La vi­da del nar­co 30 años des­pués de la Ope­ra­ción Né­co­ra

Algunos ca­pos ga­lle­gos so­bre­vi­ven en un mer­ca­do de dro­gas so­bre­sa­tu­ra­do que es­ca­pa del con­trol po­li­cial

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ELI­SA LOIS,

Un tra­fi­can­te de po­ca mon­ta lla­ma­do Ri­car­do Por­ta­ba­les lo­gró po­ner pa­tas arri­ba la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Se­gu­ri­dad del Go­bierno de Fe­li­pe González. Har­to de es­tar en pri­sión, se convirtió en el pri­mer nar­co arre­pen­ti­do en Es­pa­ña. Su re­la­to so­bre las re­des ga­lle­gas des­en­ca­de­nó la Ope­ra­ción Né­co­ra, la pri­me­ra ma­cro­re­da­da con­tra el nar­co­trá­fi­co. Y to­do em­pe­zó con una car­ta que en­vió a un juez de Pon­te­ve­dra ha­ce aho­ra 30 años.

Tras me­ses de pre­pa­ra­ti­vos, ca­li­bran­do las fa­bu­lo­sas con­fe­sio­nes del arre­pen­ti­do, la ope­ra­ción coor­di­na­da por Bal­ta­sar Gar­zón, en­ton­ces juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal, lo­gró re­mo­ver los ci­mien­tos del cuar­tel ge­ne­ral del nar­co en Es­pa­ña, pe­ro no pu­do so­ca­var los am­plios in­tere­ses que los po­de­ro­sos cár­te­les co­lom­bia­nos ya te­nían en Ga­li­cia pa­ra ven­der co­caí­na en Eu­ro­pa. El Vie­jo Con­ti­nen­te se­ría al po­co tiem­po su se­gun­do ma­yor clien­te tras EE UU.

Pe­se al me­diá­ti­co ma­cro­jui­cio y las de­ce­nas de ope­ra­cio­nes po­li­cia­les que desató la Né­co­ra, la am­bi­ción del nar­co ha al­can­za­do co­tas que pa­re­cían im­pen­sa­bles, cam­bian­do el ma­pa es­tra­té­gi­co de las dro­gas. El trá­fi­co de ha­chís se ha des­via­do com­ple­ta­men­te al sur de la Pe­nín­su­la, y el de co­caí­na ha da­do en­tra­da a gru­pos mul­ti­rra­cia­les que ope­ran des­de Bél­gi­ca, Ho­lan­da y Áfri­ca. Hoy, el diag­nós­ti­co de la Co­mi­sión Eu­ro­pea es cuan­do menos pe­si­mis­ta: “La dis­po­ni­bi­li­dad de co­caí­na es­tá en su má­xi­mo ni­vel de to­dos los tiem­pos”. “Ha al­can­za­do el ma­yor grado de pu­re­za en 10 años”.

Mien­tras unos po­cos nar­cos his­tó­ri­cos que­da­ron es­car­men­ta­dos de la Né­co­ra, otros han se­gui­do en el can­de­le­ro, am­bi­cio­nan­do la pri­me­ra lí­nea de un mer­ca­do de dro­gas so­bre­sa­tu­ra­do, im­po­si­ble de fre­nar por una po­li­cía más nu­me­ro­sa y es­pe­cia­li­za­da. Uno de los ejem­plos de ca­po in­com­bus­ti­ble es Manuel Char­lín. Ya oc­to­ge­na­rio, el ca­be­za del ma­yor clan for­ja­do a gol­pe de des­car­gas de ha­chís y co­caí­na, que­dó ab­suel­to del ma­cro­jui­cio pe­ro ca­yó cin­co años des­pués (1995), arras­tran­do a to­da su fa­mi­lia en el nar­co­trá­fi­co y blan­queo, en un pro­ce­so que to­da­vía si­gue pen­dien­te de re­so­lu­ción judicial. Fue de­te­ni­do en 2018 por un trans­por­te de co­caí­na pe­ro que­dó apar­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción por fal­ta de prue­bas.

