El Al­to Tu­ria, un gran des­cu­bri­mien­to

Valencia y Cuen­ca De­cla­ra­do re­ser­va de la bios­fe­ra por la Unes­co en ju­nio, re­mon­ta­mos el cau­ce del Tu­ria en bus­ca de un te­rri­to­rio ver­de, re­fres­can­te, acuá­ti­co y con pue­blos sor­pren­den­tes co­mo Chel­va

El País (País Vasco) - - EL VIAJERO AIRE LIBRE - POR FERRÁN BONO

Aguas arri­ba, el río Tu­ria ofrece un es­plén­di­do es­pec­tácu­lo. Dis­cu­rre por gar­gan­tas y ca­ño­nes, y for­ma cho­rros y pan­ta­nos, en­tre mon­ta­ñas de pi­nos, sa­bi­nas y mus­go pe­tri­fi­can­te, y ba­jo el vue­lo de águi­las, bui­tres y hal­co­nes. El ur­ba­ni­ta que co­noz­ca úni­ca­men­te el río por su an­ti­guo cau­ce a su pa­so por Valencia, re­con­ver­ti­do en jar­dín, o por el nue­vo le­cho que se abrió tras las inun­da­cio­nes de 1957, tan se­co co­mo de­sola­do, se que­da­rá asom­bra­do. Aho­ra es un buen mo­men­to pa­ra vi­si­tar­lo. No so­lo por la in­vi­ta­ción per­ma­nen­te a dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za o por el atrac­ti­vo es­ti­val de ale­jar­se de la hu­me­dad de la cos­ta y ba­ñar­se en aguas que na­da tie­nen que ver con el cal­do me­di­te­rrá­neo, sino por­que hay una nue­va ra­zón que pue­de con­tri­buir a su des­cu­bri­mien­to pa­ra mu­chos: el Al­to Tu­ria ha si­do de­cla­ra­do re­ser­va de la bios­fe­ra. Tam­bién sus ve­ci­nas ho­ces del Ca­briel re­ci­bie­ron en ju­nio la dis­tin­ción de la Unes­co y me­re­cen sin du­da otro re­por­ta­je, pe­ro me­jor no abar­car de­ma­sia­do y cen­trar­se en la tam­bién lla­ma­da Se­rra­nía de Valencia, a la que se pue­de ac­ce­der des­de la ca­pi­tal en apenas una ho­ra en co­che.

La lo­ca­li­dad de Chel­va de­pa­ra la pri­me­ra sor­pre­sa. Es la puer­ta de en

Chel­va Be­na­gé­ber de la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na tra­da del Al­to Tu­ria y es­tá em­pe­ña­da en re­cu­pe­rar el azul añil que lle­va­ron con­si­go los ára­bes en el si­glo XI des­de su Chauen na­tal. El ba­rrio de Be­na­ca­ci­ra guar­da mu­chas si­mi­li­tu­des con el cas­co an­ti­guo de la ciu­dad del Rif, co­mo la ar­qui­tec­tu­ra de las ca­sas, las ca­lle­jue­las in­cli­na­das o la tra­ma ur­ba­na que se des­plie­ga so­bre un pe­ñas­co. Pe­ga­dos a sus fal­das se ha­llan los ba­rrios cris­tia­nos y en uno de los la­te­ra­les se ubi­ca el ba­rrio ju­dío del Azo­que, que con­ser­va in­tac­to su tra­za­do ori­gi­nal.

Los tres ba­rrios es­tán uni­dos por el so­ni­do de las nu­me­ro­sas fuen­tes que con­for­man una ru­ta del agua en un mu­ni­ci­pio tran­qui­lo cu­ya men­ción ha sor­pren­di­do en los pro­gra­mas de co­ti­lleos al en­con­trar re­fu­gio en él la expareja de Mi­guel Bo­sé, el es­cul­tor Nacho Palau. Las tres cul­tu­ras de las re­li­gio­nes mo­no­teís­tas con­vi­vie­ron aquí pa­cí­fi­ca­men­te du­ran­te la Edad Me­dia, re­cuer­da la téc­ni­co de de­sa­rro­llo lo­cal Glo­ria Ró­de­nas, mien­tras sa­lu­da por el nom­bre a cuan­to ve­cino sa­le a su en­cuen­tro.

