“El ma­chis­mo tó­xi­co es­tá en to­das par­tes”

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - GREGORIO BELINCHÓN,

Ca­da no­che tras la re­pre­sen­ta­ción de Jau­ría, la obra que re­cons­tru­ye el ca­so de La Ma­na­da, Álex Gar­cía (San Cris­tó­bal de La La­gu­na, Te­ne­ri­fe, 37 años) vol­vía en co­che a su ca­sa en la sie­rra ma­dri­le­ña, des­de el tea­tro Pa­vón, en el cen­tro de la ca­pi­tal. “Esos 50 mi­nu­tos me ser­vían pa­ra ir ba­jan­do, pa­ra re­cu­pe­rar­me co­mo Álex y cal­mar el mal cuer­po. Re­cuer­do que iba es­cu­chan­do en la ra­dio has­ta re­sú­me­nes de fút­bol, que no me in­tere­sa en ab­so­lu­to”, cuen­ta al­guien que cree “en la em­pa­tía y en la com­pa­sión”. Des­de 2011 con Sie­te pun­tos so­bre Em­ma, Gar­cía ha ido ci­men­tan­do su ca­rre­ra en ci­ne con tra­ba­jos co­mo La no­via, Ha­blar, Ka­mi­ka­ze o Ki­ki, el amor se ha­ce —en bre­ve es­tre­na Li­tus y en no­viem­bre Si yo fue­ra ri­co—; en la te­le tam­bién ha acu­mu­la­do un buen cu­rrícu­lo, que au­men­ta­rá es­te lu­nes cuan­do em­pie­ce la gra­ba­ción de An­ti­dis­tur­bios, la se­rie de Ro­dri­go So­ro­go­yen.

Pre­gun­ta. ¿No de­ja de la­do la mas­cu­li­ni­dad tó­xi­ca?

Res­pues­ta. El ma­chis­mo tó­xi­co es­tá, por des­gra­cia, en to­das par­tes. Tam­bién en un cuer­po de an­ti­dis­tur­bios, don­de se res­pi­ra tan­ta tes­tos­te­ro­na y se re­ci­be tan­ta vio­len­cia. La mas­cu­li­ni­dad tó­xi­ca apa­re­ce des­de en la ma­yo­ría de los com­pa­ñe­ros has­ta en las per­so­nas a las que tie­nen que cal­mar.

P. ¿Jau­ría le ha cam­bia­do?

R. Sí, por su­pues­to. Yo pen­sé que ya ha­bía cam­bia­do an­tes, pe­ro al lle­gar a Jau­ría fui cons­cien­te de que for­mo par­te del pro­ble­ma mu­cho más de lo que me ima­gi­na­ba. La ma­yo­ría de co­sas que cri­ti­ca­mos de las no­ti­cias tie­nen que ver con no­so­tros. Con­mi­go. Y es un gol­pe muy fuer­te cuan­do lo vi­ves en el es­ce­na­rio en tu piel ca­da día y ha­ces co­sas que te re­sue­nan en tu in­te­rior.

P. ¿Sien­te que to­do hom­bre ha he­cho al­go de lo que hoy, con la nue­va pers­pec­ti­va, se arre­pien­te?

R. Se­gu­ro. Pien­so en las re­la­cio­nes con las mu­je­res cuan­do era jo­ven, con 20 años, e iba con mis ami­gos. En­ton­ces pa­re­cía nor­mal tra­tar a las chi­cas ca­si co­mo ob­je­tos. Des­pre­cia­ba al se­xo opues­to cuan­do no que­ría na­da con­mi­go: con los ami­gos pa­re­cía lo más nor­mal y lo más fá­cil. Afor­tu­na­da­men­te, ten­go más años y me han re­po­sa­do bien, y me plan­teo de dón­de ve­nía­mos co­mo pa­ra que eso fue­ra nor­mal.

P. ¿Al­go ma­lo que le ha­ya traí­do Jau­ría?

R. Agra­dez­co to­do lo que he vi­vi­do con la obra. Ha si­do du­ro, y vi­vi­mos un pro­ce­so muy os­cu­ro sin sa­ber­lo. Hi­ci­mos un exor­cis­mo so­cial sin ser cons­cien­tes de que for­má­ba­mos par­te de él. Mu­cha gen­te a la sa­li­da de las re­pre­sen­ta­cio­nes se acer­ca­ba a trans­mi­tir­nos que por pri­me­ra vez se da­ban cuen­ta de co­sas en sí mis­mos.

