La ten­ta­ción po­pu­lis­ta

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - PA­BLO CAS­TI­LLO Pa­blo Cas­ti­llo es pro­fe­sor de De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Shef­field.

Pa­ra con­se­guir un Bre­xit du­ro, Bo­ris John­son pre­ten­de en­fren­tar a la so­cie­dad bri­tá­ni­ca con sus ins­ti­tu­cio­nes

El Bre­xit con­su­me las ener­gías del Reino Uni­do des­de ha­ce ya tres lar­gos años. El pro­ce­so co­men­zó con el te­me­ra­rio re­fe­rén­dum con­vo­ca­do por Ca­me­ron. Su ob­je­ti­vo era zan­jar el in­ter­mi­na­ble de­ba­te so­bre la per­ma­nen­cia bri­tá­ni­ca en la UE. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, lo úni­co que el re­fe­rén­dum zan­jó fue el Go­bierno del pro­pio Ca­me­ron. Des­de en­ton­ces, el Bre­xit ha de­ri­va­do en un drama po­lí­ti­co in­ter­mi­na­ble, en el que uno de los más su­fri­dos pro­ta­go­nis­tas es el ve­ne­ra­ble cons­ti­tu­cio­na­lis­mo bri­tá­ni­co.

Ba­sa­do en un sis­te­ma de so­be­ra­nía par­la­men­ta­ria, West­mins­ter es el cen­tro mis­mo de la vi­da po­lí­ti­ca del Reino Uni­do. Afe­rra­dos a la ver­sión más na­cio­na­lis­ta de es­te mo­de­lo cons­ti­tu­cio­nal, los bre­xi­ters ar­gu­men­ta­ron que la sa­li­da de la UE per­mi­ti­ría a los bri­tá­ni­cos “re­cu­pe­rar el con­trol”, dan­do a West­mins­ter la po­si­bi­li­dad de de­ci­dir­lo to­do sin las im­po­si­cio­nes de los po­lí­ti­cos de la le­ja­na Bru­se­las.

Es­te Par­la­men­to, em­pe­ro, no es­tá di­gi­rien­do fá­cil­men­te el pe­sa­do me­nú del Bre­xit. Sus miem­bros no fue­ron ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do pa­ra apro­bar la sa­li­da ne­go­cia­da por la an­te­rior pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May. Tam­po­co fue­ron ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do en una al­ter­na­ti­va a di­cha sa­li­da. Las pró­rro­gas al Bre­xit se fue­ron acu­mu­lan­do. Aho­ra, el nue­vo pri­mer mi­nis­tro, Bo­ris John­son, ame­na­za con rom­per el blo­queo de la peor ma­ne­ra po­si­ble. El miér­co­les, John­son pe­día a la rei­na la sus­pen­sión del Par­la­men­to du­ran­te cin­co se­ma­nas. El ob­je­ti­vo es di­fi­cul­tar que di­cho Par­la­men­to, cu­yo po­der de­cían que­rer res­tau­rar los bre­xi­ters, im­pi­da el Bre­xit sin acuer­do al que John­son pa­re­ce es­tar dis­pues­to. La es­tra­te­gia de John­son no es gra­tui­ta, y pue­de co­brar­se di­ver­sas víc­ti­mas.

La pri­me­ra de ellas ha si­do la rei­na, a la que John­son ha pues­to en un di­fí­cil pa­pel al so­li­ci­tar­le la sus­pen­sión del Par­la­men­to. Al ha­cer­lo,

el pri­mer mi­nis­tro ha ero­sio­na­do la ima­gen de la mo­nar­quía a ojos de quie­nes con­si­de­ran su es­tra­te­gia co­mo ile­gí­ti­ma.

