Qui­rón Fas­hion Week

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

La es­tan­cia del rey emé­ri­to Juan Car­los I en la clí­ni­ca Qui­rón de Po­zue­lo ha con­ver­ti­do la en­tra­da del cen­tro en una ines­pe­ra­da pa­sa­re­la de mo­da, de­bi­do al des­fi­le de vi­si­tas de sus fa­mi­lia­res. Por lo que sea no po­dían pre­sen­tar­se to­dos de so­pe­tón, son mu­chos y ade­más el in­gre­so del mo­nar­ca fue pa­ra im­plan­tar­le tres by­pass. Al lle­gar de for­ma co­reo­grá­fi­ca se creó esa at­mós­fe­ra de fas­hion week tan te­ra­péu­ti­ca. Ca­da atuen­do, tan­to de re­yes co­mo de prin­ce­sas, rei­nas (emé­ri­tas y fu­tu­ras), in­fan­tas y ex­du­que­sas, to­do sir­vió pa­ra en­ten­der có­mo se vis­ten y sien­ten los reales en es­tas vi­si­tas cor­tas de hos­pi­tal.

El pri­mer pa­se de es­ta se­ma­na de la mo­da fue el de la emé­ri­ta con su hi­jo, el Rey, am­bos con tra­jes cha­que­ta real­men­te so­sos, aun­que la rei­na So­fía apli­có pe­que­ñas do­sis de ama­ri­llo a su con­jun­to. Co­mo no de­ja­ba de ser una vi­si­ta hi­per­pú­bli­ca a un hos­pi­tal pri­va­do al día si­guien­te au­men­ta­ron la ra­ción de es­ti­lo. So­fía se cu­brió de azul me­di­te­rrá­neo, un li­ge­ro re­cuer­do de ese pa­la­cio de Ma­ri­vent que ya na­die ocu­pa ex­cep­to ella y su her­ma­na, Ire­ne. Le­ti­zia hi­zo su apa­ri­ción, se­mi­con­jun­ta­da con su ma­ri­do, am­bos con mo­ca­si­nes azul ma­rino y ella, no él, con la mí­ti­ca blu­sa de lu­na­res que se con­vir­tió en fe­ti­che de­bi­do al ri­fi­rra­fe de rei­nas en Pal­ma de Ma­llor­ca. Al­guien sub­ra­yó que Le­ti­zia lle­va­ra pre­ci­sa­men­te esa pren­da de man­ga lar­ga en agos­to pa­ra sa­lu­dar al rey en su con­va­le­cen­cia. “Oye, pues a lo me­jor la usó pa­ra po­ner a prue­ba los by­pass”, su­ge­rí, re­cor­dan­do la ca­ra de des­agra­do del ex­je­fe de Es­ta­do cuan­do Le­ti­zia im­pi­dió en pú­bli­co la ma­nio­bra de la emé­ri­ta pa­ra ha­cer­se una fo­to con sus nie­tí­si­mas. Fe­liz­men­te los by­pass re­sis­tie­ron por­que Le­ti­zia y el Rey re­gre­sa­ron a la Qui­rón Fas­hion Week in­cor­po­ran­do a sus hi­jas. Leo­nor apro­ve­chó pa­ra es­tre­nar un ma­ra­vi­llo­so ves­ti­do de Man­go con ai­res ét­ni­cos y man­gas am­plias con las que su­po ju­gar co­mo una adies­tra­da mo­de­lo, mar­can­do el es­ti­lo he­re­da­do de su ma­dre. Se­gu­ra­men­te al­guien en Zar­zue­la re­ce­tó que es­ta era la oca­sión pa­ra pro­pi­ciar el cam­bio ha­cia la ma­du­rez es­ti­lís­ti­ca de la jo­ven prin­ce­sa.

Y en­ton­ces lle­gó la tra­ca fi­nal, el des­fi­le de des­fi­les: el pro­ta­go­ni­za­do por la ex­du­que­sa de Pal­ma, Cris­ti­na de Bor­bón, con tres de sus hi­jos, ves­ti­dos co­mo si fue­ran los re­pre­sen­tan­tes ve­ra­nie­gos de una re­pú­bli­ca pro­tes­tan­te, pro­po­nien­do una in­yec­ción de mi­ni­ma­lis­mo con píl­do­ras de pi­jis­mo cal­vi­nis­ta. Al­go muy pró­xi­mo a la fi­lo­so­fía de la mar­ca sue­ca COS. “Pa­re­cie­ra co­mo si la des­gra­cia del ma­ri­do en la cár­cel es­tu­vie­se en­ca­ja­da”, me su­su­rra­ron en el pro­gra­ma ma­ti­nal de TVE, al tiem­po que co­men­ta­ban que la es­po­sa de Ur­dan­ga­rin evi­tó ha­blar con la pren­sa. Se li­mi­tó a un ho­meo­pá­ti­co “muy bien, gra­cias”, con ese mis­mo tono que em­pleó

/ GTRES

La in­fan­ta Cris­ti­na y sus hi­jos Juan Va­len­tín (de­trás), Mi­guel e Ire­ne el pa­sa­do lu­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.