Más vi­vien­da pú­bli­ca y más ase­qui­ble

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - Jo­sé Luis Ába­los es mi­nis­tro de Fo­men­to.

El úl­ti­mo in­for­me del Ban­co de Es­pa­ña so­bre el mer­ca­do del al­qui­ler, su­po­ne una en­mien­da a la to­ta­li­dad de las po­lí­ti­cas desa­rro­lla­das por el PP en ma­te­ria de vi­vien­da y ava­la la opor­tu­ni­dad del Real De­cre­to de Me­di­das Ur­gen­tes que apro­ba­mos en mar­zo.

El re­gu­la­dor con­fir­ma lo con­tra­pro­du­cen­te que fue la re­for­ma de 2013, al po­ner ci­fras a un pro­ble­ma que du­ran­te el úl­ti­mo lus­tro ha ad­qui­ri­do vi­sos de emer­gen­cia so­cial. Los da­tos des­cri­ben un mer­ca­do des­equi­li­bra­do, al­ta­men­te es­pe­cu­la­ti­vo y des­ca­pi­ta­li­za­do en lo que ata­ñe a la ofer­ta de vi­vien­da pú­bli­ca.

Re­sul­ta que los al­qui­le­res se en­ca­re­cie­ron has­ta un 50% en el úl­ti­mo lus­tro. Que

en la úl­ti­ma dé­ca­da nues­tro país pa­só de te­ner 2,4 a tres mi­llo­nes de ho­ga­res en al­qui­ler. Y que el 43% de los ho­ga­res que al­qui­lan a pre­cios de mer­ca­do des­ti­na más del 40% de sus in­gre­sos a la vi­vien­da, un por­cen­ta­je más de 10 pun­tos su­pe­rior a lo re­co­men­da­do.

Es evi­den­te que la cri­sis eco­nó­mi­ca y la pre­ca­rie­dad la­bo­ral agra­va­ron el in­cre­men­to de los pre­cios del al­qui­ler, sin que el Go­bierno an­te­rior hi­cie­ra na­da efec­ti­vo al res­pec­to. Muy al con­tra­rio, mien­tras el par­que pú­bli­co de vi­vien­da no pa­ra­ba de dis­mi­nuir, hu­bo ad­mi­nis­tra­cio­nes que no tu­vie­ron re­pa­ro en enaje­nar edi­fi­cios en­te­ros a fon­dos bui­tre, co­mo su­ce­dió en Ma­drid.

Pre­ci­sa­men­te por­que éra­mos cons­cien­tes de lo que es­ta­ba pa­san­do y con el ob­je­ti­vo de dar es­ta­bi­li­dad al mer­ca­do, pro­te­ger más a los in­qui­li­nos, dar más se­gu­ri­dad a los pro­pie­ta­rios y ac­tuar so­bre la es­ca­la­da de pre­cios, apro­ba­mos el Real De­cre­to de me­di­das ur­gen­tes en ma­te­ria de vi­vien­da y al­qui­ler.

La nue­va nor­ma­ti­va ac­túa in­di­rec­ta­men­te so­bre el mer­ca­do al vin­cu­lar los pre­cios a la subida al IPC y tra­ta de in­cen­ti­var la ofer­ta. Los pri­me­ros efec­tos de la nue­va le­gis­la­ción nos per­mi­ten afir­mar que va­mos en la bue­na di­rec­ción. De he­cho, ya hay re­gis­tros que apun­tan a un me­jor com­por­ta­mien­to del mer­ca­do en lo que se re­fie­re a un au­men­to de la ofer­ta y a un me­nor in­cre­men­to de los pre­cios.

Sin em­bar­go, que­da mu­cho por ha­cer. Lo prin­ci­pal es in­cre­men­tar la ofer­ta de vi­vien­das en al­qui­ler a pre­cio ase­qui­ble. De ahí el Plan 20.000 de vi­vien­das en al­qui­ler ase­qui­ble, en co­la­bo­ra­ción con SEPES, el ICO y la ini­cia­ti­va pri­va­da. Y de ahí la ela­bo­ra­ción de un ín­di­ce re­fe­ren­cial de pre­cios en co­la­bo­ra­ción con el INE, el Ban­co de Es­pa­ña, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria y la Di­rec­ción Ge­ne­ral del Ca­tas­tro.

Es­te ín­di­ce de pre­cios se­rá una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra dar trans­pa­ren­cia al mer­ca­do y ar­ti­cu­lar po­lí­ti­cas de es­tí­mu­lo fis­cal o de otra ín­do­le. Sa­be­mos có­mo hay que ac­tuar y es­ta­mos de­ci­di­dos a ello. Ya te­ne­mos lis­ta la pri­me­ra Ley Es­ta­tal de Vi­vien­da de la de­mo­cra­cia, pen­dien­te de tra­mi­ta­ción si con­se­gui­mos su­pe­rar el blo­queo de la le­gis­la­tu­ra. Hay mu­cho en jue­go, por­que la vi­vien­da, ade­más de ser un de­re­cho bá­si­co, es un fac­tor de es­ta­bi­li­dad so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.