La in­cóg­ni­ta Po­lans­ki

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

Si Ro­man Po­lans­ki acu­de a la Mos­tra pue­de aca­bar de­te­ni­do y ex­tra­di­ta­do a EE UU. Des­pués de que la pre­si­den­ta del ju­ra­do, Lu­cre­cia Mar­tel, di­je­se an­te­ayer que no irá a la pro­yec­ción de ga­la de El ofi­cial y el es­pía ,el fil­me so­bre el ca­so Drey­fus con que con­cur­sa el ci­neas­ta po­la­co, y a la es­pe­ra de sa­ber si ma­ña­na com­pa­re­ce­rá por vi­deo­con­fe­ren­cia en la rue­da de pren­sa, la web Dead­li­ne pu­bli­có ayer una en­tre­vis­ta que Po­lans­ki, acu­sa­do de vio­lar a una me­nor en EE UU en 1977, con­ce­dió pa­ra pro­mo­cio­nar la pe­lí­cu­la. Sus fra­ses son an­te­rio­res a la última po­lé­mi­ca, pe­ro ayu­dan a en­ten­der su vi­sión: “La ma­yo­ría de la gen­te que me aco­sa no me co­no­ce ni sa­be na­da del ca­so”. ne­ce­si­ta­ba ai­rear­me y pa­sear, me cos­ta­ba mu­cho se­pa­rar­me de esas se­cuen­cias”, re­co­no­ció Baum­bach. Johans­son con­tó que jus­to es­ta­ba pa­san­do por su rup­tu­ra cuan­do el di­rec­tor la con­tac­tó. “To­mé un va­so de vino y em­pe­cé a que­jar­me. Él es­cu­cha­ba. En un mo­men­to da­do, me di­jo: ‘Es­to es un po­co ra­ro. Qui­zás no te ape­tez­ca ha­cer­lo. La pe­lí­cu­la va de… un di­vor­cio”, re­me­mo­ró la ac­triz.

Adam Dri­ver re­la­tó ade­más que ha­bla­ban cons­tan­te­men­te de los te­mas que ro­dean la pe­lí­cu­la, “y eso te per­mi­te aden­trar­te más en ella”. El re­sul­ta­do son dos ac­tua­cio­nes so­bre­sa­lien­tes y un re­la­to tan de­li­ca­do co­mo de­mo­le­dor.

Fi­nal­men­te, la jornada dio tam­bién pa­ra el es­treno del pri­me­ro de los dos tra­ba­jos del con­cur­so ofi­cial di­ri­gi­dos por una mu­jer: la fa­lli­da The Per­fect Can­di­da­te, de Hai­faa Al-Man­sour, di­rec­to­ra de la pri­me­ra pe­lí­cu­la ro­da­da por una mu­jer en Ara­bia Sau­dí, La bi­ci­cle­ta ver­de.

Lo peor no fue eso, sino que se ex­tra­via­sen los re­sul­ta­dos de Bas­tia­ga, qui­zá tam­bién co­mo me­tá­fo­ra de có­mo va Es­pa­ña. Hay al­go aún peor que ha­cer­te un che­queo mé­di­co des­pués de las va­ca­cio­nes: que los mé­di­cos pier­dan los re­sul­ta­dos. El pa­ra­noi­co, y Bas­tia­ga lo era, cree al ins­tan­te que lo que se ha abier­to en el cen­tro mé­di­co de San­xen­xo es un co­mi­té de cri­sis pa­ra tra­tar de ex­pli­car­le al pa­cien­te la can­ti­dad de en­fer­me­da­des gra­ves, mu­chas de ellas iné­di­tas, que tie­ne. —Mo­ri­ré.

—Co­mo yo, res­pon­dí al te­lé­fono. —Pe­ro yo por que­rer sa­ber­lo.

Me cuen­ta que fue a la con­sul­ta a por sus pa­pe­les y la doc­to­ra le pre­gun­tó los da­tos bá­si­cos, si era alér­gi­co a al­go, si ha­bía si­do ope­ra­do (Bas­tia­ga le di­jo que se ha­bía pues­to pe­lo an­tes del en­tie­rro de su tío, si bien no sa­bía que su tío se iba a mo­rir, por lo que fue to­do un fo­llón) y, en ca­so de te­ner cuen­ta en re­des so­cia­les, cuán­tos fo­llo­wers te­nía. “¿Pe­ro eso es im­por­tan­te?”, pre­gun­tó Bas­tia­ga. “No”, res­pon­dió ella con el ges­to muy se­ve­ro, ga­fas en la pun­ta de la na­riz, “pe­ro me aca­bo de abrir un Instagram y es por ver có­mo va”.

Bas­tia­ga le co­gió el mó­vil mien­tras ella mi­ra­ba, le dio a se­guir a su cuen­ta y le ex­pli­có cua­tro con­cep­tos bá­si­cos. Cuan­do se mar­chó, re­cor­dó al­go lle­ván­do­se la pal­mi­ta a la fren­te, co­mo el de los do­net­tes. “Pe­ro doc­to­ra, ¿me di­ce los re­sul­ta­dos?, ¿ten­go al­go?”. “Por lo que veo en mi mó­vil, el re­sul­ta­do es una fo­llo­wer más y te­ner, tie­nes 99”, son­rió. “Res­pec­to a tu san­gre, no ha lle­ga­do”. No le di­jo a don­de, aun­que Bas­tia­ga, por el tono, cree que se re­fe­ría a su ce­re­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.