P. ¿Có­mo vi­vie­ron la asis­ten­cia a una re­pre­sen­ta­ción de los pa­dres de la víc­ti­ma?

R. Fue un día, ob­via­men­te, es­pe­cial. Por­que, aun­que ya lo sa­bía­mos, sen­ti­mos que res­pe­ta­ban y com­par­tían es­te via­je has­ta el pun­to de que­rer ver­lo. Eso ha­bla de una gen­te con el co­ra­zón muy gran­de. Re­cuer­do tam­bién la pri­me­ra re­pre­sen­ta­ción, an­tes de sa­lir, cuan­do Mi­guel [Del Ar­co, di­rec­tor de la obra] nos le­yó un what­sapp muy es­pe­cial. Sen­tí que la obra tras­cen­día más allá de la reali­dad y de no­so­tros.

P. ¿De quién era?

R. No pue­do de­cir­lo.

P. ¿El ca­so de La Ma­na­da ha cam­bia­do Es­pa­ña?

R. Sí, ha pues­to el fo­co en al­go en lo que to­dos so­mos par­tí­ci­pes: nos he­mos cria­do en una so­cie­dad ma­chis­ta.

P. En su ca­rre­ra ha mez­cla­do dra­ma y co­me­dia sin...

R. Sin pu­dor. Tie­ne que ver con el ci­ne que yo veía de pe­que­ño, con una par­te lú­di­ca que nun­ca he que­ri­do per­der. Tu­ve mi eta­pa in­ten­sa en es­ta pro­fe­sión. Por suer­te, me di cuen­ta de que me iba a per­der his­to­rias im­por­tan­tes, asu­mí quién era yo en es­ta in­dus­tria. Cuan­do te po­nen de ga­lán, pue­des su­frir mu­cho si quie­res ha­cer Ham­let to­do el ra­to. Por­que no dis­fru­tas de ese per­so­na­je, y la gen­te no de­ja de ver­te co­mo lo que eres. El ga­lán siem­pre quie­re ha­cer de an­ti­hé­roe y vi­ce­ver­sa. Lo ob­ser­vo en mu­chos com­pa­ñe­ros. La gran des­gra­cia del ser hu­mano es que siem­pre es­ta­mos in­sa­tis­fe­chos.

P. Hay ga­la­nes y ga­la­nes, co­mo el que crea­ba en La no­via.

R. En nues­tra pro­fe­sión na­die acep­ta su su­per­po­der. En Si yo fue­ra ri­co, un com­pa­ñe­ro, Franky Mar­tín, me de­cía: “Qué ma­nía tie­ne la gen­te en echar pa­ra atrás su su­per­po­der”. In­sis­tía en que no con­vir­tie­ra mi ta­len­to y mi be­lle­za en krip­to­ni­ta. Que use­mos co­mo ven­ta­ja nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les. Nun­ca lle­ga­re­mos a ha­cer los per­so­na­jes de DiCa­prio, co­mo DiCa­prio no en­car­na­rá los de Phi­lip Sey­mour Hoff­man.

P. Su pa­re­ja es Ve­ró­ni­ca Eche­gui. ¿Ha­blan mu­cho de in­ter­pre­ta­ción en ca­sa?

R. Ca­da vez me­nos. A ve­ces le ha­go pre­gun­tas tram­pa, pa­ra ver có­mo vi­ve ella la pro­fe­sión.

P. ¿Si­gue sin ce­rrar con lla­ve su ca­sa?

R. Yo ca­si nun­ca, el pro­ble­ma es que ella sí. Me ca­brean las puer­tas ce­rra­das, quie­ro po­der mo­rir­me sin la ne­ce­si­dad de ce­rrar­las. P. ¿Có­mo va de ego?

R. Tie­nes que te­ner­lo pa­ra ubi­car­te y que­rer­te, pe­ro un ego mal ges­tio­na­do te da­ña mu­cho.

P. ¿Echa de me­nos su is­la?

R. Lo di­go ba­ji­to: ya lle­vo más en Ma­drid que allí. Aun­que mi piel es ca­na­ria y si­go echan­do de me­nos el mar. Lo ne­ce­si­to.

P. ¿Le con­fun­den con el ac­tor Álex Gon­zá­lez?

R. La pren­sa, sí. Jun­tos su­ma­re­mos una ca­rre­ra de éxi­to, y ya la he­mos bau­ti­za­do: G & G by Álex.

/ DA­VID G. FOLGUEIRAS

Álex Gar­cía, re­tra­ta­do ayer en la re­dac­ción de EL PAÍS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.