Fer­nán­dez ad­mi­te que Ar­gen­ti­na es­tá en “sus­pen­sión de pa­gos vir­tual”

Una deu­da de al­to ries­go

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - EN­RIC GON­ZÁ­LEZ,

Al­ber­to Fer­nán­dez, gran fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar la pre­si­den­cia ar­gen­ti­na en oc­tu­bre, rom­pió ayer la ba­ra­ja. “Ar­gen­ti­na es­tá en una sus­pen­sión de pa­gos vir­tual y ocul­ta”, de­cla­ró

Las me­di­das de emer­gen­cia im­pul­sa­das por Ma­cri no fun­cio­nan, al me­nos has­ta aho­ra. El apla­za­mien­to en el pa­go de par­te de la deu­da pú­bli­ca que ven­ce a más cor­to pla­zo, di­ri­gi­do a cal­mar el ner­vio­sis­mo fi­nan­cie­ro, ha lo­gra­do más bien lo con­tra­rio. El pre­si­den­te, fra­gi­li­za­do por su de­rro­ta en las pri­ma­rias del 11 de agos­to, in­ten­ta man­te­ner una apa­rien­cia de nor­ma­li­dad y se nie­ga a im­po­ner con­tro­les so­bre la com­pra­ven­ta de di­vi­sas, al­go ra­di­cal­men­te con­tra­rio a su idea­rio li­be­ral y que, ha­ce po­co, cri­ti­có el pro­pio Fer­nán­dez, di­cien­do que el con­trol im­pe­día en una en­tre­vis­ta. “No hay quien quie­ra com­prar deu­da ar­gen­ti­na, y no hay quien pue­da pa­gar­la”, aña­dió. El pe­ro­nis­ta se des­vin­cu­ló del plan de emer­gen­cia del pre­si­den­te, Mau­ri­cio Ma­cri, ba­sa­do en apla­zar los pa­gos de la

que sa­lie­ran dó­la­res, pe­ro tam­bién que en­tra­ran.

La reali­dad es que el pe­so si­gue per­dien­do va­lor (ayer un dó­lar ya cos­ta­ba más de 61 pe­sos), ha­cien­do más di­fí­cil el pa­go en dó­la­res de la deu­da o de las im­por­ta­cio­nes y agra­van­do la in­fla­ción (es­ti­ma­da ya en un 65% anual por di­ver­sos ana­lis­tas), y ca­da vez se al­zan más vo­ces que re­cla­man con­tro­les pa­ra con­te­ner la he­mo­rra­gia. En es­tos días Ar­gen­ti­na es un her­vi­de­ro de ru­mo­res y te­mo­res más que otra co­sa.

En la Ca­sa Ro­sa­da se es­pe­ra­ba al­gún ti­po de res­pal­do por deu­da pú­bli­ca, y opi­nó que los mer­ca­dos “sa­ben ya có­mo va a aca­bar es­to”. Tam­bién acu­só al FMI de “co­rres­pon­sa­ble” del desas­tre. Sin un mí­ni­mo con­sen­so po­lí­ti­co, el fan­tas­ma del co­lap­so de 2001 so­bre­vue­la el país.

par­te de Al­ber­to Fer­nán­dez pa­ra ga­nar cre­di­bi­li­dad an­te los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les, pe­ro lo que lle­gó fue una du­ra des­ca­li­fi­ca­ción del di­ri­gen­te pe­ro­nis­ta. Con sus de­cla­ra­cio­nes a The Wall Street Jour­nal, Fer­nán­dez car­gó so­bre las es­pal­das de Ma­cri, y so­bre el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), “que pres­tó di­ne­ro a un gas­ta­dor com­pul­si­vo”, to­da la res­pon­sa­bi­li­dad. Afir­mó que su po­lí­ti­ca, si co­mo pa­re­ce re­sul­ta ven­ce­dor el 27 de sep­tiem­bre, se ba­sa­ría en “un plan pa­ra es­ti­mu­lar el con­su­mo” in­terno y que no pe­di­ría per­mi­so al FMI pa­ra apli­car­lo. Las pa­la­bras

de Fer­nán­dez so­lo pue­den, a cor­to pla­zo, agra­var la cri­sis.

