La es­tre­lla del cam­bio cli­má­ti­co

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Des­pués de dos se­ma­nas de agi­ta­da tra­ve­sía, la ac­ti­vis­ta me­dioam­bien­tal sue­ca Gre­ta Thun­berg ha lle­ga­do a Nue­va York pa­ra par­ti­ci­par en la Cum­bre de Ac­ción Cli­má­ti­ca or­ga­ni­za­da por Na­cio­nes Uni­das. Ha­ce tres años con­ven­ció a su ma­dre, una fa­mo­sa can­tan­te de ópe­ra, pa­ra no uti­li­zar el avión en sus via­jes pro­fe­sio­na­les y, fiel a esa pe­ti­ción, lle­gó a la cos­ta Es­te de EE UU a bor­do del ve­le­ro Ma­li­zia 11, pro­pie­dad de Pie­rre Ca­si­rag­hi. La em­bar­ca­ción es­tá acon­di­cio­na­da pa­ra cru­zar el Atlán­ti­co por sus pro­pios me­dios. Va equi­pa­da con tecnología pun­ta: pa­ne­les so­la­res, tur­bi­nas hi­dro­ge­ne­ra­do­ras y una desa­li­ni­za­do­ra con la que ob­te­ner agua po­ta­ble. Ce­ro car­bono. El sue­ño de to­do eco­lo­gis­ta.

Más de un mi­llón de per­so­nas han se­gui­do a tra­vés de las re­des so­cia­les la tra­ve­sía, lo que de­mues­tra la enor­me ca­pa­ci­dad de Thun­berg pa­ra mo­vi­li­zar a la gen­te. Con so­lo 16 años se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de la sal­va­guar­da del pla­ne­ta y su men­sa­je ha ca­la­do hon­do en­tre los ado­les­cen­tes de to­do el mun­do. Los lí­de­res po­lí­ti­cos la es­cu­chan, aun­que algunos (Trump en­tre ellos) pa­re­cen du­ros de oí­do.

No ca­be du­da de que se­rá una de las pro­ta­go­nis­tas de la cum­bre. La ONU la ha re­ci­bi­do con un en­tu­sias­mo y un fre­ne­sí si­mi­lar al que sus ad­mi­ra­do­res han pro­fe­sa­do a Ju­liet­te Bi­no­che y Cat­he­ri­ne De­neu­ve a su lle­ga­da al Fes­ti­val de Ve­ne­cia. Thun­berg es una es­tre­lla en su te­rreno: la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Tras su es­tan­cia en EE UU tie­ne pre­vis­to —sin uti­li­zar tam­po­co el avión— em­pren­der rum­bo a Chi­le pa­ra par­ti­ci­par en la Con­fe­ren­cia de las Par­tes (COP), un fo­ro que se reúne ca­da año pa­ra re­vi­sar los avan­ces de las obli­ga­cio­nes bá­si­cas fir­ma­das por las 196 Par­tes (Es­ta­dos) más la Unión Eu­ro­pea. La última ci­ta (en Ka­to­wi­ce, Po­lo­nia) no fue de­ma­sia­do fruc­tí­fe­ra ni mos­tró la am­bi­ción su­fi­cien­te pa­ra lle­var a ca­bo una ac­ción glo­bal efi­caz.

Chi­le, que al­ber­ga en su te­rri­to­rio el de­sier­to más ári­do del mun­do y tam­bién co­lo­sa­les gla­cia­res, cum­ple con sie­te de las nue­ve con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad es­ta­ble­ci­das por la ONU. A fi­na­les de año ofre­ce­rá una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra avan­zar en la bús­que­da de com­pro­mi­sos ca­pa­ces de re­ver­tir el de­te­rio­ro del pla­ne­ta. Thun­berg y su ex­tra­or­di­na­rio ti­rón me­diá­ti­co es­ta­rán ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.