Tras la rei­na es­tá el Par­la­men­to bri­tá­ni­co, cu­ya au­to­ri­dad se cues­tio­na. El Bre­xit du­ro al que John­son di­ce es­tar dis­pues­to no ha­ría más que gan­gre­nar la he­ri­da abier­ta en la so­cie­dad del Reino Uni­do. Has­ta aho­ra, los bre­xi­ters pre­su­mían de la le­gi­ti­mi­dad que les da­ba ha­ber ga­na­do un re­fe­rén­dum. Pe­ro el Bre­xit de John­son, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, di­la­pi­da­ría ese ca­pi­tal po­lí­ti­co y des­le­gi­ti­ma­ría el re­sul­ta­do del pro­ce­so. En el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo bri­tá­ni­co la le­gi­ti­mi­dad po­lí­ti­ca es­tá co­rre­la­cio­na­da con la cen­tra­li­dad del Par­la­men­to: si­len­cia­da la voz de West­mins­ter, aun­que sea por unas se­ma­nas, una som­bra de du­da se arro­ja so­bre el po­si­ble Bre­xit de oc­tu­bre. Más aún, John­son bus­ca opo­ner, en una es­tra­te­gia po­pu­lis­ta de ma­nual, la le­gi­ti­mi­dad del pue­blo ex­pre­sa­da en el re­fe­rén­dum a la le­gi­ti­mi­dad del Par­la­men­to. To­do por West­mins­ter pe­ro sin West­mins­ter.

Las re­la­cio­nes con la UE y la in­te­gri­dad de Reino Uni­do tam­bién su­fri­rían en es­te es­ce­na­rio. El Tra­ta­do de la UE es­ta­ble­ce que un Es­ta­do miem­bro po­drá re­ti­rar­se de la Unión de acuer­do con sus re­qui­si­tos cons­ti­tu­cio­na­les. Pe­ro Reino Uni­do ya ha no­ti­fi­ca­do a la Unión, si­guien­do esos pro­ce­di­mien­tos cons­ti­tu­cio­na­les, su de­ci­sión de re­ti­rar­se. A fal­ta de una nue­va pró­rro­ga, que John­son que­rría di­fi­cul­tar ce­rran­do el Par­la­men­to, la sa­li­da de la Unión se pro­du­ce de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca. El re­sul­ta­do se­ría un Bre­xit du­ro, que obs­ta­cu­li­za­ría la re­la­ción en­tre la UE y el Reino Uni­do y daría alas a los sec­to­res más aser­ti­vos del in­de­pen­den­tis­mo es­co­cés.

Por úl­ti­mo es­tá la ju­di­ca­tu­ra bri­tá­ni­ca. La idea de John­son de ce­rrar el Par­la­men­to pa­ra per­mi­tir un Bre­xit du­ro po­dría ser ile­gal. Pe­ro la ile­ga­li­dad de di­cha es­tra­te­gia de­be­ría ser apre­cia­da por un ór­gano judicial. A cuen­ta del ca­so Mi­ller, la ju­di­ca­tu­ra bri­tá­ni­ca de­ci­dió ha­ce unos años que el Go­bierno del Reino Uni­do no po­día ini­ciar el Bre­xit sin el con­sen­ti­mien­to del Par­la­men­to. Los jue­ces del High Court que to­ma­ron aque­lla de­ci­sión fue­ron acu­sa­dos por los me­dios de de­re­cha ra­di­cal bri­tá­ni­ca de “enemi­gos del pue­blo”. El epi­so­dio po­dría re­pe­tir­se aho­ra. Da­da su du­do­sa le­ga­li­dad, los jue­ces bri­tá­ni­cos po­drían ver­se obli­ga­dos a im­pe­dir el Bre­xit sin Par­la­men­to de John­son. Es­to per­mi­ti­ría al pri­mer mi­nis­tro ga­nar­se el fa­vor de los bre­xi­ters más du­ros, sin te­ner que asu­mir las con­se­cuen­cias desas­tro­sas de un Bre­xit sin acuer­do y con una le­gi­ti­mi­dad mer­ma­da. Los jue­ces im­pe­di­rían tal trágico desen­la­ce. Pe­ro John­son ha­bría pues­to con­tra ellos a una par­te de la so­cie­dad bri­tá­ni­ca, la que an­he­la con desesperac­ión la sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea.

John­son pa­re­ce dis­pues­to a con­tra­po­ner la vo­lun­tad del pue­blo ex­pre­sa­da en un re­fe­rén­dum a las ins­ti­tu­cio­nes que per­mi­ten a ese pue­blo con­vi­vir co­mo una co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca. Pa­ra ello, prac­ti­ca in­di­si­mu­la­da­men­te for­mas agre­si­vas de cons­ti­tu­tio­nal hard­ball: la ex­plo­ta­ción de ins­tru­men­tos cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra fi­nes con­tra­rios al es­pí­ri­tu de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca. El da­ño al cons­ti­tu­cio­na­lis­mo bri­tá­ni­co y a las ins­ti­tu­cio­nes del país se­rá di­fí­cil de ca­li­brar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.