El ni­do de Ca­te­ri­na

L’Es­ca­la De la ca­sa de Víctor Ca­ta­là y la es­ta­tua de El Prin­ci­pi­to a las rui­nas de Em­pú­ries en una visita li­te­ra­ria, gas­tro­nó­mi­ca y ar­queo­ló­gi­ca a la Cos­ta Bra­va

El País (País Vasco) - - EL VIAJERO FIN DE SEMANA - POR GABI MAR­TÍ­NEZ

Rom­pe el mar con­tra la cos­ta de L’Es­ca­la co­mo si tam­bién fes­te­ja­ra que es­te año se cum­plen 150 del na­ci­mien­to de Ca­te­ri­na Al­bert, más co­no­ci­da por el seu­dó­ni­mo de Víctor Ca­ta­là, con el que fir­mó una no­ve­la uni­ver­sal ins­pi­ra­da en es­ta geo­gra­fía y que aho­ra tie­ne ru­ta pro­pia: So­li­tud. Jo­sep Pla, el Ca­pi­tán Trueno, Mas­sa­gran o El Prin­ci­pi­to son otras pre­sen­cias li­te­ra­rias que pue­den en­con­trar­se en un puer­to cla­ve de l’Em­por­dà que ha pa­sa­do a for­mar par­te de la red Vi­les del Lli­bre (vi­la­dellli­bre.cat).

Al surf, el bu­ceo y las an­choas se ha su­ma­do la li­te­ra­tu­ra co­mo pro­duc­to de pro­xi­mi­dad es­ca­len­ca que tie­ne en la ru­ta de Víctor Ca­ta­là su ofer­ta es­te­lar. El re­co­rri­do em­pie­za en la ca­sa don­de na­ció la escritora, en pleno en­tra­ma­do de ca­lle­jas ma­ri­ne­ras, con vis­tas al bal­cón del que fue su es­tu­dio, un es­pa­cio de re­co­gi­mien­to y crea­ción al que de­di­có la na­rra­ción Mi ni­do reivin­di­can­do pre­cur­so­ras ideas so­bre la au­to­no­mía fe­me­ni­na.

L’Es­ca­la des­cien­de en pen­dien­te ha­cia el mar y por el an­ti­guo Ca­rrer Ma­jor se lle­ga a la igle­sia de Sant Pe­re de l’Es­ca­la, cu­ya sa­cris­tía guar­da las re­li­quias de san­ta Mà­xi­ma, pa­tro­na de la vi­lla. Un es­ce­na­rio pro­pi­cio pa­ra leer tex­tos de Ca­ta­là an­tes de se­guir has­ta el Al­fo­lí de la Sal, an­ti­guo cen­tro neu­rál­gi­co del co­mer­cio de la sal y el vino que más tar­de ha aco­gi­do a va­rias aso­cia­cio­nes. Es­te año, en el mar­co del fes­ti­val Vi­la del Lli­bre, L’Al­fo­lí ha­bi­li­tó un rin­cón pa­ra que pu­die­ra ver­se el ma­nus­cri­to ori­gi­nal de So­li­tud. Se man­tie­ne en ple­na for­ma, al mar­gen de al­gu­na ho­ja te­ñi­da por unos hon­gos que los ex­per­tos ya neu­tra­li­za­ron.

El ne­go­cio de la sal ha ali­men­ta­do a sa­gas fa­mi­lia­res des­de que a fi­na­les del si­glo XIX se es­ta­ble­cie­ran las pri­me­ras fá­bri­cas del ra­mo. La tien­da de los Ca­llol i Se­rrats per­mi­te com­prar po­tes de an­choas recién ma­nu­fac­tu­ra­dos echan­do un vis­ta­zo al in­te­rior de la na­ve don­de se tra­ba­ja­ba el pes­ca­do. Es el pró­lo­go ideal a la pla­za de la Sar­da­na, una tan dis­cre­ta co­mo her­mo­sa tri­bu­na al Me­di­te­rrá­neo re­ma­ta­da por La Pun­ta, el bra­zo de tie­rra des­de don­de se avis­tan los al­re­de­do­res del mí­ti­co hos­tal Em­pú­ries o el co­go­llo ur­bano de Ro­ses, que al ano­che­cer re­ver­be­ra co­mo un cón­cla­ve de lu­ciér­na­gas. La Pun­ta pro­cu­ra un más­ter en vien­tos, que aquí so­plan la tra­mon­ta­na, el gar­bí y al­gu­na vez el gre­gal, aun­que te­mien­do más que na­da al le­van­te, que en 1900 ma­tó a cua­tro pes­ca­do­res cau­san­do una con­mo­ción so­bre la que Ca­ta­là tam­bién es­cri­bió, y por eso en es­te pun­to se leen otros tex­tos de ella.

