Un ‘th­ri­ller’ acep­ta­ble

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

QUIEN A HIE­RRO MA­TA

Di­rec­ción: Pa­co Pla­za. In­tér­pre­tes: Luis To­sar, Ma­ría Váz­quez, Xan Ce­ju­do, Is­mael Mar­tí­nez. Gé­ne­ro: th­ri­ller. Es­pa­ña, 2019. Du­ra­ción: 107 mi­nu­tos. No co­noz­co per­so­nal­men­te al di­rec­tor Pa­co Pla­za. Leo una en­tre­vis­ta que le ha­cen en la contraport­ada de es­te pe­rió­di­co en la que cuen­ta su an­ti­gua y le­gí­ti­ma ba­ta­lla en las fi­las del Me Too, su me­ce­naz­go crea­ti­vo de la se­ño­ra Leticia Do­le­ra y su cer­ti­dum­bre de que dis­cu­tir la ge­nia­li­dad de Ju­lio Igle­sias equi­va­le a du­dar del ar­te del cua­dro Las me­ni­nas. No ten­go cons­tan­cia de que una al­te­ra­ción de las neu­ro­nas ce­re­bra­les, o un des­ba­rre de mi­li­tan­cia en la mo­der­nez, con­duz­ca a sí­mi­les tan da­daís­tas. Pe­ro a lo peor, lo di­ce en se­rio. Lás­ti­ma que no ex­pre­se su opi­nión so­bre la ne­ga­ti­va de una tal Lu­cre­cia Mar­tel, pre­si­den­ta del ju­ra­do en el fes­ti­val de ci­ne de Ve­ne­cia, a ver en pú­bli­co la última pe­lí­cu­la del an­ces­tral pe­ca­dor Ro­man Po­lans­ki, que se pre­sen­ta a con­cur­so. Ad­mi­to sus sa­gra­dos es­crú­pu­los mo­ra­les, pe­ro no en­tien­do por qué co­ño acep­tó ser juez de un cer­ta­men en el que com­pe­tía el pre­sun­to Sa­ta­nás.

Tam­bién cuen­tan en la en­tre­vis­ta que el se­ñor Pa­co Pla­za tie­ne jus­ti­fi­ca­da fa­ma de ser una de las per­so­nas más edu­ca­das, cal­ma­das y res­pe­tuo­sas del ci­ne es­pa­ñol. Son va­lo­res que ad­mi­ro y que me pa­re­cen ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rios, aun­que yo es­té ne­ga­do pa­ra prac­ti­car­los en mu­chos ca­sos. Pe­ro lo que ten­go cla­ro es que sus ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo crea­dor de ci­ne tie­nen po­co que ver con esas vir­tu­des tan ci­vi­li­za­das y hu­ma­nis­tas. Su vo­ca­ción es el gé­ne­ro de te­rror, las ti­nie­blas, los mons­truos que ace­chan. Y lo ha­ce muy bien, es­tá muy do­ta­do pa­ra pro­vo­car el es­ca­lo­frío en el re­cep­tor. Su an­te­rior pe­lí­cu­la, ti­tu­la­da Ve­ró­ni­ca, que so­lo me atre­ví a ver es­tan­do acom­pa­ña­do, ya que a pe­sar de mi des­crei­mien­to me al­te­ran los ner­vios las pe­lí­cu­las so­bre gen­te po­seí­da (ade­más, acos­tum­bran a ser muy ma­las, con glo­rio­sas ex­cep­cio­nes co­mo La se­mi­lla del dia­blo, La pro­fe­cía y El exor­cis­ta), pe­ro la his­to­ria de esa ado­les­cen­te de Va­lle­cas, presuntame­nte po­seí­da por el Ma­ligno, aun­que es­te tam­bién po­dría lla­mar­se so­le­dad, com­ple­jos, ais­la­mien­to in­ti­mo, era ori­gi­nal, per­tur­ba­do­ra, som­bría­men­te atrac­ti­va, sin abu­sar del efec­tis­mo y los mal­di­tos sus­tos.

Quien a hie­rro ma­ta sue­na a en­car­go, se ale­ja del mun­do al que nos ha ha­bi­tua­do su di­rec­tor. Ima­gino que des­pués del éxi­to de la más que dig­na se­rie Fa­ri­ña, hay ló­gi­ca y avie­sa ur­gen­cia en las pro­duc­to­ras por ha­cer pe­lí­cu­las y series pro­ta­go­ni­za­das Luis To­sar, en

por el nar­co­trá­fi­co. A ser po­si­ble, ga­lle­go. Con acen­to y am­bien­ta­ción que no sue­nen a im­pos­tu­ra. Pa­co Pla­za ha­ce un tra­ba­jo muy pro­fe­sio­nal, na­rran­do la ven­gan­za del en­fer­me­ro de una re­si­den­cia de an­cia­nos con­tra un ca­po an­ciano y de­vas­ta­do fí­si­ca­men­te, aun­que in­tac­to su si­nies­tro ce­re­bro. Hay ra­zo­nes in­ape­la­bles pa­ra ese odio. Llo­vió in­fi­ni­to ja­co en una épo­ca so­bre Ga­li­cia en­gan­chan­do a mu­cha gen­te jo­ven, o casi ni­ños, en un ca­lle­jón sin sa­li­da pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de ellos. El di­fun­to hermano pe­que­ño del en­fer­me­ro fue uno de ellos. Y per­ma­ne­ce el tor­men­to de aquel re­cuer­do; aun­que se ha­ya pues­to re­la­ti­va­men­te de acuer­do con la vi­da a tra­vés de su mu­jer, su hi­jo y su tra­ba­jo. Y si­gues con in­te­rés su re­tor­ci­do pro­ce­so, ha­cién­do­le pro­bar la sal­va­je me­di­ci­na al tra­fi­can­te que se en­ri­que­ció con ella. Pe­ro tam­bién so­bran co­sas co­mo esos inú­ti­les flash-backs que sue­nan a ci­ne cu­tre. Y Luis To­sar es­tá so­brio y con­vin­cen­te en un per­so­na­je que se pres­ta­ba al ex­ce­so, a una in­ten­si­dad mo­les­ta.

Quien a hie­rro ma­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.