Con sus casi 1.500 ha­bi­tan­tes, Chel­va es la lo­ca­li­dad más po­bla­da de los ocho mu­ni­ci­pios del Al­to Tu­ria (Aras de los Ol­mos, Be­na­gé­ber, Ca­sas Al­tas, Ca­sas Ba­jas, Ti­ta­guas y Tué­jar, en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na; y San­ta Cruz de Mo­ya, en Cas­ti­lla-La Man­cha) que

Cen­tro de Va­ca­cio­nes del pan­tano de Ofi­ci­na de tu­ris­mo de Chel­va Tu­ris­mo Tu­ris­mo de Cas­ti­lla-La Man­cha co­mo pe­gar­se un cha­pu­zón en el Azud de Tué­jar, en el na­ci­mien­to del río del mis­mo nom­bre, o ca­tar un ex­ce­len­te vino blan­co ela­bo­ra­do por la re­cu­pe­ra­da uva au­tóc­to­na de mer­se­gue­ra, que ma­du­ra ba­jo uno de los cie­los más lim­pios de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Así es­tá ca­ta­lo­ga­do el fir­ma­men­to de Aras de los Ol­mos, re­ser­va in­ter­na­cio­nal Star­light por sus ex­cep­cio­na­les con­di­cio­nes pa­ra mi­rar las es­tre­llas. La Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia cuen­ta con un ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co vi­si­ta­ble en una de las cum­bres que su­pe­ran los 1.000 me­tros de al­ti­tud.

El ho­ri­zon­te se en­san­cha y la ca­rre­te­ra avan­za has­ta pro­lon­gar­se por un es­pec­ta­cu­lar puen­te que sal­va un des­fi­la­de­ro ya en tie­rras de San­ta Cruz de Mo­ya. El río flu­ye muy por de­ba­jo. La vis­ta es es­plén­di­da y su con­tem­pla­ción per­mi­te ha­cer­se una idea de la den­si­dad de po­bla­ción de la zo­na. Trans­cu­rren los mi­nu­tos y no pa­sa nin­gún co­che.

Pa­re­des de ro­ca que­bra­da

Son múl­ti­ples los atrac­ti­vos y las ru­tas que ofrece al Al­to Tu­ria: pa­ra re­co­rrer sus la­va­de­ros an­ti­guos, ver unos sal­tos de agua o cho­rros, des­cu­brir hue­llas de di­no­sau­rios, avis­tar aves, ca­mi­nar, pe­da­lear, mon­tar a ca­ba­llo… Tam­bién se pue­de re­mon­tar un tra­mo del río en un bar­co ac­cio­na­do por ener­gía so­lar des­de el em­bal­se de Be­na­gé­ber, que em­pe­zó a cons­truir­se du­ran­te la II Re­pú­bli­ca. Es un tra­yec­to de gran be­lle­za. La em­bar­ca­ción avan­za des­pa­cio, en si­len­cio, en­tre pa­re­des de ro­cas que­bra­das. El ur­ba­ni­ta no es­tá acos­tum­bra­do a tan­ta se­re­ni­dad, ni mu­cho menos a ob­ser­var tan cer­ca el vue­lo hip­nó­ti­co de tres águi­las ni el pas­tar en­tre las pie­dras de cua­tro ca­bras mon­te­ses. No hay co­ber­tu­ra. So­lo na­tu­ra­le­za.

MÒNICA TO­RRES

Pa­seo en bar­co so­lar en el pan­tano de Be­na­gé­ber y el río Tu­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.