Hoy so­pla un ai­re mo­de­ra­do. Si­guien­do la cos­ta al nor­te, algunos sur­fis­tas amor­ti­zan las olas en ese tra­mo es­plén­di­do pa­ra las plan­chas que em­pie­za jun­to al ho­tel Rio­mar. En ve­rano, ji­ne­tes —hay una hí­pi­ca— y sur­fis­tas coin­ci­den en es­ta pla­ya con ga­vio­tas y cor­mo­ra­nes asi­duos a los ve­ci­nos hu­me­da­les de l’Em­por­dà, un te­so­ro bio­ló­gi­co que atrae a or­ni­tó­lo­gos y afi­cio­na­dos al bird­wat­ching.

Jo­sep Pla no era muy pro­cli­ve a lo sal­va­je y, aun­que se preo­cu­pó por la die­ta del rui­se­ñor, se de­fi­nió más bien par­ti­da­rio de “los pai­sa­jes ra­zo­na­dos” he­chos de vi­ñas, hi­gue­ras y oli­vos co­mo los que se ex­tien­den a las afue­ras del pue­blo. Pen­só a fon­do, eso sí, en los pes­ca­do­res, a quie­nes de­fi­nió co­mo sus “pro­fe­so­res de so­le­dad”. El pro­pio Pla na­ve­gó es­ta cos­ta en bar­qui­ta lo­ca­li­zan­do cue­vas co­mo Les Cam­bres, vie­jo al­ma­cén de ja­bón, sal y con­tra­ban­dos co­mo el ta­ba­co.

Jar­dín mo­der­nis­ta

Si­guien­do con la ru­ta Ca­ta­là, se em­bo­ca el pa­seo ma­rí­ti­mo has­ta el Clos del Pas­tor, la fin­ca que la adi­ne­ra­da An­tò­nia Bar­to­meu i Ba­ró re­ga­ló a Ca­te­ri­na por los bue­nos li­bros y mo­men­tos que le ha­bía ofre­ci­do. En su jar­dín mo­der­nis­ta se ce­le­bra­ron me­mo­ra­bles ter­tu­lias li­te­ra­rias. La fin­ca se es­tá res­tau­ran­do pa­ra abrir­la en 2020 adap­ta­da co­mo es­pa­cio cul­tu­ral.

Y en­se­gui­da, el ce­men­te­rio ma­ri­ne­ro, un es­pec­tácu­lo de ni­chos re­ma­ta­dos con tím­pa­nos trian­gu­la­res que se en­ca­lan ca­da año. La ma­yo­ría de las tum­bas no tie­nen nom­bres en las lá­pi­das por­que mu­chos ha­bi­tan­tes no po­dían pa­gar el cin­ce­la­do. El nom­bre de Ca­te­ri­na Al­bert sí es­tá. Gra­cias, en­tre otras co­sas, a que la so­cie­dad ci­vil se mo­vi­li­zó con­tra los es­pe­cu­la­do­res que en la dé­ca­da de 1970 pre­ten­die­ron de­rri­bar­lo. Es­cri­to­res co­mo Te­ren­ci Moix, Maria Àn­gels An­gla­da o Jo­sep Maria Es­pi­nàs de­fen­die­ron el cam­po­san­to.

L’Es­ca­la es en­cla­ve rico en lu­chas y aven­tu­ras le­gen­da­rias. A sim­ple vis­ta se tien­den las rui­nas de Sant Mar­tí d’Em­pú­ries, don­de Víctor Mo­ra hi­zo na­cer al co­mi­que­ro Ca­pi­tán Trueno, y por eso Mo­ra tie­ne en la es­ca­len­ca ca­lle de Grà­cia su fun­da­ción.

Jo­sep Maria Folch i To­rres per­fi­ló las aven­tu­ras de ese in­tré­pi­do Mas­sa­gran cla­va­do en la fan­ta­sía de tan­tos ni­ños, y su ca­sa familiar, El Ga­vià, que es un pe­que­ño cas­ti­llo con for­ma de bar­co, es­tá abier­ta al pú­bli­co mien­tras la memoria de Saint-Exu­péry se cul­ti­va con un mu­re­te so­bre el que se sien­ta su inolvidabl­e crea­ción: El Prin­ci­pi­to. Ins­pi­ró la es­cul­tu­ra la hi­ja de un arquitecto. Pa­sea­ban los dos fren­te a una pe­que­ña pa­red de pie­dra jun­to al mar cuan­do la ni­ña di­jo que le re­cor­da­ba al si­tio don­de El Prin­ci­pi­to se des­pi­de de la serpiente. El pa­dre se emo­cio­nó e in­ter­vino el lu­gar pa­ra ella.

His­to­rias en­tra­ña­bles que po­drían cul­mi­nar­se con una ex­cur­sión al ve­cino cas­ti­llo de Mont­grí, don­de Ca­te­ri­na subió una vez. Su­fi­cien­te pa­ra sen­tir la vi­bra­ción de la mon­ta­ña e ins­pi­rar­le So­li­tud.

Al­fo­lí de la Sal es el an­ti­guo cen­tro neu­rál­gi­co del co­mer­cio de la sal y el vino. Y La Sar­da­na, una tri­bu­na al mar

Gabi Mar­tí­nez es au­tor de la no­ve­la ‘Las de­fen­sas’ (Seix Ba­rral).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.