Jo­sé Ra­món Pra­do, Si­to Mi­ñan­co, de 64 años, ha pa­sa­do me­dia vi­da en pri­sión. La Po­li­cía le si­túa en la cum­bre del trá­fi­co in­ter­na­cio­nal

Un arre­pen­ti­do pro­pi­ció la pri­me­ra gran re­da­da con­tra el nar­co­trá­fi­co

La UE re­cal­ca que la dis­po­ni­bi­li­dad de co­caí­na se ha­lla en “su má­xi­mo ni­vel”

de co­caí­na. Fue de­te­ni­do por ter­ce­ra vez en 2017 im­pli­ca­do en otra des­car­ga. Lue­go afron­tó un jui­cio por blan­queo en el que fue con­de­na­do. Pe­ro Si­to si­gue re­ne­gan­do de su le­yen­da. Ha pedido in­clu­so al Su­pre­mo la re­vi­sión de su pri­me­ra con­de­na al ha­ber tum­ba­do el tri­bu­nal de Es­tras­bur­go las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas que ha­bía au­to­ri­za­do Gar­zón pa­ra cap­tu­rar­le en 1991, tras es­ca­par de la re­da­da de la Né­co­ra.

Dos me­ses des­pués de que Mi­ñan­co re­gre­sa­ra a la cár­cel, el turno de sa­li­da fue pa­ra Lau­reano Ou­bi­ña, el tra­fi­can­te de ha­chís que más años de pri­sión ha cumplido. Que­dó ab­suel­to de las acu­sa­cio­nes de Por­ta­ba­les, pe­ro en­ca­de­nó va­rias de­ten­cio­nes has­ta aca­bar per­dien­do el pa­zo de Baión, san­to y se­ña de la gue­rra con­tra el nar­co. Su vi­da en li­ber­tad trans­cu­rre en los mer­ca­di­llos y allá don­de le de­jan firmar ejem­pla­res de su li­bro au­to­bio­grá­fi­co To­da la ver­dad. Aun­que asu­me su pa­sa­do, Ou­bi­ña lle­va a los tri­bu­na­les a quien le ta­cha de ca­po o po­ne tra­bas a su re­in­ser­ción.

Alfredo Cor­de­ro, otro es­la­bón del nar­co­trá­fi­co ga­lle­go, fue alumno en la es­cue­la de Los Char­li­nes, pe­ro fun­dó su pro­pia ban­da des­pués de cum­plir la con­de­na del jui­cio Né­co­ra y fue de­te­ni­do en dos oca­sio­nes. Ha es­ta­do tam­bién im­pli­ca­do en el trá­fi­co de he­roí­na. Si­gue es­tan­do en el ob­je­ti­vo de la Po­li­cía mien­tras atien­de a sus ne­go­cios de hos­te­le­ría.

Fran­cis­co Javier Mar­tí­nez San Mi­llán es otro ejem­plo de su­per­vi­ven­cia en el mun­do del nar­co. Pa­só ca­tor­ce años co­mo pró­fu­go de la jus­ti­cia, dis­fra­zán­do­se in­clu­so de mon­ja pa­ra es­ca­par de la Po­li­cía, has­ta que fue de­te­ni­do a fi­na­les de 2014. Se so­me­tió a ope­ra­cio­nes de es­té­ti­ca e in­clu­so al­te­ró sus hue­llas dac­ti­la­res. Aho­ra tam­bién es­tá en li­ber­tad con­di­cio­nal.

/ R. GU­TIÉ­RREZ

Des­de la iz­quier­da, Al­bino Paz, Lau­reano Ou­bi­ña y Manuel Pa­dín, en el jui­cio de la Ope­ra­ción Né­co­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.