Ca­mino ha­cia la rui­na

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Las con­si­de­ra­cio­nes que hi­zo Ni­co­lás Ma­quia­ve­lo en El prín­ci­pe es­tán pen­sa­das pa­ra otra épo­ca, ya le­ja­na, que po­co se pa­re­ce a la de las de­mo­cra­cias ac­tua­les, don­de se eli­gen Go­bier­nos que sa­len de las ur­nas ca­da cier­to tiem­po. Las ciu­da­des-Es­ta­do de la Ita­lia que co­no­ció no tie­nen na­da que ver con las so­cie­da­des de ma­sas de hoy, mar­ca­das por unas in­dus­trias del es­pec­tácu­lo con gran­des ten­tácu­los y mu­cho po­der. Lo que se cuen­ta en El prín­ci­pe, que pa­sa por ser una de las más lú­ci­das con­tri­bu­cio­nes al pen­sa­mien­to po­lí­ti­co, re­sul­ta mu­chas ve­ces ex­tra­ño, fue­ra de lu­gar, y a ve­ces es com­pli­ca­do en­con­trar una tra­duc­ción idó­nea de al­gu­nas de sus ob­ser­va­cio­nes pa­ra apli­car­las al pre­sen­te. Pe­ro lo fun­da­men­tal es­tá ahí. Y lo fun­da­men­tal es el po­der, ese que un día re­ci­be el prín­ci­pe y que tie­ne que apren­der a ma­ne­jar. Ahí es don­de apa­re­ce Ma­quia­ve­lo, que fue di­plo­má­ti­co y funcionari­o y que se de­di­có tam­bién a la fi­lo­so­fía y a es­cri­bir, pa­ra dar unas cuan­tas re­co­men­da­cio­nes. Ese ad­je­ti­vo, el de ma­quia­vé­li­co, pro­ce­de de sus con­se­jos, que, a ra­tos, tie­nen un pun­to re­tor­ci­do, sub­te­rrá­neo, as­tu­to, in­clu­so tur­bio.

Aun así, no es una ma­la idea su­ge­rir­le a un po­lí­ti­co que vuel­va a leer El prín­ci­pe en es­tos tiem­pos de arre­ba­ta­das emo­cio­nes y de mo­ra­li­na per­ma­nen­te. Y hay al­go de lo que di­ce que me­re­ce des­ta­car­se. “Sien­do mi fin es­cri­bir una co­sa útil pa­ra quien la com­pren­de, he te­ni­do por más con­du­cen­te se­guir la ver­dad real de la ma­te­ria que los des­va­ríos de la ima­gi­na­ción en lo re­la­ti­vo a ella; por­que mu­chos ima­gi­na­ron re­pú­bli­cas y prin­ci­pa­dos que no se vie­ron ni exis­tie­ron nun­ca”, es­cri­be Ma­quia­ve­lo. Lue­go in­sis­te en que hay mu­cha dis­tan­cia en­tre sa­ber “có­mo vi­ven los hom­bres”, aquí y aho­ra, y le­van­tar las más mi­nu­cio­sas hi­pó­te­sis pa­ra pro­po­ner “có­mo de­be­rían vi­vir”. “El que, pa­ra go­ber­nar­los, aban­do­na el es­tu­dio de lo que se ha­ce pa­ra es­tu­diar lo que se­ría más con­ve­nien­te ha­cer­se apren­de más bien lo que de­be obrar su rui­na que lo que de­be pre­ser­var­le de ella”, con­ti­núa.

“En to­do, ver las co­sas co­mo ellas son”, apun­tó Na­po­león Bo­na­par­te en la ano­ta­ción que hi­zo so­bre es­te pun­to du­ran­te su lec­tu­ra del li­bro del ita­liano. Ma­quia­ve­lo se­ña­la­ba el dis­pa­ra­te de an­dar en lo ima­gi­na­rio cuan­do hay que es­tar en lo real, y esa es una lec­ción im­pres­cin­di­ble que no pa­re­ce te­ner­se de­ma­sia­do en cuen­ta. Los po­lí­ti­cos que de­be­rían es­tar du­ran­te es­tos días ope­ran­do a ras de sue­lo, pe­ga­dos a los acu­cian­tes pro­ble­mas a los que cual­quier nue­vo Go­bierno ten­drá que en­fren­tar­se, an­dan más bien ha­bi­tan­do el reino de un pu­ña­do de abs­trac­cio­nes que es­tán más cer­ca de sus fan­ta­sías que de la du­ra reali­dad. Ha­blan de man­da­tos del pue­blo y de hu­mi­lla­cio­nes, se re­fie­ren a opor­tu­ni­da­des per­di­das co­mo si no se pu­die­ra des­an­dar el ca­mino, se acu­san de co­me­ter trai­ción, sub­ra­yan que el país se rom­pe.

Ma­quia­ve­lo in­sis­tió tam­bién en que el prín­ci­pe de­bía es­tar pre­pa­ra­do pa­ra an­ti­ci­par­se a los pro­ble­mas an­tes de que so­bre­ven­gan. “Su­ce­de, en es­te par­ti­cu­lar, lo que los mé­di­cos di­cen de la ti­sis, que, en los prin­ci­pios, es fá­cil de cu­rar y di­fí­cil de co­no­cer, pe­ro que en lo su­ce­si­vo, si no la co­no­cie­ron en su prin­ci­pio, ni le apli­ca­ron re­me­dio al­guno, se ha­ce, en ver­dad, fá­cil de co­no­cer, pe­ro di­fí­cil de cu­rar”. Lue­go apun­ta­ba ya a las co­sas del Es­ta­do: si uno se an­ti­ci­pa a los ma­les que vie­nen, con­si­gue que se cu­ren pron­to; si no se ven ve­nir, ya no hay lue­go ma­ne­ra de arre­glar­los. ¿No les re­sul­ta familiar es­ta ad­ver­ten­cia? Por no aga­rrar la reali­dad por los cuer­nos —y de­jar­nos de fan­ta­sías— ca­mi­na­mos ha­cia la rui­na. Por no ade­lan­tar­nos a lo que vie­ne nos pi­lló la ti­sis. Es­ta­mos en­fer­mos.

Pa­ra go­ber­nar ha­ce fal­ta en­fren­tar­se a lo real y de­jar las fan­ta­sías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.