Un pe­rio­dis­ta me­tó­di­co y con­cien­zu­do

El País (País Vasco) - - OBITUARIOS - PA­BLO JULIÁ

Aun­que vi­vió en Ma­drid y en Se­vi­lla mu­chos años, Se­bas­tián Gar­cía Ca­sa­do nun­ca de­jó de ser de Lu­pión (Jaén). Lle­va­ba grabado en su for­ma de ser y en su ma­ne­ra de es­tar ese ori­gen, que le con­fe­ría una ca­pa­ci­dad de hu­mor so­te­rra­da que no se per­ci­bía en sus con­ver­sa­cio­nes en un pri­mer mo­men­to, pe­ro des­pués, con el tiem­po, te reías de lo que ha­bía que­ri­do de­cir con ese len­gua­je de per­so­na­je de en­tre­oli­vos que te­nía. A pe­sar de ser an­da­luz, le cos­ta­ba ad­mi­tir las irre­gu­la­ri­da­des de nues­tra for­ma de hablar y cuan­do se re­fe­ría a ellas, nos pa­re­cía en­tre­ver las co­mi­llas con las que clo­na­ba las ex­pre­sio­nes co­lo­quia­les.

Edi­tor des­de los ochen­ta en EL PAÍS, fue de­le­ga­do de es­te dia­rio en An­da­lu­cía en­tre 1985 y 1988. Su am­plio cu­rrícu­lo pa­sa por El Co­rreo de An­da­lu­cía, del que fue sub­di­rec­tor; por la Ex­po 92, cu­yo ga­bi­ne­te de co­mu­ni­ca­ción di­ri­gió, y por su pro­pia em­pre­sa. No pa­ró nun­ca… has­ta el miér­co­les, cuan­do mu­rió a los 66 años. Sebas, co­mo le lla­ma­mos to­dos, era es­cru­pu­lo­so has­ta el har­taz­go con la in­for­ma­ción. Re­cuer­do lle­var­le al­gu­na fo­to­gra­fía que po­día te­ner una lec­tu­ra equí­vo­ca y has­ta que no le de­mos­tra­ba con ab­so­lu­ta ni­ti­dez los por­qués, me la te­nía que co­mer, aun­que fue­ra la fo­to­gra­fía de mi vi­da.

Apren­dí con él ese con­cep­to de edi­tor ri­gu­ro­so que yo no ten­go, pe­ro que me ha for­za­do a bus­car has­ta la sa­cie­dad los in­trín­gu­lis de lo que ha­cía. No se per­mi­tía fan­ta­sías con la in­for­ma­ción; pre­fe­ría ser me­tó­di­co y con­cien­zu­do. In­clu­so en las cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad que lle­vó to­do te­nía que es­tar ba­sa­do en ver­da­des de­mos­tra­bles y sin ele­men­tos de fic­ción, aun­que eso las hi­cie­ra menos bri­llan­tes, más aus­te­ras.

Su lar­ga me­le­na blan­ca le de­la­ta­ba des­de le­jos. Nun­ca fue por la lí­nea de som­bra. Siem­pre acom­pa­ña­do por su mu­jer, Ade­la, y su hi­jo, Da­ni, no ha­cía un re­ga­te en la es­qui­na pa­ra no ver­te, sino que se ade­lan­ta­ba, aun­que le acu­cia­ran otros pro­ble­mas, otras cir­cuns­tan­cias, Se­bas­tián Gar­cía Ca­sa­do.

Fue de­le­ga­do de EL PAÍS en An­da­lu­cía a me­dia­dos de los años ochen­ta

y sa­lu­da­ba de ma­ne­ra cam­pes­tre pe­ro ca­ri­ño­sa. Ma­ri­na, su hi­ja, que tu­ve la suer­te de que fue­ra mi alum­na en la Fa­cul­tad de Pe­rio­dis­mo, si­guió sus pa­sos de buen pe­rio­dis­ta y tra­ba­ja­ba con él en su des­pa­cho.

Fue pa­ra su en­torno familiar y pa­ra él mis­mo un mag­ní­fi­co co­lo­fón en su con­cep­to de vi­da, de pue­blo, de en­tre­ga.

Sa­bía crear a su al­re­de­dor un en­torno sen­ci­llo y ami­ga­ble, pe­ro ha­bía que te­ner mu­cho cui­da­do con sus so­ca­rro­ne­rías por­que por­ta­ban bom­bas, aun­que in­te­li­gen­te­men­te pro­gra­ma­das pa­ra que es­ta­lla­ran pa­sa­do el tiem­po y la me­tra­lla no des­tro­za­ra na­da, so­lo avi­sa­ra. Mon­tó au­tén­ti­cas si­ner­gias con los equi­pos que di­ri­gió. En EL PAÍS, en An­da­lu­cía lo hi­zo con Jo­sé An­to­nio Ca­rri­zo­sa, Car­los Fun­cia, En­ri­que Chue­ca, Juan Alar­cón, Alfredo Valenzuela, Jo­sé Manuel Pérez Ca­bo... y con­si­guió ha­cer­nos mos­que­te­ros de la in­for­ma­ción, de to­dos tra­ba­jan­do pa­ra uno, pe­ro res­pe­tan­do co­mo no sue­le ser co­mún en es­ta pro­fe­sión las di­fe­ren­tes y com­ple­jas in­di­vi­dua­li­da­des.

En fin, he­mos per­di­do de ma­ne­ra in­con­ce­bi­ble pa­ra su edad a un buen hom­bre, buen pe­rio­dis­ta, aun­que eso siem­pre se di­ga de al­guien cuan­do aban­do­na es­te cir­co de la vi­da. Qui­zás, en es­ta oca­sión por lo menos, sea una ver­dad pro­fun­da.

Pa­blo Juliá

fue fo­tó­gra­fo de EL PAÍS en An­da­lu­cía en­tre los años 1983 y 2006.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.