El ac­tual man­da­to de Ma­cri se apro­xi­ma a su con­clu­sión ba­jo las cir­cuns­tan­cias más som­brías. To­dos los in­di­ca­do­res es­tán en ro­jo. Se ex­tien­de la sen­sa­ción de que los an­ti­guos va­le­do­res in­ter­na­cio­na­les de Ma­cri le han aban­do­na­do. Su ami­go Do­nald Trump guar­da si­len­cio. Y el Fon­do Mo­ne­ta­rio, que ha­ce un año con­ce­dió con una ra­pi­dez des­co­no­ci­da a Ar­gen­ti­na el ma­yor prés­ta­mo en la his­to­ria de la ins­ti­tu­ción, por un to­tal de 57.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 52.000 mi­llo­nes de eu­ros), no pa­re­ce dis­pues­to a se­guir Stan­dard&Poor’s, una de las tres gran­des agen­cias in­ter­na­cio­na­les de ca­li­fi­ca­ción de cré­di­to, co­lo­có du­ran­te un día la eti­que­ta de “de­fault se­lec­ti­vo” so­bre la deu­da ar­gen­ti­na, era su for­ma de va­lo­rar el nue­vo ca­len­da­rio de pa­gos apro­ba­do por el Eje­cu­ti­vo. Ayer sus­ti­tu­yó su ca­li­fi­ca­ción y la ele­vó a CCC/C-, lo que si­túa esa deu­da en un ni­vel en­tre “vul­ne­ra­ble” y “muy vul­ne­ra­ble” a un in­cum­pli­mien­to de los pa­gos, es de­cir, de al­to ries­go. La agen­cia con­si­de­ra aho­ra que un de­te­rio­ro de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca o fi­nan­cie­ra pue­de con­ver­tir esa deu­da que se ha re­pro­gra­ma­do en im­pa­ga­ble.

Se­bas­tián Brioz­zo, uno de los ge­ren­tes de la agen­cia pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, ex­pli­có que el cam­bio se de­bía a que el Go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri ha­bía cla­ri­fi­ca­do “los nue­vos tér­mi­nos y con­di­cio­nes” pa­ra el pa­go de sus obli­ga­cio­nes cre­di­ti­cias, y que aun­que és­tos fue­ran “im­pues­tos de for­ma uni­la­te­ral” era obli­ga­ción de Stan­dard&Poor’s ca­li­fi­car­los.

“El de­fault [sus­pen­sión de pa­gos] fue una reali­dad”, di­jo, “y va a for­mar par­te una vez más de la his­to­ria de Ar­gen­ti­na, pe­ro no­so­tros so­mos re­le­van­tes pa­ra los in­ver­so­res en tan­to y en cuan­to ten­ga­mos una ca­li­fi­ca­ción ac­tua­li­za­da res­pec­to de la ca­pa­ci­dad y vo­lun­tad de pa­go de los paí­ses”, aña­dió, en de­cla­ra­cio­nes a la emi­so­ra Ra­dio Con Vos.

des­em­bol­san­do la ayu­da al me­nos has­ta que las elec­cio­nes del 27 de oc­tu­bre des­pe­jen el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co.

El FMI ya no es­tá di­ri­gi­do por Ch­ris­ti­ne La­gar­de, que res­pal­dó ro­tun­da­men­te la ges­tión de Ma­cri. La­gar­de es­tá en trán­si­to ha­cia la pre­si­den­cia del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, y la opi­nión en la ins­ti­tu­ción de Wa­shing­ton so­bre las pers­pec­ti­vas de la eco­no­mía ar­gen­ti­na tien­de a lo ne­ga­ti­vo. El di­rec­to­rio del Fon­do se reunió ayer de ma­ne­ra in­for­mal pa­ra “eva­luar la nue­va si­tua­ción” del país, sin dar a co­no­cer con­clu­sión al­gu­na. La ca­li­fi­ca­ción de

/ CLAUDIO SANTISTEBA­N (ZUMA / DPA)

Or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les par­ti­ci­pan en una pro­tes­ta con­tra la cri­sis eco­nó­mi­ca, el miér­co­les en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.