Pa­ra­noia y san­gre

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

An­tes de que yo me fue­se de San­xen­xo me hi­ce los aná­li­sis del fi­nal del ve­rano, unas fe­chas que mu­chos apro­ve­chan pa­ra des­pe­dir­se de las pla­yas y los ami­gos, y a otros nos qui­tan san­gre pa­ra que se­pa­mos si nos te­ne­mos que des­pe­dir de nues­tros ami­gos has­ta el próximo ve­rano o has­ta siem­pre. Me acom­pa­ñó a ver a la doc­to­ra mi ami­go Eli­sar­do Bas­tia­ga, que ya se ha­bía he­cho los aná­li­sis des­pués de la investidur­a fa­lli­da de Pedro Sánchez por­que, di­jo, su sa­lud no va en con­so­nan­cia con su es­ti­lo de vi­da, sino con la es­ta­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca del país. Re­pi­tió ese día.

Fue al­go de­li­ca­do por­que nor­mal­men­te quien no quie­re res­pues­tas no ha­ce pre­gun­tas. Y sa­car­se san­gre es ha­cer­se bas­tan­tes pre­gun­tas, al menos fue­ra de la ba­ñe­ra y sin un cu­chi­llo. Bien es ver­dad que la doc­to­ra Tru­ji­llo que nos aten­dió pa­re­cía tan dé­bil y can­sa­da que es­tu­vi­mos a pun­to de ha­cer­le la prue­ba no­so­tros a ella. Los pin­cha­zos trans­cu­rrie­ron con nor­ma­li­dad, sal­vo un ala­ri­do inopor­tuno de Bas­tia­ga cuan­do le cla­va­ron la agu­ja, que ya me di­rás tú esos sus­ti­tos cuan­do en los años no­ven­ta las de­bió de ver de to­dos los co­lo­res.

Ayer me lle­ga­ron a Ma­drid los aná­li­sis con las con­se­cuen­cias es­pe­ra­das: la doc­to­ra me lo ha prohi­bi­do to­do. Tan­to me ha prohi­bi­do que ten­go la sen­sa­ción de es­tar es­cri­bien­do a sus es­pal­das. Es im­pre­sio­nan­te: te sa­can dos tu­bi­tos de san­gre y no te di­cen a qué le pue­des dar li­ke y a qué no de milagro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.