La ma­du­rez ju­ve­nil de Ricky Ru­bio

A la es­pe­ra de la pues­ta a pun­to de Marc Ga­sol, el ba­se de los Suns lle­ga al Mun­dial co­mo el lí­der de la se­lec­ción con la de­ter­mi­na­ción ano­ta­do­ra que te­nía en sus ini­cios Aí­to Gar­cía Re­ne­ses: “Su ca­be­za le ha lle­va­do a re­cu­pe­rar su esen­cia”

El País (País Vasco) - - DEPORTES - FAUS­TINO SÁEZ,

La eclo­sión ano­ta­do­ra de Ricky Ru­bio rum­bo al Mun­dial de Chi­na que em­pie­za es­te sá­ba­do (18,7 pun­tos de me­dia en los seis en­cuen­tros de pre­pa­ra­ción) ha sor­pren­di­do a to­dos me­nos a los que le co­no­cie­ron sien­do un crío. En 2006, mien­tras la se­lec­ción es­pa­ño­la ju­ga­ba en Hi­ros­hi­ma la pri­me­ra fa­se del tor­neo en el que aca­bó ga­nan­do el oro, un ge­nio pre­coz, que aún no ha­bía cum­pli­do los 16 años, se co­ro­nó cam­peón de Eu­ro­pa de la ca­te­go­ría pro­ta­go­ni­zan­do una exhibición me­mo­ra­ble. La ho­ja de ser­vi­cios de aquel quin­cea­ñe­ro en la fi­nal an­te Ru­sia fue una oda al ba­lon­ces­to to­tal: 51 pun­tos (con 16 de 25 en ti­ros de dos, 2 de 6 tri­ples y 13 de 17 ti­ros li­bres), 24 re­bo­tes, 12 asis­ten­cias y 7 re­cu­pe­ra­cio­nes. “El mérito es de to­dos y es­te tí­tu­lo hay que agra­de­cér­se­lo a to­do el equi­po; he­mos dis­fru­ta­do de es­te cam­peo­na­to co­mo un fa­bu­lo­so gru­po de ami­gos”, re­su­mió en­ton­ces el jo­ven Ricky, que ya acu­mu­la­ba 14 par­ti­dos con el Jo­ven­tut en la ACB.

En su via­je de ma­du­rez, el chi­co del Mas­nou se ha con­ver­ti­do, a los 28 años, en el lí­der de la se­lec­ción es­pa­ño­la res­ca­tan­do su de­ter­mi­na­ción ju­ve­nil. A la es­pe­ra de la pues­ta a pun­to de Marc Ga­sol, Ricky ha ejer­ci­do al tiem­po de me­tró­no­mo y ar­ti­fi­cie­ro en la pi­za­rra de Sca­rio­lo y an­te Ar­gen­ti­na, en el pe­núl­ti­mo par­ti­do de la pre­pa­ra­ción, fir­mó su me­jor mar­ca ano­ta­do­ra en sus 140 par­ti­dos con Es­pa­ña, 25 pun­tos en 25 mi­nu­tos (15 en los úl­ti­mos tres). “Ha po­di­do te­ner ba­ches, pe­ro la ma­du­rez no se le dis­cu­te. Cuan­do te­nía 14 años pa­re­cía te­ner 54”, cuen­ta Aí­to Gar­cía Re­ne­ses, el téc­ni­co que le con­vir­tió en el de­bu­tan­te más jo­ven de la his­to­ria de la ACB y le dio lue­go la al­ter­na­ti­va en la se­lec­ción en Pe­kín 2008. “Se lo me­re­cía y el que se lo me­re­ce jue­ga. Es así de sen­ci­llo”, re­su­me el aho­ra téc­ni­co del Al­ba Ber­lín an­tes de re­me­mo­rar su lle­ga­da a la se­lec­ción.

“Al­guno pen­só que iba a los Jue­gos por­que era pro­te­gi­do mío. A los dos días de ver­le en­tre­nar aca­bó con esa teo­ría. Lue­go, con las le­sio­nes de Raúl Ló­pez y Cal­de­rón, ju­gó 29 mi­nu­tos en la fi­nal y tu­teó a uno de los me­jo­res equi­pos de la his­to­ria de EE UU”, re­pa­sa Aí­to. “Ha su­pe­ra­do to­dos los pro­ble­mas per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les y aho­ra da gus­to ver­le. Ha apren­di­do a aguan­tar la pre­sión y a no du­dar de sí mis­mo. Su ca­be­za le ha lle­va­do a re­cu­pe­rar to­da su esen­cia, in­clui­da la ca­pa­ci­dad ano­ta­do­ra”, sen­ten­cia el his­tó­ri­co en­tre­na­dor elo­gian­do la mez­cla de rear­me y rein­ven­ción de Ricky.

