Po­lans­ki en­fren­ta a la pre­si­den­ta del ju­ra­do con el di­rec­tor de la Mos­tra

Lu­cre­cia Mar­tel anuncia que no irá a la pro­yec­ción del fil­me con que con­cur­sa el ci­neas­ta po­la­co pa­ra no te­ner que le­van­tar­se a aplau­dir­le. “No se­pa­ro al hom­bre de la obra”, di­ce

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - TOM­MA­SO KOCH, EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

Hu­bo tiem­po so­lo pa­ra una pre­gun­ta ino­cua. Y en­ton­ces al­guien apun­tó ha­cia el gi­gan­tes­co ele­fan­te que do­mi­na­ba la sa­la de pren­sa del fes­ti­val de Ve­ne­cia: “Mi cues­tión es pa­ra Lu­cre­cia Mar­tel, la pre­si­den­ta del ju­ra­do. ¿Va a po­der juz­gar el fil­me de Ro­man Po­lans­ki en el con­cur­so sin que sus com­por­ta­mien­tos afec­ten a su va­lo­ra­ción?”. Quien es­pe­ra­ra una res­pues­ta di­plo­má­ti­ca no co­no­ce a la ci­neas­ta ar­gen­ti­na. Di­jo: “Yo no se­pa­ro al hom­bre de la obra. La pre­sen­cia de Po­lans­ki [en el pro­gra­ma del fes­ti­val] me re­sul­tó muy in­có­mo­da. Hi­ce una pe­que­ña in­ves­ti­ga­ción, con In­ter­net, y con­sul­té a es­cri­to­ras que han tra­ta­do es­tos te­mas. Y vi que la víc­ti­ma dio es­te ca­so por ce­rra­do, no ne­gan­do los he­chos, sino con­si­de­ran­do que el se­ñor Po­lans­ki ha­bía cum­pli­do con lo que la fa­mi­lia y ella ha­bían pe­di­do. No pue­do po­ner­me por en­ci­ma de las cues­tio­nes ju­di­cia­les. Pe­ro sí pue­do so­li­da­ri­zar­me con la víc­ti­ma. No voy a asis­tir a la pro­yec­ción de ga­la del se­ñor Po­lans­ki por­que yo re­pre­sen­to a mu­chas mu­je­res que en Ar­gen­ti­na lu­chan por cues­tio­nes co­mo es­ta, y no que­rría le­van­tar­me pa­ra aplau­dir­le. Pe­ro me pa­re­ce acer­ta­do que su película es­té en el fes­ti­val, que ha­ya diá­lo­go y se de­ba­tan es­tos asun­tos”.

Sa­mant­ha Gei­mer acu­só en 1977 a Po­lans­ki de vio­lar­la, cuan­do ella te­nía 13 años y él, 43. El ci­neas­ta lo ne­gó, pe­ro lue­go cam­bió su ver­sión y se de­cla­ró cul­pa­ble de “co­rrup­ción de me­no­res”. Aun­que, cuan­do des­cu­brió que pa­sa­ría 50 años en la cár­cel, hu­yó de EE UU. En mar­zo de 2003, Gei­mer per­do­nó pú­bli­ca­men­te al di­rec­tor, aun­que con­fir­mó los he­chos tal y co­mo los ha­bía de­nun­cia­do en su mo­men­to. Tan­to que juez y fis­cal del ca­so si­guen que­rien­do que el di­rec­tor apa­rez­ca an­te un tri­bu­nal, ra­zón por la que Po­lans­ki no ha vuel­to a pi­sar EE UU, ni aque­llos paí­ses que pue­dan ex­tra­di­tar­le. Tam­po­co es­tá pre­vis­to que apa­rez­ca en el Li­do pa­ra pre­sen­tar su úl­ti­ma cin­ta, El ofi­cial y el es­pía, so­bre el fa­mo­so ca­so Drey­fus, un ofi­cial ju­dío que fue de­gra­da­do a fi­na­les del si­glo XIX, víc­ti­ma del an­ti­se­mi­tis­mo y de las in­tri­gas del Ejér­ci­to fran­cés.

