­ma­ti­vo ge­ne­ral que re­co­ja las me­jo­res prác­ti­cas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas e in­cre­men­te la con­fian­za y par­ti­ci­pa­ción del te­ji­do em­pre­sa­rial.

En el pla­zo de un año, in­cor­po­ra­re­mos a to­dos los tí­tu­los de FP un mó­du­lo pro­fe­sio­nal so­bre di­gi­ta­li­za­ción apli­ca­da a ca­da sec­tor pro­duc­ti­vo co­rres­pon­dien­te y ca­da año lan­za­re­mos no me­nos de 15 nue­vas ofer­tas for­ma­ti­vas aso­cia­das a la eco­no­mía di­gi­tal, co­mo Fa­bri­ca­ción in­te­li­gen­te, Ci­ber­se­gu­ri­dad, Big da­ta, Reali­dad vir­tual y au­men­ta­da, Ro­bó­ti­ca co­la­bo­ra­ti­va o Vehícu­los au­tó­no­mos.

Te­ne­mos mu­cho es­pa­cio pa­ra re­co­rrer tam­bién en la ofer­ta, que es­tá le­jos de la me­dia eu­ro­pea. Va­mos a am­pliar­la con la crea­ción, en cin­co años, de en­tre 250.000 y 300.000 nue­vas pla­zas de una FP mo­der­na y di­ná­mi­ca, ca­paz de adap­tar­se a los cam­bios pro­duc­ti­vos y tec­no­ló­gi­cos. Por­que en 2025 la mi­tad de los em­pleos ofer­ta­dos en Es­pa­ña co­rres­pon­de­rán a cua­li­fi­ca­cio­nes que re­que­ri­rán un tí­tu­lo de FP me­dia o su­pe­rior y, a día de hoy, so­lo te­ne­mos un 25% de pro­fe­sio­na­les con es­tos ni­ve­les de cua­li­fi­ca­ción.

Hoy, la FP com­pi­te con éxi­to y di­bu­ja un fu­tu­ro de prestigio. Las al­tí­si­mas ta­sas de em­plea­bi­li­dad e in­ser­ción la­bo­ral ates­ti­guan que es una for­ma­ción de pri­me­ra ca­li­dad. Y es un de­re­cho de ciu­da­da­nía al que ni em­pre­sas ni tra­ba­ja­do­res pue­den re­nun­ciar y que co­mo país de­be­mos co­lo­car co­mo la pie­dra de cla­ve de un sis­te­ma edu­ca­ti­vo mo­derno. Por eso, es­ta­mos to­dos con­vo­ca­dos a im­pul­sar­la, por­que el fu­tu­ro so­lo se­rá go­ber­na­ble si con­ver­ti­mos los gran­des desafíos del pre­sen­te en opor­tu­ni­da­des de cons­truir un fu­tu­ro más jus­to.

La For­ma­ción Pro­fe­sio­nal es una for­ma­ción de pri­me­ra ca­li­dad

Te­ne­mos mu­cho es­pa­cio pa­ra re­co­rrer en la ofer­ta, que es­tá le­jos de la me­dia eu­ro­pea

/ M. MINOCRI

Alum­nos de un FP de Re­lo­je­ría, en un ins­ti­tu­to bar­ce­lo­nés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.