El lar­go via­je de Ho­me­ro

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La for­ma en que los dos gran­des poe­mas épi­cos de Ho­me­ro, la Ilia­da y la Odi­sea, lle­ga­ron has­ta no­so­tros si­gue ro­dea­da de in­cóg­ni­tas. La in­men­sa ma­yo­ría de los ex­per­tos coin­ci­den en que su ori­gen se en­cuen­tra en la tra­di­ción oral, más o me­nos en el si­glo VIII an­tes de nues­tra era. A prin­ci­pios del si­glo XX, in­ves­ti­ga­cio­nes de an­tro­pó­lo­gos co­mo Mil­man Parry re­ve­la­ron que to­da­vía que­da­ban bar­dos en los Bal­ca­nes que, aún sien­do anal­fa­be­tos, eran ca­pa­ces de re­ci­tar de me­mo­ria lar­gos can­tos épi­cos. Uti­li­za­ban fór­mu­las si­mi­la­res a las que apa­re­cen en los tex­tos de Ho­me­ro co­mo tru­cos mne­mo­téc­ni­cos, por ejem­plo reite­rar las des­crip­cio­nes de los hé­roes: “Aqui­les, el de los pies li­ge­ros” o “Uli­ses, el de las mil tre­tas”.

Las tra­duc­cio­nes ac­tua­les se ba­san fun­da­men­tal­men­te en ma­nus­cri­tos me­die­va­les, aun­que exis­ten nu­me­ro­sos pa­pi­ros an­te­rio­res, al­gu­nos con ca­si 2.300 años de an­ti­güe­dad. Co­mo ha ex­pli­ca­do el pro­fe­sor Ós­car Mar­tí­nez, tra­duc­tor de Ho­me­ro (La Ilía­da, en Alian­za Edi­to­rial) y pre­si­den­te de la de­le­ga­ción de Ma­drid de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Es­tu­dios Clá­si­cos, el tex­to ho­mé­ri­co se fi­jó en Ate­nas en torno al si­glo VI an­tes de nues­tra era, pe­ro lue­go des­apa­re­ció.

Tu­vo un pa­pel im­por­tan­te en su trans­mi­sión la des­trui­da Bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría, Ro­ma y, fi­nal­men­te, los mo­nas­te­rios me­die­va­les. Es­te he­le­nis­ta, au­tor de una es­tu­pen­da his­to­ria de la Gre­cia an­ti­gua, Hé­roes que mi­ran a los ojos de los hom­bres (EDAF), de­fien­de una in­tere­san­te teo­ría so­bre el ori­gen de la Odi­sea: fue, en cier­ta me­di­da, una guía de via­jes pa­ra un mun­do nue­vo, por­que se ori­gi­nó en el mis­mo mo­men­to en que los grie­gos es­ta­ban ex­pan­dién­do­se por el Me­di­te­rrá­neo. “Gra­cias al via­je de Odi­seo, los grie­gos apren­die­ron a ne­go­ciar su lu­gar en el Me­di­te­rrá­neo y a en­ca­jar la ima­gen de es­te nue­vo uni­ver­so en su vie­jo mun­do”, es­cri­bió en es­te dia­rio.

Cuan­do ter­mi­nan las va­ca­cio­nes es un buen mo­men­to pa­ra re­cor­dar que la li­te­ra­tu­ra y los via­jes han ca­mi­na­do jun­tos des­de Ho­me­ro. Los li­bros nos han ayu­da­do a en­con­trar nues­tro lu­gar en el mun­do y a vol­ver a ca­sa des­pués de un via­je com­pren­dien­do me­jor lo que he­mos vis­to, pe­ro tam­bién aque­llo a lo que vol­ve­mos. Se atri­bu­ye asi­mis­mo a Ho­me­ro el in­ven­to del con­cep­to de nos­tal­gia y es cier­to que los via­jes, y los re­gre­sos, siem­pre es­tán lle­nos de au­sen­cias, por el tiem­po que pa­sa, por los ami­gos que no en­con­tra­re­mos al vol­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.