Vol­ver a em­pe­zar

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

En­tre hoy y ma­ña­na mi­llo­nes de per­so­nas de­ja­rán sus lu­ga­res de va­ca­cio­nes pa­ra vol­ver a sus re­si­den­cias y a sus tra­ba­jos, aban­do­na­dos du­ran­te va­rias se­ma­nas o días. Co­mo en el jue­go de la oca, quien más quien me­nos re­gre­sa­rá a la ca­si­lla de sa­li­da pa­ra vol­ver a em­pe­zar un jue­go que es el de la vi­da mis­ma: lu­char, su­pe­rar obs­tácu­los, sal­tar de puen­te en puen­te e ir que­man­do ca­si­llas pa­ra, al fi­nal, lle­gar otra vez a unas va­ca­cio­nes que nos per­mi­tan vol­ver a ex­pe­ri­men­tar esa sen­sa­ción de li­ber­tad y fal­ta de obli­ga­cio­nes que es in­he­ren­te a ellas, pe­ro, ¡ay!, tan fu­gaz co­mo el ve­rano.

Du­ran­te va­rias se­ma­nas, mi­llo­nes de per­so­nas he­mos go­za­do de esa li­ber­tad que es­tá en la na­tu­ra­le­za del hom­bre, pe­ro que en po­cos mo­men­tos de nues­tras vi­das po­de­mos dis­fru­tar con ple­ni­tud. El tra­ba­jo y otras ser­vi­dum­bres nos con­di­cio­nan des­de que na­ce­mos, sal­vo a al­gu­nos pri­vi­le­gia­dos, que son las ex­cep­cio­nes. Los de­más, ca­da uno en su me­di­da, nos ve­mos obli­ga­dos a se­guir ju­gan­do a ese jue­go ex­tra­ño que con­sis­te en vol­ver a co­men­zar cuan­do se ha lle­ga­do a la me­ta, co­mo esos ra­to­nes que dan vuel­tas a una rue­da has­ta que se que­dan sin fuer­zas pa­ra se­guir ha­cién­do­lo. En­ton­ces lle­ga la ju­bi­la­ción, que es el fi­nal del jue­go, con to­do lo que eso sig­ni­fi­ca.

Pa­ra­le­la­men­te a esa vuel­ta al jue­go de la vi­da, o con­sus­tan­cial a ella, re­gre­sa el de la po­lí­ti­ca, que ha­bía que­da­do en sus­pen­so tam­bién, o al me­nos re­du­ci­do a su mí­ni­ma ex­pre­sión, y que vuel­ve con to­da la vi­ru­len­cia acu­mu­la­da du­ran­te el pe­río­do de tre­gua o de la­xi­tud obli­ga­das por las va­ca­cio­nes de los ju­ga­do­res. En el ca­so de Es­pa­ña, don­de la par­ti­da que­dó apla­za­da por ago­ta­mien­to de es­tos, pe­ro tam­bién de los es­pec­ta­do­res, es de te­mer que se reanu­da­rá en el pun­to exac­to en el que que­dó, co­mo si, más que un jue­go de en­vi­te, fue­ra uno de re­sis­ten­cia, al es­ti­lo de esas com­pe­ti­cio­nes ci­clis­tas en las que el que pier­de es el que lle­ga an­tes a la me­ta por su in­ca­pa­ci­dad pa­ra per­ma­ne­cer in­mó­vil y en equi­li­brio so­bre la bi­ci­cle­ta. Lo ma­lo es que la com­pe­ti­ción ya du­ra más de lo desea­do, y que la gen­te que el lu­nes vuel­ve a tra­ba­jar es­tá ya har­ta de asis­tir a ella. Cuan­to más de que se vuel­va a re­pe­tir y de que, ade­más de em­pu­jar la rue­da de sus tra­ba­jos y de sus vi­das, ten­gan que vo­tar de nue­vo pa­ra ver quién es el que que­da cam­peón.

Com­pren­do, pues, su con­tra­rie­dad mien­tras re­gre­san hoy y ma­ña­na a sus lu­ga­res de re­si­den­cia, co­mo com­pren­do su me­lan­co­lía, fru­to de la nos­tal­gia que les in­va­di­rá al lle­gar a ellos y, so­bre to­do, al vol­ver al tra­ba­jo el lu­nes es­cu­chan­do por la ra­dio nue­va­men­te las vo­ces de los po­lí­ti­cos vol­vien­do a de­cir lo mis­mo que de­cían an­tes de las va­ca­cio­nes. Por eso, les acon­se­jo que la des­co­nec­ten y que, en su lu­gar, pon­gan la can­ción que Co­le Por­ter com­pu­so pa­ra esas si­tua­cio­nes: “When they be­gin the be­gui­ne,/ it brings back the sound of mu­sic so ten­der,/ it brings back a night of tro­pi­cal splen­dor,/ it brings back a me­mory ever green!/ I’m with you on­ce mo­re un­der the starts,/ and down by the sho­re an or­ches­tra’s pla­ying/ And even the palms seem to be swa­ying/ When they be­gin the be­gui­ne”. (Cuan­do em­pie­zan el be­gui­ne,/ de­vuel­ve el so­ni­do de la mú­si­ca tan tier­na,/ de­vuel­ve la no­che de es­plen­dor tro­pi­cal, ¡de­vuel­ve un re­cuer­do pe­ren­ne!/ Es­toy con­ti­go una vez más ba­jo las es­tre­llas/ y aba­jo, jun­to a la ori­lla, una or­ques­ta to­can­do/ In­clu­so las pal­mas pa­re­cen ba­lan­cear­se/ ¡Cuan­do em­pie­za el be­gui­ne!...).

La com­pe­ti­ción po­lí­ti­ca du­ra más de lo desea­do, la gen­te ya es­tá har­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.