“En edad sub-16 y sub-18, no era un ki­ller des­de fue­ra pe­ro no se le po­día de­jar ti­rar, ha­bía que atar­le en cor­to. Lo que ha he­cho aho­ra es ma­du­rar pa­ra re­cu­pe­rar aque­llas sen­sa­cio­nes”, coin­ci­de Jo­ta Cus­pi­ne­ra, ac­tual en­tre­na­dor del Fuen­la­bra­da y téc­ni­co de Ricky en edad ca­de­te en aquel Eu­ro­peo de 2006 dispu­tado en Li­na­res. “Po­co a po­co, su ca­pa­ci­dad ano­ta­do­ra se fue eclip­san­do por otras fa­ce­tas co­mo la di­rec­ción, el pa­se y la de­fen­sa. Es­ta­ba tan bien ro­dea­do, por Rudy en La Pen­ya, por Na­va­rro en el Barça... que se fue guar­dan­do el ti­ro. Des­pués lle­gó el run­rún so­bre su me­cá­ni­ca de ti­ro y, pro­ba­ble­men­te, su men­te se en­fo­có en esa di­rec­ción ne­ga­ti­va”, pro­si­gue Cus­pi­ne­ra fo­to­gra­fian­do el re­co­rri­do ful­gu­ran­te de un cha­val que an­tes de cum­plir la ma­yo­ría de edad ya te­nía una pla­ta olím­pi­ca y sin cum­plir los 20 era cam­peón de Eu­ro­pa con el Barça.

El ba­che de 2011

Jus­to des­pués lle­gó su pri­me­ra cri­sis con el ti­ro. De los 10 pun­tos por par­ti­do que pro­me­dió en sus dos úl­ti­mas cam­pa­ñas en el Jo­ven­tut, pa­só a 6,6 en su pri­me­ra tem­po­ra­da con el Barça y a 5,2 en la 2010-11, en la que sus por­cen­ta­jes de ti­ro ron­da­ron el 30% (18% en tri­ples en la ACB y el 14% en la Eu­ro­li­ga). Su me­cá­ni­ca de lan­za­mien­to co­men­zó a ser ob­je­to de un am­plio de­ba­te.

“Le cos­tó re­cu­pe­rar la con­fian­za en el ti­ro. Un día, ya en la NBA, em­pe­zó a me­ter tri­ples y le man­dé un men­sa­je: ‘A ver si sir­ve de pun­to de in­fle­xión’, y sir­vió. Su téc­ni­ca de ti­ro qui­zá no sea ma­ra­vi­llo­sa, pe­ro el pro­ble­ma, vis­tos los an­te­ce­den­tes, era la du­da psi­co­ló­gi­ca. Tra­ba­jó du­ro en eso. Esa con­fian­za es la que ha ido re­cons­tru­yen­do a fuer­za de ma­du­rez”, re­to­ma Aí­to. Los ac­tua­les pro­me­dios de Ricky con la se­lec­ción es­pa­ño­la re­mi­ten a su ex­cel­so do­mi­nio en ca­te­go­ría ju­ve­nil, a aquel Eu­ro­peo sub-16 —con un cuá­dru­ple-do­ble: 19 pun­tos, 10 re­bo­tes, 13 asis­ten­cias y 11 re­cu­pe­ra­cio­nes— o al sub-18 pos­te­rior en el que su­peró el 50% de acier­to en tri­ples. Aho­ra afron­ta su no­veno tor­neo con Es­pa­ña (se per­dió los Jue­gos de 2012 y el Eu­ro­bas­ket de 2015) en bus­ca de su sép­ti­ma me­da­lla. Nun­ca ha­bía su­pe­ra­do los 10 pun­tos de me­dia. Aho­ra, sin el es­cu­do de los jú­niors de oro, su pa­so al fren­te con­ta­bi­li­za (18,7 pun­tos y 19,7 de va­lo­ra­ción). Es­te sá­ba­do, la di­men­sión de su re­gre­so al fu­tu­ro se me­di­rá en com­pe­ti­ción ofi­cial.

/ FEB

Ricky Ru­bio lan­za a ca­nas­ta en el amis­to­so de ayer an­te Ru­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.