Una vez abier­ta la ca­ja de Pan­do­ra, el de­ba­te mo­no­po­li­zó la tra­di­cio­nal rue­da de pren­sa de inau­gu­ra­ción de la Mos­tra. Le pre­gun­ta­ron a Mar­tel por las otras mu­je­res que han de­nun­cia­do los pre­sun­tos abu­sos de Po­lans­ki. Ella vol­vió a ti­rar de ho­nes­ti­dad: “Acep­té es­ta pre­si­den­cia del ju­ra­do no por es­tar en Ve­ne­cia con us­te­des, ya que es­ta­ría me­jor en mi ca­sa, sino por­que es un lu­gar po­lí­ti­co y es­te de­ba­te es muy im­por­tan­te en es­te fes­ti­val. Tam­bién por la obra de Po­lans­ki, que creo que me­re­ce una opor­tu­ni­dad, por las re­fle­xio­nes so­bre la hu­ma­ni­dad que in­clu­yen sus pe­lí­cu­las. Es muy di­fí­cil pa­ra mí in­terio­ri­zar cuán le­jos han ido los otros ca­sos, vi­vo a dia­rio en Ar­gen­ti­na si­tua­cio­nes don­de es muy com­pli­ca­do dis­cer­nir has­ta dón­de ir con­tra gen­te que co­me­tió al­go así y fue juz­ga­da, o cu­ya víc­ti­ma se sien­te re­sar­ci­da”. Ya por la tar­de, el fes­ti­val re­mi­tió a los me­dios una acla­ra­ción de la ci­neas­ta: “Mi­ra­ré el fil­me co­mo to­dos los de­más del con­cur­so, no ten­go nin­gún pre­jui­cio ha­cia él. Si no, di­mi­ti­ría co­mo pre­si­den­ta del ju­ra­do”.

A su la­do, el di­rec­tor del fes­ti­val, Al­ber­to Bar­be­ra, jus­ti­fi­có la in­clu­sión de Po­lans­ki. Di­jo que él sí se­pa­ra el hom­bre de su obra, que no le co­rres­pon­de ejer­cer de juez y que las pe­lí­cu­las hay que va­lo­rar­las cuan­do sa­len, y no “300 años des­pués”. A par­tir de ahí, la pre­si­den­ta del ju­ra­do y el res­pon­sa­ble del cer­ta­men avi­va­ron un de­ba­te ten­so y en­ri­que­ce­dor.

De Po­lans­ki, la con­ver­sa­ción vi­ró ha­cia el te­ma de la in­clu­sión o, más bien, su au­sen­cia en es­ta ci­ta. Tras dos años con una so­la mu­jer en la com­pe­ti­ción ofi­cial, la 76ª edi­ción ha pa­sa­do a dos so­bre 21: The Per­fect Can­di­da­te, de Hai­faa Al-Man­sour, y Baby­teeth, de la aus­tra­lia­na Shan­non Murphy. Así que Mar­tel apo­yó la im­po­si­ción de cuo­tas co­mo una suer­te de mal me­nor, pe­ro ne­ce­sa­rio: “No sé de qué otra ma­ne­ra po­de­mos for­zar a es­ta in­dus­tria a pen­sar dis­tin­to”. Bar­be­ra di­jo el año pa­sa­do que di­mi­ti­ría an­tes de acep­tar la im­po­si­ción de cuo­tas en la Mos­tra. Y se re­afir­mó en tér­mi­nos pa­re­ci­dos.

Ti­ró de nú­me­ros. Con­tó que so­lo el 23% de los 1.850 fil­mes pre­sen­ta­dos pa­ra el cer­ta­men te­nían al fren­te a una mu­jer. Y que el lar­go es el sec­tor me­nos inclusivo, ya que en cor­to­me­tra­jes y obras en reali­dad vir­tual sí se al­can­za la igual­dad. Con­fe­só que vol­vió a ver al­gu­nas de las pe­lí­cu­las de di­rec­to­ras pre­sen­ta­das pa­ra el con­cur­so, por si el se­gun­do vi­sio­na­do le re­sul­ta­ba más con­vin­cen­te. Y agre­gó: “Po­dría­mos ha­ber in­clui­do al­gu­na más, pe­ro no ha­bría cam­bia­do mu­cho. Ha­brían si­do cua­tro, co­mo en Can­nes”. Mar­tel en­ton­ces re­pu­so: “Pen­se­mos al re­vés. Tras 76 años de fes­ti­val, du­ran­te los pró­xi­mos dos po­dría­mos ha­cer el ex­pe­ri­men­to de te­ner una se­lec­ción igua­li­ta­ria y ver qué pa­sa, si es cier­to que ba­ja la ca­li­dad de las pe­lí­cu­las o si eso ge­ne­ra un mo­vi­mien­to dis­tin­to en la in­dus­tria”.

Lu­cre­cia Mar­tel, en el cer­ta­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.