“Na­die ga­na un gran­de sin do­lor”

TENIS US Open Djo­ko­vic, con­tra­ria­do por la lesión en el hom­bro iz­quier­do

El País (País Vasco) - - DEPORTES - ALE­JAN­DRO CIRIZA,

“¿Pe­ro to­da­vía le creés? Es un ac­tor de Holly­wood… No tie­ne na­da, ¡ca­ra­jo!”.

La osa­da afir­ma­ción de un pe­rio­dis­ta ar­gen­tino, elo­gio­so con el es­fuer­zo de su com­pa­trio­ta Juan Ig­na­cio Lon­de­ro en la cen­tral mien­tras és­te re­ba­te a No­vak Djo­ko­vic, con­tras­ta con el ros­tro do­lo­ri­do del ser­bio. No­le, que de­fien­de el tí­tu­lo en Nue­va York y as­pi­ra a con­ver­tir­se en el pri­mer te­nis­ta que con­si­gue re­va­li­dar­lo des­de que Ro­ger Federer lo en­gar­za­ra de 2004 a 2008, se echa va­rias ve­ces la mano de­re­cha al hom­bro iz­quier­do. Y cuan­do ter­mi­na el pri­mer par­cial se ac­ti­va la luz ro­ja: el nú­me­ro uno se qui­ta la ca­mi­se­ta y re­cla­ma asis­ten­cia mé­di­ca (me­di­cal ti­me-out) por­que apenas pue­de pe­gar­le a la bo­la de re­vés y tam­po­co pue­de ele­var­la co­rrec­ta­men­te pa­ra el ser­vi­cio.

Hay alar­ma. La se­cuen­cia con­ti­núa con un pri­mer ma­sa­je de 10 mi­nu­tos que se re­pi­te en el in­ter­me­dio pos­te­rior, me­tién­do­le los de­dos al bal­cá­ni­co en las pro­fun­di­da­des de su del­toi­des, in­ten­tan­do dar así con el ori­gen de la des­gra­cia o al menos pa­liar el da­ño. Al fi­nal, Djo­ko­vic in­gie­re un an­ti­in­fla­ma­to­rio que conforme le ha­ce efec­to re­su­ci­ta su jue­go. Ven­ce (6-4, 7-6 y 6-1, en 2h 15m), pro­gre­sa a la se­gun­da ron­da y acep­ta con una son­ri­sa la ca­mi­se­ta de Bo­ca Ju­niors que le re­ga­la un afi­cio­na­do rum­bo al ves­tua­rio, pe­ro su men­te da más y más vuel­tas: ¿Qué de­mo­nios me ocu­rre ahí den­tro? ¿Por qué aho­ra? Y, so­bre to­do, ¿có­mo voy a apa­ñár­me­las pa­ra se­guir com­pi­tien­do es­tas dos se­ma­nas y no per­der el tren que me con­du­ci­ría ha­cia el de­ci­mo­sép­ti­mo ma­jor?

“La sen­sa­ción es bas­tan­te ás­pe­ra e im­pre­de­ci­ble”, co­men­ta des­pués de ha­ber­le da­do la vuel­ta a una si­tua­ción fea y de­li­ca­da, por­que Lon­de­ro fue un break por de­lan­te en la man­ga ini­cial y dos en la se­gun­da has­ta que la pas­ti­lla mi­la­gro­sa se di­lu­yó en la san­gre del ser­bio y és­te con­si­guió so­bre­po­ner­se. “Es un par­ti­do que me ha pues­to a prue­ba. Es­to es al­go que ven­go arras­tran­do des­de ha­ce tiem­po”, ob­ser­va a pie de pista, an­tes de tra­tar­se más a fon­do y re­tra­sar su com­pa­re­cen­cia an­te los pe­rio­dis­tas has­ta las 23.32 en Nue­va York. “A mi­tad del pri­mer set no sa­bía si po­dría ter­mi­nar el par­ti­do, así que es­pe­ro po­der ju­gar sin do­lor den­tro de un par de días, si es po­si­ble”, aña­de.

