Na­dal no acep­ta des­li­ces

El ma­llor­quín, que es­te cur­so ha ga­ran­ti­za­do al me­nos las se­mi­fi­na­les en nue­ve de los 10 tor­neos que ha ju­ga­do, com­pi­te con el tur­bo en Nue­va York mien­tras se le des­pe­ja el cua­dro

El País (País Vasco) - - DEPORTES - ALE­JAN­DRO CIRIZA,

Ra­fael Na­dal son­ríe, de­par­te y pe­lo­tea con gus­to el día des­pués de ofre­cer una ac­tua­ción prác­ti­ca­men­te re­don­da en su es­treno neo­yor­quino fren­te a John Mill­man (6-3, 6-2 y 6-2, en 2h 09m). Nue­va York se trans­for­ma de re­pen­te en una ciu­dad vas­ca y el xi­ri­mi­ri obli­ga al cam­peón de 18 gran­des y su equi­po a tras­la­dar el en­tre­na­mien­to a la zo­na a cu­bier­to del complejo Bi­llie Jean King. Allí pu­le sus gol­pes y dis­fru­ta, si­guien­do los de­rro­te­ros de los úl­ti­mos días. La no­che an­te­rior, tras re­sol­ver su ac­ce­so a la se­gun­da ron­da y lan­zar la ad­ver­ten­cia de que pi­sa fuer­te, le tira una pu­lli­ta di­ver­ti­da a uno de los pre­sen­tes an­tes de po­ner rum­bo a su ho­tel: “¿Pei­na­do agre­si­vo, eh?”.

Es­tá re­la­ja­do Na­dal, bro­mea y, so­bre to­do, se sien­te fe­liz por­que su cuer­po res­pon­de cuan­do ha­ce un año ha­bía ate­rri­za­do en Nue­va York con el en­dé­mi­co mal de la ro­di­lla de­re­cha ofre­cien­do avi­sos. Es­ta vez es di­fe­ren­te. El cha­sis es­tá bien, la ma­qui­na­ria res­pon­de y to­ca la pe­lo­ta co­mo los án­ge­les. “Al prin­ci­pio es ne­ce­sa­rio ga­nar, sea de la ma­ne­ra que sea, y si es con un re­sul­ta­do co­mo el de hoy, mu­cho me­jor”, di­ce des­pués de ce­der so­lo sie­te jue­gos e igua­lar así sus dos des­pe­gues más con­tun­den­tes en el ma­jor es­ta­dou­ni­den­se, en 2009 (con­tra Ri­chard Gas­quet) y 2016 (Is­to­min).

Char­la plá­ci­da­men­te el ba­lear y su dis­cur­so ad­quie­re un tono pro­fun­do cuan­do se le re­cuer­da que ha­ce 10 años él, Ro­ger Federer y No­vak Djo­ko­vic tam­bién ocu­pa­ban la cús­pi­de del cir­cui­to cuan­do des­em­bar­ca­ron en Nue­va York. “¿Y qué se­rá de no­so­tros den­tro de una dé­ca­da? No lo sé, pe­ro no es­ta­re­mos aquí, eso se­gu­ro. Es­pe­ro que es­te­mos dis­fru­tan­do de la vi­da del mo­do que de­ci­da­mos, o que la vi­da de­ci­da pa­ra no­so­tros”, ma­ti­za. “Pe­ro no pue­des pre­de­cir qué va a ocu­rrir en el fu­tu­ro. Pue­des pre­pa­rar­te, pe­ro en la vi­da las co­sas cam­bian así de rá­pi­do”, aña­de mien­tras ilus­tra con un chas­qui­do de de­dos.

Ha­bla el de Ma­na­cor des­pués de brin­dar dos mag­ní­fi­cas ho­ras de te­nis fren­te al ru­do Mill­man, otro de esos in­te­gran­tes de la cla­se me­dia del pe­lo­tón que no tras­cien­den, pe­ro que su­po­nen una se­ria re­sis­ten­cia. El cur­so pa­sa­do, el aus­tra­liano (30 años, 60 del mun­do) fun­dió al mis­mí­si­mo Federer en es­te es­ce­na­rio, don­de el sui­zo vuel­ve aho­ra a des­cu­brir al­gu­nos sig­nos de de­bi­li­dad y don­de un buen pu­ña­do de ca­be­zas de se­rie ya han co­gi­do la puer­ta de sa­li­da. En con­cre­to, seis de ellos —Do­mi­nic Thiem (4), Ste­fa­nos Tsi­si­pas (8), Ka­ren Kha­cha­nov (9), Ro­ber­to Bau­tis­ta (10), Fe­lix Au­ger-Alias­si­me (18) y Ky­le Ed­mund (30)— com­par­tían cua­dro con Na­dal, que re­la­ti­vi­za y no ba­jo

/ MI­KE STOBE (AFP)

Na­dal ce­le­bra la vic­to­ria an­te John Mill­man en la pri­me­ra ron­da del US Open.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.