2

El País (País Vasco) - - BABELIA UN OTOÑO CULTURAL AUDIOVISUA­L - POR GREGORIO BELINCHÓN Y TOM C. AVENDAÑO

En la in­dus­tria te­le­vi­si­va, la ar­ti­lle­ría pe­sa­da se sa­ca en pri­ma­ve­ra y ve­rano: el oto­ño es una tem­po­ra­da más en­tre­ga­da a los ex­pe­ri­men­tos. To­do lo con­tra­rio al ci­ne, que en oto­ño arran­ca la tem­po­ra­da fuer­te: el ci­ne es­pa­ñol rea­li­za su des­car­ga anual en el Fes­ti­val de San Se­bas­tián, y las pe­lí­cu­la can­di­da­tas a los Os­car se pre­sen­tan en cer­tá­me­nes co­mo Ve­ne­cia —que se ce­le­bra en es­tos días—, To­ron­to o Nue­va York.

do co­mer­cial es­ta­rá más cer­cano al del año pa­sa­do de Ro­ma que a tí­tu­los que se han lle­va­do el Os­car a me­jor pe­lí­cu­la co­mo Green Book. En Es­ta­dos Uni­dos lle­ga­rá a los ci­nes el 1 de no­viem­bre, y la pla­ta­for­ma lo es­tre­na­rá en strea­ming el 17 de no­viem­bre. Ha­brá que ver qué ocu­rre con las sa­las es­pa­ño­las. Es­te en­vi­te arro­ja más le­ña al de­ba­te so­bre el fu­tu­ro del ci­ne, so­bre su con­su­mo y so­bre dón­de en­con­tra­rán más apo­yo los crea­do­res en la pro­duc­ción de sus obras: Net­flix ya for­ma par­te del MPAA, la aso­cia­ción que agru­pa a los gran­des es­tu­dios, y en al­gu­nas de sus de­ci­sio­nes to­man más ries­gos que otras pro­duc­to­ras.

El otro tí­tu­lo cu­yo re­co­rri­do mi­ra­rá con lu­pa la in­dus­tria —y los pe­rio­dis­tas— es El ofi­cial y el es­pía, la re­cons­truc­ción del ca­so Drey­fus, que po­drá leer­se co­mo un fil­me crea­do pa­ra ju­gar con el pa­ra­le­lis­mo de la si­tua­ción que vi­ve ac­tual­men­te el ci­neas­ta fran­co-po­la­co. La pe­lí­cu­la, con aro­ma a ci­ne clá­si­co, se es­tre­na en Es­pa­ña el 13 de di­ciem­bre, y ha­brá que ver qué de­ci­de la Aca­de­mia de Holly­wood: el di­rec­tor fue ex­pul­sa­do de la ins­ti­tu­ción, lo que no im­pi­de que su obra op­te a di­ver­sos pre­mios. La úl­ti­ma en ma­ni­fes­tar­se en con­tra de Po­lans­ki ha si­do la ar­gen­ti­na Lu­cre­cia Mar­tel, pre­si­den­ta del ju­ra­do del fes­ti­val de Ve­ne­cia, en el que con­cur­sa es­te dra­ma, y que no asis­tió a la pro­yec­ción de ga­la ayer, aun­que sí la vi­sio­nó de ma­ne­ra pri­va­da pa­ra va­lo­rar­la pa­ra el pal­ma­rés.

Más ‘strea­ming’

Ryan Murphy lan­za­rá su nue­vo ex­pe­ri­men­to. El crea­dor más ren­ta­ble e in­flu­yen­te de la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se es­tre­na­rá The Po­li­ti­cian, una se­rie re­la­ti­va­men­te mo­des­ta den­tro de su opus (que in­clu­ye Ame­ri­can Ho­rror Story, Po­se, Glee, Feud), pe­ro que cons­ti­tu­ye su pri­me­ra in­cur­sión en el mun­do del strea­ming, de la mano de un con­tra­to que fir­mó con Net­flix por un va­lor si­mi­lar al pro­duc­to in­te­rior bru­to de un país en vías de desa­rro­llo. The Po­li­ti­cian cuen­ta la his­to­ria de un jo­ven y adi­ne­ra­do po­lí­ti­co y as­pi­ran­te a la do­mi­na­ción mun­dial, em­pe­zan­do por San­ta Bár­ba­ra. A es­ta co­me­dia se le pue­den en­tre­ver los ras­gos de una car­ta de pre­sen­ta­ción: to­do en ella re­cuer­da a lo que ya se en­ten­día por un pro­duc­to de Murphy. El tono te­le­no­ve­les­co, la es­té­ti­ca camp, gen­te ca­rí­si­ma­men­te ves­ti­da que se tor­tu­ra con un cóc­tel en la mano, Gwy­neth Pal­trow, Jes­si­ca Lan­ge.

PARAS GRIFFIN / GETTY IMA­GES

Arri­ba, Al Pa­cino y Ro­bert de Ni­ro, en El ir­lan­dés, pe­lí­cu­la de Mar­tin Scor­se­se que pro­du­ce Net­flix. Aba­jo, el ro­bot BB-8, de la se­rie Star Wars.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.