Tra­ta­mien­to

No es Djo­ko­vic, pre­ci­sa­men­te, un te­nis­ta permea­ble a las le­sio­nes. A ex­cep­ción del se­rio con­tra­tiem­po en el co­do de­re­cho que le obli­gó a pa­sar por el qui­ró­fano ha­ce año y me­dio, el bal­cá­ni­co es uno de los ju­ga­do­res del cir­cui­to más re­sis­ten­tes. “Es­to es nue­vo en el sen­ti­do de que nun­ca he te­ni­do es­te pro­ble­ma en par­ti­cu­lar a lo lar­go de mi ca­rre­ra. Des­de ha­ce un par de se­ma­nas es­tá ahí, su­bien­do y ba­jan­do el do­lor. No es fá­cil ju­gar con es­te ti­po de sen­sa­ción, pe­ro es­toy muy con­ten­to de po­der ha­ber ter­mi­na­do el par­ti­do”, se sin­ce­ra an­tes de se­ña­lar que “con­ge­la­ría” su bra­zo du­ran­te las pró­xi­mas 48 ho­ras, un pla­zo de­ci­si­vo pa­ra la re­cu­pe­ra­ción e ir de­ter­mi­nan­do có­mo pue­de reac­cio­nar la ar­ti­cu­la­ción en la si­guien­te ci­ta, con­tra De­nis Kud­la. “Me tra­ta­ré y con­sul­ta­ré a algunos ex­per­tos en me­di­ci­na deportiva”, pre­ci­sa de buen tono, pe­ro con ges­to se­rio.

Aho­ra, la gran in­cóg­ni­ta que la­te en Flus­hing Mea­dows re­si­de en có­mo evo­lu­cio­na­rá No­le, que se cui­da al mi­lí­me­tro (yo­ga, acu­pun­tu­ra, ve­ge­ta­ria­nis­mo…) y que en su con­di­ción de pre­si­den­te del Con­se­jo de Ju­ga­do­res (Pla­yers Coun­cil) es­tá idean­do un plan pa­ra que los te­nis­tas dis­pon­gan de un ca­len­da­rio más sen­sa­to. “Pro­ba­ble­men­te pro­gra­ma­ría el Open de Aus­tra­lia en mar­zo y pro­pon­dría dos me­ses de des­can­so”, se­ña­ló re­cien­te­men­te en el ca­nal Sport Klub; “tam­bién tra­ta­ría de que los ju­ga­do­res tu­vié­ra­mos más tiem­po en­tre los otros tres gran­des, in­ten­tan­do que Ro­land Ga­rros, Wim­ble­don y el US Open no es­tu­vie­ran tan cer­ca”.

Mien­tras tan­to, ha­bla el téc­ni­co que le con­du­jo ha­cia su épo­ca más es­plen­do­ro­sa, en­tre 2015 y 2016. “No creo que ha­ya un so­lo cam­peón de Grand Slam que ha­ya ga­na­do al­gún tor­neo sin sen­tir do­lor o te­ner al­gu­na lesión”, con­tes­ta Bo­ris Bec­ker a EL PAÍS. “Siem­pre hay al­gún ti­po de con­tra­tiem­po, aun­que algunos ju­ga­do­res lo mues­tran más que otros, o ha­blan más o menos de ello”, pro­si­gue el ale­mán, hoy día ana­lis­ta de Eu­ros­port; “es una se­ñal de es­tos tiem­pos, por­que hay más en­tre­na­mien­tos y se jue­gan mu­chos más par­ti­dos. Así son las re­glas aho­ra. Yo co­noz­co muy bien a No­vak y cuan­do yo le en­tre­na­ba, él nun­ca es­ta­ba al cien por cien en las fi­na­les de los do­min­gos. Si me pre­gun­tas si pue­de tra­tar­se de una lesión se­ria que pue­da re­ti­rar­le te di­ría que no, pe­ro si ten­go que res­pon­der si es­to le ha he­cho da­ño, res­pon­do que sí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.